Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Tecnología

Cirugía robótica remota posible y segura gracias al 5G

5 min

La convergencia del desarrollo de las tecnologías a ritmo vertiginoso y los avances en medicina hacen posible que la cirugía robótica no sea un concepto propio de la ciencia ficción. El 5G la hará aún más posible.


Si crees que lo más desgarrador que había a distancia es el amor, ¡error! Y no, no vamos a hablar de la escabechina que montas con tus colegas en el Fortnite, sino de algo mucho más serio: operar a distancia es posible.

La cirugía robótica remota, eso que podrías explicarle a tu abuela como "abrir gente por Internet" es una realidad cada vez más frecuente en sistemas de salud de todo el mundo. ¿Su laguna? La falta de sensibilidad táctil. Algo que podría estar en vías de resolverse a partir de 2020, cuando se haya desplegado oficialmente la conectividad 5G.

Internet y médicos de nueva generación

La quinta generación de redes inalámbricas cambiará incluso tu forma de ver el mundo, generando impacto en numerosos sectores. Y la medicina a distancia es una de esas disciplinas que percibirán en mayor medida esos progresos. Pero, ¿cuáles son los riesgos que reducirá? Para adelantarnos a esos acontecimientos, debemos empezar por entender ¿qué es la cirugía remota?

Qué es la cirugía robótica remota

La cirugía robotizada se podría definir como la cirugía realizada con un brazo robótico controlado por el profesional desde otro punto. Esa computadora envía órdenes a los pequeños instrumentos fijados en la máquina. De esta forma, se puede actuar con precisión y sobre ciertas partes del cuerpo a las que el ser humano no tiene acceso. De este modo, la cirugía robótica remota no solo sirve para automatizar procesos, sino para brindar accesos a zonas difíciles de tratar, disminuyendo además el margen de error humano.

Ya en los 70, la NASA sugirió a los científicos que exploraran las alternativas de operar a distancia a los astronautas. En una de esas pruebas, se suturó a un paciente que vivía en una base submarina mediante el uso de un robot (Zeus) para simular una telecirugía en el espacio.

En los últimos años (y este nombre quizá te suene más) se ha instaurado en los centros hospitalarios el sistema robótico Da Vinci, la última evolución de la cirugía escasamente invasiva posterior a la laparoscopia.

Este dispositivo quirúrgico es el protagonista de la realidad actual en este terreno. Hospitales públicos y privados de todo el mundo lo emplean (especialmente para prostatectomías) con resultados positivos. A continuación, te acercamos un poco más al panorama presente.

La cirugía remota en la actualidad

El mencionado robot Da Vinci se erige como la plataforma más evolucionada de la telemedicina. En este procedimiento, el profesional permanece sentado en una consola instalada en el quirófano. Es en este centro de mando donde el experto maneja un endoscopio en 3D y otros instrumentos. Este avanzado sistema interpreta sus movimientos, los traduce y los canaliza a los brazos robóticos.

Ventajas del robot Da Vinci

¿Qué beneficios comporta este invento? En primer lugar, los tiempos operatorios no se demoran con respecto a los necesarios en una cirugía laparoscópica convencional. De hecho, suelen ser incluso más cortos. Por otro lado, al gozar de visión tridimensional, se perciben los órganos con más detalle y la fatiga visual resulta menor (al igual que el cansancio postural, como es lógico).

A estas ventajas hay que añadir que se reduce el tiempo de estancia de los pacientes en los hospitales, así como el de convalecencia. Además, hay menor pérdida sanguínea y el cirujano goza de mayor libertad de movimientos. Esto permite que resulte mucho más sencillo realizar suturas y atar nudos.

Aspectos susceptibles de mejora

El feedback visual sustituye a la falta de sensibilidad táctil, una de las desventajas de este sistema con respecto a la intervención tradicional. Otro de los inconvenientes es que, si durante el proceso hay que cambiar de posición al paciente, resulta obligatorio desacoplar el robot y volver a montar la estructura. Esta acción conlleva un tiempo de espera.

Por otro lado, la urología es el campo en el que mayor impacto ha causado este sistema quirúrgico. La asignatura pendiente sería instaurar este procedimiento en operaciones cardiovasculares. ¿Será la irrupción del 5G primordial para subsanar estos obstáculos para que el campo de la medicina mundial continúe mejorando?

Los avances en telemedicina para 2020

La sucesora de la tecnología 4G despegará en 2020 con buenos augurios para numerosos sectores, especialmente el de la medicina. Se espera que los impedimentos táctiles que nombrábamos con anterioridad desaparezcan.

En este escenario se desarrolló una demostración de cirugía táctil 5G mediante la representación robótica de un dedo biológico, un instrumento que permite experimentar el sentido del tacto.

Como caso local, el Hospital Clínic de Barcelona, el Mobile World Capital Barcelona y el AIS Channel han desarrollado un proyecto para asistir a una intervención quirúrgica a distancia y en tiempo real con tecnología 5G. Su sistema permite registrar y enviar al exterior todos los datos que se generan a tiempo real en el quirófano en formato audiovisual. Y todo, con una mejor calidad de las imágenes gracias a la implantación de esas nuevas redes inalámbricas.

Cómo mejorará el 5G la medicina a distancia

La conectividad 5G propiciará mejoras sustanciales en la velocidad, la latencia y la seguridad. Esto permitirá que en una operación quirúrgica con médicos en remoto y repartidos en diferentes puntos no haya problemas de esperas, además de reducirse los riesgos de cortes de conexión.

Por otro lado, los pacientes tendrán acceso universal a los mejores profesionales sin necesidad de desplazarse a otros países. Incluso aunque vivan en zonas desfavorecidas.

Una tercera derivada es la que tiene que ver con la innovación: la medicina es uno de los campos en los que el 5G puede ofrecer una mayor cantidad de innovaciones. A día de hoy, las ideas basadas en tecnología 5G son objeto de concursos de startups dotados de premios en metálico o en mentoring para hacerlos realidad.

La interacción virtual médico-paciente

Pero estas nuevas redes no solo van a impactar de manera positiva en la cirugía remota. También lo harán en otros apartados de la telemedicina. Por ejemplo, las consultas médicas online, ya en uso, también mejorarán. Con el 5G el paciente será capaz de generar sus propios datos médicos gracias a su smartphone.

Con sensores inalámbricos incrustados en la ropa serán capaces de medir los niveles de glucosa, el oxígeno en la sangre, el ritmo cardiaco o la presión arterial. Trasladando esta información al profesional, el usuario tendrá un pronóstico más rápido, con lo que se reducirán riesgos de todo tipo al acelerarse el proceso ante una futura operación, por ejemplo.

Como ves, la inminente llegada del 5G al sector de la salud servirá no solo para potenciar los wearables médicos o para convertir los hospitales en centros de datos. También, para modernizar aún más la cirugía a distancia. Gracias a estas redes se reducirán riesgos para el paciente por la mejora en las velocidades y en el tiempo de latencia.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!