Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Tecnología

Robótica en hostelería: cómo las máquinas pueden ayudarnos en el trabajo

5 min

Desde llevar la comida a domicilio hasta producción de pizzas en cadena


La robótica ha ido avanzando cada vez más y poco a poco se está integrando en nuestro día a día. Sí, es cierto que la actualidad aún no se dibuja como la de películas como Yo robot o El Hombre bicentenario, pero es que puede que nos estemos equivocando en el planteamiento que hacemos de los robots.

Tradicionalmente se ha pensado que las máquinas llegarán para sustituir al hombre. El cine y la literatura así nos lo han presentado. Pero la realidad es otra distinta. La robótica ha diseñado dispositivos con la misión de ayudar e implementar las labores que hace el ser humano, liberándole de ciertas cargas y consiguiendo aumentar la productividad.

El sector de la hostelería es uno de los que más beneficios puede sacar en este sentido. En temporadas altas, como ocurre durante todo el verano en España o en fechas señaladas como Navidades o de Semana Santa, donde la demanda aumenta de forma masiva, la ayuda extra que ofrecen los robots resulta un auténtico alivio.

Robots que hacen pizzas

La pizza es un alimento que gusta a todos, mayores y pequeños. Las hay de diversos tipos, con distintas masas y cada vez con más ingredientes que combinar. Seguro que más de un chef italiano se echaría las manos a la cabeza al conocer algunas pero como hay paladares para todo, la oferta se tiene que adaptar.

Quienes han adaptado la robótica a la elaboración de pizzas son Zume. La firma de Silicon Valley presentó un invento revolucionario para aplicar en el servicio de elaboración de pizzas a domicilio. Se trata de unos brazos robóticos capaces que trabajan a altas velocidades y que soportan las altas temperaturas de los hornos.

Este sistema de trabajo, como se puede ver en el vídeo, permite que la producción aumente a un ritmo impensable para cualquier brazo humano, lo que se traduce en la posibilidad de abastecer a más clientes y en unos mayores ingresos para los hosteleros (además de ofrecer más trabajo a los repartidores).

Seguimos en el universo de la pizza, en esta ocasión con un dispositivo presentado en la feria CES 2020 llamado Picnic y que sigue el modelo de negocio RaaS (las siglas en inglés de “Robótica como servicio”). Se trata de un sistema automatizado de módulos robóticos que puede producir hasta 300 pizzas en una hora.

picnic-ok

La plataforma automatizada de ensamblaje de alimentos de la compañía integra tecnología RaaS, software, nube y deep learning (aprendizaje profundo), y además está conectada a internet. En su diseño interior podemos encontrar cámaras y sensores, entre otros elementos.

¿Cómo funciona? Picnic tiene un sistema de módulos robótico que produce las pizzas una vez le hemos introducido la masa en la cinta transportadora que hay. Por tanto, lo que este robot hace es añadir la salsa, poner el queso y el resto de ingredientes, y poner en marcha la cocción.

Todo este proceso se gestiona a través de un app que se llama RoMA (Robot Management App) que gestiona los módulos robóticos y permite personalizar las pizzas con los ingredientes que se seleccionen. La idea es que en un futuro se pueda instalar en cocinas y que produzca otros platos más allá de las pizzas.

Spyce, platos completos a manos de un robot

Cuatro ingenieros del MIT, el Instituto Tecnológico de Massachusetts, con asesoramiento de los chefs Sam Benson y Daniel Boulud (con tres estrellas Mechelin), han diseñado Spyce, un restaurante con cocineros robotizados. Se trata del primer restaurante del mundo que cuenta con chefs autómatas que cocinan, sazonan y sirven los platos, y para conocerlo hay que viajar hasta Boston.

Los ingenieros construyeron a mano la cocina entera en diez semanas. Programaron siete woks robóticos para cocinar en dos minutos y medio y de esta forma han creado uno de los proyectos más innovadores en el sector de la hostelería. Cuenta con el apoyo y financiación de diversos chefs de renombre porque, tal y como explican, “no tratamos de eliminar a las personas. Estamos ayudando a los robots a trabajar con personas”.

La idea pasa por “dejar que los robots hagan las cosa repetitivas y que los empleados se dediquen al servicio cliente, a decorar platos y ser más creativos, es decir, el trabajo que la gente quiere hacer en realidad”, explica uno de sus creadores.

Peanut, el restaurante con camareros que son robots

Peanut es un robot pensado para integrarse con el personal de cualquier restaurante para encargarse de las tareas más tediosas y que producen más lesiones en los camareros: llevar los platos a la mesa y recoger los que están sucios. En España se pueden encontrar en dos restaurantes de Madrid, el Amazonia Chic que está tanto en el centro comercial Plenilunio como el que está situado en La Vaguada.

Como se puede apreciar en los vídeos que hay en internet, Peanut son una ayuda para el personal de sala. Una voz robotizada indica al cliente que recoja su plato de la bandeja que el propio robot trae, pero obviamente no ofrecen la cercanía ni el trato que daría un camarero de carne y hueso.

Robots que te llevan la comida a casa

Cada vez más personas piden comida a domicilio. La práctica se ha expandido sobre todo tras la cuarentena debida a la crisis sanitaria por el coronavirus y se perfila como una nueva costumbre que ha llegado para quedarse. No en vano cada vez hay más aplicaciones para pedir tus platos de tu restaurante favorito y que te lleguen a casa calientes y listos para comer.

El servicio de delivery cuenta también con un robot que la plataforma Just Eat! Ya está utilizando. Se llama Yape, es 100% sostenible, tiene la capacidad de transportar hasta 70 kilos y posee una autonomía de 80 kilómetros.

“Para garantizar la entrega, el dispositivo emplea un sistema de sensores y cámaras de vídeo que le permiten evitar los obstáculos que se puede encontrar, conocer el estado de los semáforos o del tráfico”, explicó Patrik Bergareche, director general de Just Eat España, en la Hospitality Innovation Planet (HIP) celebrada el pasado mes de marzo en IFEMA de Madrid.

Su funcionamiento se comprobó en una prueba piloto realizada en el norte de Londres con diversos clientes quienes recibían una notificación dos minutos antes de que les llegase el pedido. Con un código que se les envió a través de la app pudieron desbloquear a Yape y recoger su comida. ¡Todos listos para comer!





¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!