Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Tecnología

Cómo hackear o piratear Nintendo Switch y sus consecuencias

15 min

Hackear o piratear la Nintendo Switch parece buena idea porque puedes acceder a los contenidos sin pasar por caja. Pero ni es legal ni es tan bueno como lo pintan. Descubre por qué.


Hackear o piratear la Nintendo Switch o dejarla funcionar de acuerdo a las normas de Nintendo y evitar consecuencias desagradables como el baneo de la consola. He allí el dilema.

Si has llegado aquí es porque muy posiblemente quieras descubrir cómo se hace eso de hackear la Nintendo para jugar a todo gratis y sí, te vamos a decir algunas opciones disponibles en Internet para que las valores bajo tu responsabilidad, sabiendo que esta práctica no es legal, porque infringe las normas del copywright, y tampoco es aconsejable porque puedes estropear tu consola y porque más pronto que tarde Nintendo te pillará y te baneará. Tú mismo/a.

La piratería es casi tan vieja como los propios videojuegos: desde los cartuchos de las clones de Nintendo con una cantidad ingente de juegos hasta los emuladores de PC, pasando por las PlayStation modificadas para leer juegos piratas. La piratería ha acompañado al mundo de los videojuegos como una especie de gemelo malvado. Y es que todos los diferentes pirateos o hackeos tienen una cosa en común: no son legales y las penalizaciones caen para todos, desde el que roba el contenido hasta el que lo distribuye y el que lo consume.

Pero no pocas personas, con el objetivo de ahorrar costes y llegar a la mayor cantidad de videojuegos posibles, han recurrido a la piratería. Y para ello no ha faltado gente que pusiera su grano de arena a la hora de desentrañar los misterios de una consola, de tal forma que esta pudiera ser profanada.

Prácticamente todas las generaciones de consolas han visto cómo sus circuitos eran hackeados y la última (antes de que PS5 y Xbox Series X hagan acto de presencia) no es una excepción. La Nintendo Switch, que ha sido todo un éxito de ventas en todo el mundo, efectivamente, también ha sido hackeada.

Nintendo Switch Lite

Pero piratear o hackear una consola no es una decisión que se deba tomar a la ligera, y es que entraña importantes riesgos que deben tenerse en cuenta. Podrías ser baneado por los servicios de Nintendo e incluso la consola podría quedar inservible, sin más utilidad que la de un bonito y caro adorno. Aquí te mostraremos cómo hackear una Nintendo Switch, qué versión de Nintendo Switch se puede hackear y los riesgos que esto entraña, para que lo tengas claro antes de tomar esa decisión.

Ah, y una última cosa: recuerda que la Nintendo Switch es el producto del trabajo de muchas personas, así como sus juegos que, a su vez, también dan trabajo a quienes los venden en las tiendas físicas y online. Cuando consumes piratería, perjudicas la economía del sector en general y la fuente de ingresos de muchas personas en particular. ¿Seguro que te sientes bien sabiendo esto y percibes que hackear una consola te compensa?

Por qué la gente hackea la Nintendo Switch

Si alguien quiere hackear su Nintendo Switch es porque quiere tener a su alcance los juegos que pueda descargar de la red, cargar aplicaciones o emular en ella otras consolas antiguas de Nintendo, tales como la Nintendo 64, la Super Nintendo o la GameBoy. Todo ello sin pasar por caja o por la eShop.

Y, si lo hace, es porque no le importa olvidarse del juego online: si juegas conectado a sus servidores con el firmware hackeado, corres el riesgo de que, muy probablemente, Nintendo pueda banearte la consola.

"Que bajen el precio de los juegos si no quieren que me los busque piratas"

Si no has escuchado a tu cuñado diciendo una frase como esta, lo más probable es que la pareja de tu hermano/a sí... ¡Boooooooom!

Cuñadeces aparte, es cierto que para muchas personas el precio de los videojuegos originales resulta elevado y muy difícil de asumir según su economía actual. No obstante, hay algunas cosas importantes que puntualizar para derribar el mito de que la gente que piratea cosas lo hace porque el fabricante "se lo ha buscado".

MarioParty

Los precios de los videojuegos no se ponen al tuntún

Cuando una compañía como Nintendo lanza un producto con un precio de venta al público (PVP) lo más probable es que haya dedicado meses de trabajo de muchas personas a consultar al público objetivo cuánto estarían dispuestos a pagar por dicho material.

Normalmente, en este tipo de estudios de mercado habrá gente que diga que pagaría una cantidad irrisoria o, incluso, que quiere tener juegos gratis, otros que ofrezcan un dato intermedio, y los que digan una cifra elevada.

Con toda esta información, el fabricante decide un PVP que esté en la media de lo dicho por la audiencia y permitiendo un margen de ganancia después de lo que ha costado crear el contenido como tal.

También entra en juego -nunca mejor dicho- la manida ley de oferta y demanda. Así que lo mejor que podemos hacer para influir en el PVP de cualquier cosa, es decir una cifra razonable cuando alguien nos pregunte cuánto pagaríamos por ello, y no comprar aquellas cosas cuyo coste nos parece excesivo.

Nintendo ofrece contenidos gratuitos y promociones especiales en su e-Shop

Si no quieres dejarte una fortuna en videojuegos, antes de caer en el consumo de contenido robado, puedes pasearte por la e-Shop de Nintendo y descubrir su catálogo de demos, contenidos exclusivos para online y promociones para que tu experiencia de juego se vea amplificada.

Hay verdaderos chollos y contenidos complementarios para echar el rato sin quedar con la cuenta bancaria a cero.

Exprimir tus juegos al máximo, pero de verdad

Muchas veces el ansia nos puede y cantamos victoria de habernos "pasado el juego" en una semana, ¡o en un día! Pero, ¿realmente nos lo hemos pasado del todo?

La mayoría de los juegos tiene un montón de niveles desbloquebles y reliquias que puedes obtener solo si juegas con paciencia y con los ojos bien abiertos. Sonará a frase de autoayuda pero... Lo importante no es el final sino el camino...

Échale un poco de memoria a los videojuegos que has jugado desde que el mundo es mundo, ¿realmente encontraste todas las reliquias de los mapas de Tomb Raider, todas las energilunas de Mario Oddyssey o todos los favores de los dioses en Age of Mythology?

Quizá estés "malgastando" juegos por querer pasarte pantallas a mansalva, sin recorrerlas realmente...

Intercambio entre amigos y mercado de segunda mano

Somos conscientes de que es posible que quieras jugar a muchos más videojuegos que aquellos que puedes comprar del tirón y por eso queremos hablarte del intercambio de videojuegos entre amigos y del mercado de segunda mano.

Comprar videojuegos usados te privará del placer del unboxing, pero te servirá igual y te mantendrá en condiciones de jugar en línea para darle más emoción a tu experiencia de juego.

La certeza de no ser baneado seguro que es un buen aliciente para animarte a dejar ir aquellos títulos que no quieras revisitar y a cambio hacerte con juegos nuevos por los que dejarte sorprender.

No todas las Nintendo Switch son vulnerables

Primero de todo, hay que saber qué versión de Nintendo Switch se supone que se puede hackear, ya que, dependiendo de la versión que tengas, será vulnerable o no al proceso. Se cree que todas las consolas compradas antes de junio de 2018 no presentan inconvenientes para el llamado exploit.

Por lo contrario, si compraste la consola más tarde, tendrás que comprobarlo en el número de serie para estar seguro. Esto es debido a que Nintendo encontró el error que permitía el hackeo y lo solucionó mediante hardware.

De todas formas, nada te garantiza que una consola en concreto sea vulnerable, ya que los esfuerzos de Nintendo por mantener un ecosistema seguro tienen mejoras constantes. Comprar una Nintendo Switch vulnerable es un negocio que te puede salir rana, por mucho número de serie que veas.

2019-Junio-SEO-Pikachu

Así que a la vista está que nada te garantiza que este proceso vaya a salir bien. Fiarse del número de serie tiene un riesgo bastante elevado, que te hace pensar si te interesa o no el "beneficio" que te aporta.

Este número de serie se puede ver en una etiqueta blanca debajo de la consola, dentro del menú (configuración>consola>números de serie) e incluso en la caja, en su parte inferior. Tendrás que conocer cuál es el número de serie de tu consola y comprobar cuáles son los modelos que pueden ser hackeados y cuáles no. Todo dependerá de que el modelo esté o no parcheado con la solución de Nintendo.

Si tu consola entra dentro del grupo que admiten el exploit, la versión del firmware de la consola es irrelevante, pues incluso la última versión, la 8.1.0., es hackeable.

Cómo hackear una Nintendo Switch

Piratear la consola de Nintendo es relativamente sencillo, siempre que se tengan nociones básicas de informática. En caso de que sigas en tus trece, que sepas que hackear la Nintendo es un proceso paso a paso que no podría hacerlo quien no tenga ni idea de descargar archivos, descomprimirlos de formatos como ZIP o RAR o introducirlos en una tarjeta microSD. Nada del otro jueves, pero hay que saber hacerlo.

(Te vamos a decir muchos, pero no todos los pasos, porque no creemos que sea correcto incentivar esta práctica. Simplemente te diremos los básicos de qué significa hackear una consola, para que lo sepas con fines meramente educativos y puedas saber, por ejemplo, si una Nintendo Switch ha sido hackeada y/o baneada cuando vayas a comprarla de segunda mano).

El rol de la tarjeta microSD

Será fundamental contar con una tarjeta microSD desde la que cargar el sistema operativo del hack, los juegos y las aplicaciones que quieras utilizar. De este modo, cuanto mayor sea la capacidad de almacenamiento de la tarjeta, mejor, sobre todo teniendo en cuenta el tamaño de los juegos de Switch, que oscila entre los 2 y los 15 GB, aunque lo normal es que vayan desde los 9 hasta los 15.

Tendrá que estar formateada en exFAT. También será necesario un lector de tarjetas para cargar los archivos de los juegos en la microSD desde el PC.

SanDisk-Micron-1TB-microSD

Advertencia en este punto: vas a hacer que tu consola ejecute un sistema operativo que no tiene nada que ver con su contenido inicial. Esto tiene el riesgo de no funcionar y que finalmente no consigas piratearla. Peor aún, tiene el riesgo de dejar tu consola inservible.

(Considerando que hay muchos juegos y extensiones realmente baratos -a veces gratuitos- en la eShop de Nintendo, es muy pero que muy probable que no necesites correr el riesgo de estropear tu consola e incurrir en un delito contra el copywright).

Team Xecuter, una de las opciones más conocidas

Existen varias opciones para hackear la Nintendo Switch, y una de las más conocidas es la de utilizar Team Xecuter con su sistema operativo SX OS. Para ello, será necesario dedicar un tiempo a buscar por la web para comparar precios y ver dónde es mejor comprar el Xecuter, cuyo precio puede oscilar entre los 40 y los 60 euros.

(Ojo, que esta inversión puede ser una pérdida de dinero si finalmente descubres que tu Nintendo Switch no es vulnerable: otra razón más para no piratearla).

El Xecuter contiene una mochila pequeña llamada dongle, que irá en la parte inferior de la consola conectada en el puerto del cargador hasta que inicie el sistema operativo pirata, así como una herramienta que habrá que introducir en el lugar donde se ubica el mando derecho, y que sirve para habilitar el arranque en el modo recovery.

Xecuter también incluye un pequeño cable de USB a micro USB para cargar la energía del dongle antes de efectuar el hack. Esto tarda apenas un par de minutos.

El formato de los juegos que soporta el sistema operativo de Team Xecuter son XCI y NSP, siendo el primero el más recomendable, ya que el segundo ocupa mucho más espacio de almacenamiento en la microSD. Esto se debe a que el formato XCI se abre directamente como si el juego ya estuviera instalado, mientras que el NSP hace las veces de instalador, y hay que dejarlo en la tarjeta, ya que la Switch cree que el archivo es el cartucho de la consola y, de lo contrario, pedirá que se inserte este. De esta forma, un juego NSP ocupará el doble que un juego XCI.

Modo recovery: encender tu Nintendo Switch a riesgo de dejarla inservible

Si decides intentar hackear tu Nintendo Switch con el Xecuter, debes saber que como parte del procedimiento la consola arrancará en modo recovery y lanzará el contenido del dongle, donde se encuentra el sistema operativo del Xecuter.

Todo esto altera la configuración original de tu consola, habiendo riesgo de que no sirva para nada y siga sin hackear o de que incluso pueda estropearla.

Ya solo quedará cargar los juegos descargados de la red en la tarjeta microSD, que pueden ser juegos como tal y no darte mayores dolores de cabeza que el de estar incurriendo en la piratería, que va contra la propiedad intelectual... o pueden ser contenidos maliciosos que estropeen tu consola o vulneren tu privacidad.

Desde Bloygo desaconsejamos hackear tu Nintendo Switch

En este artículo hemos dejado fuera algunos detalles de cómo hackear una Nintendo, con la expectativa de que desistas de hacerlo. La decisión es únicamente tuya y te vamos a contar las razones por las que nosotros no lo haríamos.

Gafas VR Nintendo Labo

Hackear una Nintendo es un delito contra la propiedad intelectual

Hackear una consola es ilegal y usar juegos piratas también lo es. Cada vez más, los controles de las autoridades contra la piratería son estrictos y la ley es clara. Si bien, a día de hoy la ley va a por el creador del software pirata y no a por el usuario, también es verdad que las leyes pueden cambiar y que la piratería destruye muchos empleos, entre los que en algún momento podría estar el tuyo.

Puede que no funcione y pierdas dinero o la consola entera

Los defensores de hackear la Nintendo Switch aseguran que es imposible que la consola se quede inservible si te pillan y te banean. Puede que tengan razón en cuanto al hecho de que Nintendo actualmente solo puede eliminarte el acceso online y no brickear de forma total y definitiva tu consola. No obstante, eso no significa que no puedas estropearla tú mismo en el proceso.

Nunca este procedimiento es totalmente seguro, ya que se corre el riesgo de romperla y arruinar su sistema operativo. Al fin y al cabo, la estás forzando a hacer algo para lo que no fue concebida, y el hardware y el software podrían quedar inservibles. En el más frecuente de los casos, no la estropearás, pero no lograrás vulnerarla, así que habrás perdido el dinero de los gadgets que adquiriste para ese fin.

Perderás la garantía

Además, hay que tener en cuenta que la garantía queda anulada, ya que el hackeo queda, evidentemente, fuera de los términos legales de Nintendo. Por lo tanto, ya no podrás enviarla para que la reparen ni que te la cambien por otra.

Adiós al juego social

Por otra parte, como mencionábamos anteriormente, no podrás conectar la consola para jugar en línea en multijugador online, por lo que te tendrás que conformar con el modo local. Esto se debe a que, si te conectas a la red con el firmware de hackeo de la Switch, Nintendo va a detectarlo y baneará tu consola para no jugar más en juego online. ¿En serio quieres perderte de la experiencia de jugar con otras personas?

De hecho, Nintendo no se lo ha pensado dos veces en su lucha contra la piratería y está baneando de por vida a los sistemas hackeados que halle. Si la Gran N detecta que se trata de un juego ilegítimo, generará un token imposible de falsificar. Con ello, impedirá que la consola se conecte a Internet.

El proceso que sigue Nintendo es el siguiente: al iniciar sesión en la cuenta de Nintendo, se verifica que el token, que se trata de una identificación que tiene cada cartucho, que se utiliza coincida con el original, con el que debiera ser. En caso contrario, se bloquea y no se puede continuar. Con ello, Nintendo quiere solucionar problemas del pasado como con la 3DS, que cualquiera podía piratear e incluir juegos.

Qué hacer con una Nintendo Switch baneada

Te encanta jugar online, pero has hackeado tu Switch y te han pillado... ¿Qué hacer para revertir la situación? Poco se puede hacer, ya que el baneo es permanente y tan solo te quedará -si quieres jugar online- comprarte otra Switch y hacerte otra cuenta. Por lo tanto, si decides hackearla tendrás que tener mucho cuidado de no conectarte a la red y que no se conecte automáticamente en busca de actualizaciones.

Otra cuestión importante es cómo saber si una Nintendo Switch está baneada: si la restauras a valores de fábrica y ni siquiera así te deja conectarte a la eShop, lo más probable es que haya sido baneada, aunque también podría darse el caso de que no haya sido detectada y lo sea más adelante. Por otro lado, si tienes la intención de comprarte una Switch de segunda mano, será importante tener esto en cuenta y asegurarte de que no está baneada, pues podrían intentar colártela.

¿Y la Switch Lite?

Recientemente, Nintendo sacó al mercado la versión Lite, más pequeña y aún más portátil que la original, pero con la misma potencia y prácticamente con el mismo catálogo de juegos (tan solo alguno se le resiste debido la necesidad de usar los Joy-Con).

¿Se puede hackear la Nintendo Switch Lite? La respuesta es sí, y tan solo dos meses después de su lanzamiento ya lo habían confirmado con el Team Xecuter y su sistema operativo SX OS, en este caso la versión 3.0. Es importante resaltar que esta versión no está disponible aún y lo estará en un futuro, y con las versiones que hay actualmente no se puede hackear la Switch Lite, por lo que, quien quiera hackear su portátil de Nintendo, tendrá que ser paciente. Una espera que, como ya has visto, podría no merecer la pena.

En definitiva, hackear una consola ha de ser una decisión personal, conociendo bien todos los pros y los contras, sabiendo perfectamente qué podrás hacer con tu consola y qué no. Y, si te decides a hacerlo, saber bien cómo hackear una Nintendo Switch y los pasos a seguir, así como el impacto negativo que generas en la industria de los videojuegos, desde su conceptualización, hasta el retail.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!