Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Tecnología

Grandes errores en la historia de la telefonía móvil: siete teléfonos que fracasaron

6 min

Antes de la llegada del iPhone al mercado de los smartphones, hubo muchos intentos de éxito que se quedaron en nada


No hace falta ser muy mayor para comprender que los teléfonos móviles han cambiado de una forma espectacular en muy poco tiempo. El smartphone tal y como lo conocemos ahora es el principal dispositivo que llevamos encima, claramente es el producto electrónico al que le dedicamos más tiempo y más dependencia nos genera.

Este camino ha sido tan rápido como tortuoso, no siempre se ha encontrado el éxito en cada modelo que se presentaba al mercado. Las empresas más importantes en tecnología y electrónica de consumo - Microsoft, Amazon, Facebook - han intentado crear teléfonos con los que conseguir una parte del pastel, pero fracasaron de forma estrepitosa. Los dominadores del mercado años atrás, como Nokia o BlackBerry, tampoco supieron entender lo que el cliente necesitaba.

En este artículo vamos a repasar - en orden cronológico - los siete casos más llamativos de fracasos móviles, con la perspectiva que nos da el tiempo. Lo interesante de ellos no es si han vendido más, menos, o si han superado expectativas, lo más importante es ver que había intereses importantes detrás de ellos y la mayoría contaban con argumentos con bastante peso. La suerte no estuvo con ellos, o, simplemente, no era el momento.

Antes de entrar a conocer cada caso, creemos que es justo poner en el centro de las miradas al iPhone, que en 2007 dijo al mercado lo que tenía que ser un dispositivo móvil con pantalla táctil realmente útil, además de poder ejecutar aplicaciones que explotaran al máximo el terminal. A partir de ahí, todos quisieron seguir sus pasos y solo aquellos que abrazaron Android han podido competir en igualdad de condiciones.

Nokia N-GAGE (2003). Demasiado pronto para un teléfono para jugar

skwulpsyr2tpi4dsebhy

Comenzamos en el año 2003 para elegir a un producto que conjuga varios de los ingredientes importantes en la industria móvil de la época: el gigante dominador Nokia, un dispositivo muy potente y la introducción de los videojuegos en un teléfono móvil de forma seria.

La realidad es que sus botones no estaban bien pensados y la disposición de la pantalla también era rara, por no hablar del pequeño catálogo que N-Gage tenía en su lanzamiento. En lo que respecta al teléfono, era muy extraño realizar llamadas con él ya que su altavoz y su micro estaban en el lateral.

Resultaba imposible competir con una consola portátil al precio que tenía un teléfono móvil, pero no podemos quitarle sus méritos ya que fue un adelantado a su tiempo. A día de hoy todavía no se ha conseguido crear la mezcla perfecta entre teléfono móvil y consola. Por algo será.

Un año más tarde, Nokia lanzó una N-Gage QD mejor pensada, ya que era más pequeña y solucionaba la engorrosa forma de hablar por teléfono. Igualmente fue un fracaso.

Motorola ROKR E1 (2005). Con iTunes no hubo un buen matrimonio

itunes

Este es un caso muy singular en la industria ya que tuvo como protagonistas a Apple y Motorola. Los segundos decidieron crear un teléfono relativamente sencillo con un arma secreta: iTunes integrado.

Apple licenció esa posibilidad e incluso lo presentó en una de sus keynotes, al mismo tiempo que se presentaban sus icónicos y poderosos iPod Nano. Podéis ver el momento en el siguiente vídeo:

Las comparaciones eran odiosas: el nuevo iPod podía guardar más de mil canciones mientras que el dispositivo de Motorola se contentaba con únicamente cien canciones. Además estaba atado a ser usado con el software de iTunes, así que la gestión se realizaba exclusivamente desde el ordenador.

Nokia 7280 (2005). Distraídos con el diseño

1_dH86nEfTNMJ5c-qzOUHYIw

No nos movemos de año para descubrir que Nokia seguía más pendiente del diseño que de la funcionalidad. La empresa no paraba de lanzar productos llamativos estéticamente sin entender que el cliente lo que realmente estaba esperando era un teléfono inteligente.

Podríamos haber elegido algún otro modelo, pero el 7280 es el máximo exponente en lo que comentamos, con un aspecto más parecido al de una barra de labios. La complejidad de sus líneas y botones no lo hacían especialmente cómodo.

Para eliminar una botonera tradicional, Nokia creó un dial con una reducidas dimensiones: marcar un número o escribir un SMS con eso era una auténtica pesadilla.

BLACKBERRY STORM (2008). RIM no supo seguir los pasos del iPhone

bb

Podemos decir que fue el primer damnificado del iPhone. RIM, después conocida como BlackBerry, era una de las compañías líderes que tampoco supo prepararse para la llegada del teléfono de Apple.

Con BlackBerry Storm intentaron crear el primer terminal táctil de la casa canadiense, en él no hacía presencia el popular teclado físico de la casa canadiense. Desgraciadamente, la experiencia de uso era muy deficiente, no tenían un sistema operativo preparado para competir.

MICROSOFT KIN ONE y TWO (2010). Teléfonos sociales que no gustaron a nadie

kin_one_loop

Posiblemente el fracaso más sonado de la lista ya que la apuesta la realizaba Microsoft. La marca necesitaba conquistar una parte del mercado móvil, ya fuera con un sistema operativo o con sus propios terminales. No lo consiguió de ninguna forma.

Curiosamente los teléfonos Kin no contaban con Windows Phone, eran smartphones sencillos ideados para ejecutar las principales redes sociales (Twitter, Facebook), olvidándose del concepto de tienda de aplicaciones. Un gran error.

Ninguno de los dos modelos presentados caló en el mercado, ni por su diseño, ni por su funcionamiento. Curiosamente ambos contaban con teclado físico de tipo deslizante.

HTC First (2013). Facebook también lo intentó

61LGFFrFrHL._SL1200_

Facebook quiso tener mayor control en el universo móvil y en 2013 decidió que podría conseguirlo con un launcher que se colocaría por encima de Android. A pesar de tener a un gigante detrás, no tuvo demasiado recorrido en el mercado.

Este Facebook Home colocaba las actualizaciones de estado de la red social en la pantalla principal y en la de bloqueo, y también introducía los chats en burbujas flotantes de Facebook Messenger. Android seguía ahí debajo en su versión más básica, e incluso había forma de desconectar Home y convertirlo en un teléfono más útil.


Lo interesante de la jugada es que se la red social se asoció con otro grande del panorama Android como es HTC. Juntos crearon un teléfono que demostraba las posibilidades del desarrollo de software. Se llamó HTC First y se vendió poquísimo, no gustó al mercado por tratarse de un gama media con una cámara mediocre (la competencia en Android ya se estaba convirtiendo en feroz).

AMAZON Fire Phone (2014). No tuvo la suerte de los Kindle

amazon-fire-phone-firefly-4000px

Si lo intentaron Facebook y Microsoft, Amazon no se iba a quedar atrás. Sonaban los rumores allá por 2011 pero no se hizo realidad hasta 2014 con el precio como principal reclamo - además de un año de Prime -, como era de esperar de la compañía de los Kindle.

El Amazon Fire contaba con un sistema operativo propio creado sobre Android. Lo más interesante es que se atrevió con funcionalidades únicas como el seguimiento de nuestro rostro basado en cuatro cámaras frontales, el reconocimiento de elementos de la vida real para relacionarlo con compras, incluso introdujo una interfaz 3D adelantada a su época.

No podemos obviar que el teléfono contaba con buenas especificaciones e ideas novedosas, pero no supieron realizar la mezcla y la suma de los elementos no llegó a crear un producto notable. Se vendió realmente poco.

2019, se aproximan teléfonos complicados

Hoy en día, o al menos en lo que respecta a los últimos 5 años, es difícil encontrar fracasos sonados en el mercado. Los teléfonos se parecen demasiado y es fácil crear un buen producto si el fabricante se basa en las especificaciones mínimas que Google marca con Android.

Todo apunta a que este 2019 va a ser un año de cambios en el que empezaremos a ver muchos experimentos, como los teléfonos con pantallas flexibles. Muchos de ellos servirán como pruebas de tecnología a precio de oro, pero también serán un paso más en la evolución de la telefonía móvil. Seguro que algunos de ellos serán recordados como teléfonos complicados de asimilar por el mercado.

Un buen consejo ante la situación que vamos a vivir este año es que no juegues con novedades tan experimentales y optes por un teléfono contrastado en el mercado, lo mejor es optar por un gama alta a buen precio, nuestra recomendación es que eches un vistazo a la oferta del Galaxy S9 de Samsung.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!