Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Internet

Pagar con el móvil: apps para evitar usar dinero metálico

7 min

La revolución de Bizum ha dejado paso a una explosión de alternativas y soluciones interesantes para hacer comprar solo con el smartphone.


¿Quién sigue llevando metálico encima? Lo normal es tener un euro en la guantera del coche, un par de monedas en algún bolsillo, y poco más. Hoy para pagar se lleva lo digital. O lo que es lo mismo: las tarjetas de débito/crédito y el móvil.

Es verdad que en 2019 el 83% de los pagos se siguieron haciendo en efectivo, pero era un porcentaje inferior al del año anterior, y unos datos que ni siquiera se iban a acercar a lo vivido durante la pandemia.

El miedo a tocar las cosas por la calle nos llevó a sacar el móvil o la tarjeta en el 62% de las compras en supermercados, el 43% de las transacciones en tiendas pequeñas y el 37% de la comidas y cenas en restaurantes, bares y cafeterías.

Igualmente, el debate por el fin del dinero físico es más viejo que el Sol. Hay quienes defienden su permanencia por cuestiones de economía sumergida y desprotección de los más vulnerables. ¿Te imaginas a tu abuelo haciéndote un Bizum?

Sin embargo, otros muchos se centran en quienes deben liderar el consumo en los próximos años: los jóvenes. Y estos, se mire como se mire, apenas ya usan metálico para pagar. En Internet no se puede y en locales físicos resulta incómodo.

Por eso están ganando más fuerza que nunca las tarjetas de toda la vida, y sí, los móviles. Lo de Bizum, aunque muy sonado, solo fue el principio de una tendencia imparable que ha llenado el mercado de todo tipo de alternativas.

¿Tienes que pagar esa hamburguesa rodeado de gente que te mete prisa? Sacas el smartphone, lo acercas al datáfono y listo. ¿Te has dejado la cartera y estás en la caja del súper? Pillas el iPhone y lo solucionas en segundos.

Si nunca has probado a hacer esto porque te daba pereza investigar o simplemente no tienes ni idea de cómo hacerlo, quédate un poco más por aquí. En este post te vamos a explicar cómo pagar con el móvil en unos pocos pasos.

Requisitos para pagar con el móvil

Por si no lo sabías, las tarjetas de débito y crédito del banco contactless funcionan con una banda magnética que contiene todos tus datos financieros. El teléfono móvil no puede tener el mismo sistema, obviamente. Por eso recurren al NFC.

Exacto, esa tecnología que estaba tan de moda hace un lustro y que ahora no es más que una moda vetusta a la que recurren unos pocos usuarios. Bueno, pues en realidad este sistema inalámbrico está cambiando el mundo.

El Near Field Communication tiene muchas aplicaciones en empresas, pero aquí lo que nos interesa es el pago con el móvil. Es lo primero que tendrás que revisar en caso de que quieras utilizar tu smartphone como billetera.

Normalmente viene indicado en las especificaciones técnicas de la caja del modelo, pero también puedes consultarlo en Internet desde la web oficial de la marca. Los terminales de los últimos años siempre lo incorporan.

La OCU hizo hace un tiempo un estudio con 210 modelos y descubrió que 51 de ellos todavía no disponían de NFC. Es la excepción que confirma la norma, pero revísalo de todas maneras para salir de dudas.

Además de eso, en la tienda que vas a hacerlo deberá tener TVP o datáfono. ¿Cómo sino ibas a pagar de forma inalámbrica? Ten en cuenta que los locales más tradicionales y las zonas más rurales siguen utilizando mucho más el efectivo.

Ah, y cuidado también con esos datáfonos embutidos en carcasas o escondidos en pequeños huecos detrás de pantallas. Es algo muy habitual en algunas cadenas de supermercados. Si tienes un móvil muy grande te costará acercarlo para que se realice el pago.

Dejando todo esto de lado, ya solo te quedará hacerte con una de las muchas apps de pago para móviles. Los propios Sistemas Operativos ya llevan incorporados softwares específicos, pero igualmente vale la pena echar un vistazo a las tiendas.

Google Pay

En este lado de la cancha tenemos un servicio efectivo y preciso que sirve de sobra para un uso diario normal. Google Pay nació en 2018 como sucesora de Android Pay y Google Wallet. Desde entonces no ha dejado de petarlo.

El éxito es tal, que muchos usuarios pagan con el móvil sin ni siquiera saber que en realidad están utilizando esta aplicación. Alucinante ¿eh? Su funcionamiento es bien sencillo y se puede configurar tanto desde el ordenador como desde el smartphone.

Con el PC tendrás que entrar en la web de Google Pay, y rellenar ahí los datos financieros. Pero te recomendamos que lo hagas directamente con la app del móvil. Lo abres, empiezas y añades una nueva tarjeta.

google pay

Cuidado si te dio por configurar una tarjeta en el sitio de escritorio. Te aparecerá en la app, sí, pero no para hacer pagos inalámbricos. Para eso tendrás que seleccionar “Configurar pagos contactless”.

Google Pay también permite almacenar bonos, pases, entradas y casi cualquier otro documento que necesite una lectura NFC para activarse. Eso sí, recuerda que si vas a por los pagos, no todas las entidades bancarias son compatibles con el servicio. Consúltalo antes.

Google Pay Google Pay
Desarrollador: Google LLC. Precio: Gratis Categoría: Finanzas

Apple Pay

En este otro lado del ring tenemos a un peso pesado con muchos años de trayectoria. Apple Pay es el primer servicio “masivo” de pagos con móviles que llegó a la fama. De hecho, durante muchos años fue un componente competitivo para Apple respecto a la competencia.

Su funcionamiento es idéntico al de Google Pay, con la sutil diferencia de que ya viene instalado de serie en todos los terminales iPhone. Eso quiere decir que no tendrás que descargarte ninguna app, y que solo tendrás que limitarte a configurarlo.

Entras en la app Cartera y pulsas el botón “Añadir”. Tendrás que elegir entre tarjeta de débito o tarjeta de crédito, y después seleccionar “Continuar”. Se te pedirá que elijas banco o entidad emisora (dispondrás de una barra de búsqueda para facilitarte el trabajo).

wallet ios

A lo mejor te obligará a descargar una app de tu banco para que funcione, aunque eso siempre dependerá de la entidad en la que tengas el dinero. Lo más interesante de Apple Pay es que se puede sincronizar tanto con Apple Watch (¡para pagar con el reloj!), y con Mac.

Después solo tienes que pulsar tres veces seguidas en el botón central (sea físico o integrado en la pantalla) y aparecerá la tarjeta que tengas configuradas. Acercas el móvil al datáfono en cuestión y listo.

Samsung Pay

"Si Google y Apple tienen sus propios servicios de pago con móvil, ¿por qué no también nosotros”. Eso es lo que se preguntaron los ejecutivos de la marca coreana hace ya seis largos años. Entonces compraron LoopPay por 300 millones de dólares y crearon Samsung Pay.

No tiene mucho misterio, más allá de que solo funciona en terminales de la marca, claro. Eso limita mucho sus posibilidades, aunque da un motivo más de peso a los usuarios para que apuesten por la familia Galaxy por encima de la MI de Xiaomi, por ejemplo.

Para configurarlo puedes introducir los datos de la tarjeta manualmente o usar la cámara del móvil para capturarlos directamente. Tras eso notarás cómo la barra inferior general se ha hecho más gruesa; si la deslizas hacia arriba sacarás la tarjeta para pagar.

samsung pay

¿Por qué elegir Samsung Pay por encima de otras opciones? Bueno básicamente porque tiene algo no presente en las demás: un sistema de bonificaciones por puntos. Compras en determinados establecimientos (Decathlon, Rituals, etc) y te llevas Samsung Rewards.

Estos premios después podrás cambiarlos por distintas ventajas internas del ecosistema de la marca. Si eso no te convence, también podrás introducir tarjetas de fidelización y otros bonos para centralizar los pagos NFC.

samsung pay icon Samsung Pay
Desarrollador: Samsung Electronics Precio: Gratis Categoría: Estilo de vida

Otras apps para pagar con el móvil: servicios de bancos

Aquí no podemos meternos a mencionar una por una porque tendríamos que hacer un repaso a todo el sector bancario español. Y es que en la actualidad casi todas las entidades, desde CaixaBank a BBVA o Santander, cuentan con su propia app de pagos NFC.

Suelen ser softwares que se descargan gratuitamente desde la Play Store o la App Store, y que después se cruzan con los datos de tu app estándar del banco. Lo más probable es que tengas que llamar o ir físicamente a una sucursal para pedir que te activen el servicio.

Por lo demás, el funcionamiento es idéntico a todo lo que hemos visto. Introduces un comando de teclas rápidas y activas la tarjeta. Acercas el teléfono al datáfono de turno y listo, pago realizado.

Optar por una de estas apps tiene bastantes ventajas; la principal es que disfrutarás de la seguridad de tu banco. Desde ahí podrán controlar lo que haces o no y así evitar robos o malversación de datos.

Hay algunas marcas como Huawei que no disponen de servicios propios para pagar con el móvil, pero que sí integran esa función directamente en el terminal. En ese caso el secreto es un lector táctil que identifica tu ID.

Así que ya sabes. La próxima vez que salgas a tomarte algo sin la cartera encima, no pongas excusas y paga a tus amigos la parte que te corresponde. La tecnología te ha dejado sin excusas, y si no nos crees echa un vistazo a MoneyGO.

SUSCRÍBETE Y GANA PREMIOS

Al hacer “click” en la casilla “¡Síguenos!” usted autoriza el tratamiento de sus datos por XFERA MÓVILES, S.A.U. (YOIGO) con la finalidad de proporcionarle la información solicitada de recepción del boletín de Yoigo. Puede ejercitar sus derechos escribiendo a [email protected] Más información en nuestra política de privacidad.

LO + TOP

RELACIONADOS