Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Tecnología

Kits de reparación para móviles, ¿valen la pena?

5 min

Motorola es la primera compañía que apuesta por ellos


Según un estudio del Wall Street Journal, los usuarios ahora tardan una media de 2,83 años en cambiar de móvil, mientras que hace dos años se tardaba 2,39. Este cambio de hábitos muestra que le hemos cogido más cariño a nuestros aparatitos y los conservamos por más tiempo y que, incluso si se nos rompe la pantalla o se nos muere la batería, estamos dispuestos a darles una segunda oportunidad.

Pero esa segunda oportunidad en la mayoría de casos implica o mandárselo al fabricante y que nos salga más a cuenta agenciarnos uno nuevo que reparar el antiguo, o llevarlo a tiendas que usarán piezas no oficiales de dudosa calidad. Por suerte, empieza a haber alternativas más económicas.

Motorola, contigo empezó todo

La compañía que logró hacer la primera llamada desde un teléfono móvil de la historia, propiedad actualmente de Lenovo, también ha roto una lanza en favor de que los propios usuarios puedan arreglar sus móviles en casa. Eso sí, para la lanza rota habrá que buscarse la vida.

Para ello, Motorola decidió en octubre del año pasado que, si se te rompía algún componente del móvil, además de poder mandarlo al fabricante como sucede con las demás compañías, también pueda repararse en tu propia casa. No, no es que el servicio técnico de Motorola vaya casa por casa a apañarte tu móvil y de paso merendar contigo. Lo que han hecho es aliarse con iFixit, una empresa líder en kits de reparación y guías de todo tipo.

reparación-motorola.webp

Antes del acuerdo uno también podía comprar el kit y arreglarlo, pero ahora nos aseguramos que los componentes nuevos como la batería o la pantalla son oficiales y cuentan con la fiabilidad del fabricante.

Kits disponibles

Nos interesará comprar un kit u otro en función de lo que tengamos que arreglar y del modelo de nuestro móvil. Actualmente se ofrecen unos 10 para móviles de la marca como el Moto X Pure Edition, Moto X, Moto G4, Moto G5, Moto G5 Plus, Moto Z Droid y Motorola Droid Turbo 2. Próximamente, también saldrán a la venta kits para el Moto Z Play y Moto X.

Los precios van desde los 34,99 euros para cambiar la batería del Moto X, hasta los 149,99 para arreglar la pantalla del Droid Turbo 2. Eso sí, en todos los modelos siempre es más caro arreglar la pantalla que la batería, aunque si ya tenemos un kit por una reparación previa podremos ahorrarnos comprar las herramientas. Los kits vienen con una guía paso a paso en el idioma que necesites y tampoco hace falta ser un experto para reparar tu móvil, pero un poco de delicadeza sí que se tiene que tener, así que si tienes las manazas de Rompe Ralph mejor no te la juegues.

Si la cuestión es que se te ha roto el móvil y no quieres gastarte un duro en uno nuevo, ten en cuenta que en Yoigo siempre tendrás un móvil nuevo gratis esperándote, aunque sí es cierto que el hecho de ser capaz de arreglar tu móvil con tus propias manos cual cirujano experto nos hará sentir como el protagonista de Mr. Robot.

Además, está el tema medioambiental y es que el reciclaje de productos puede ahorrarle al planeta millones de toneladas de CO2. Tal y como explica el CEO de iFixit, Kyle Wiens, “los fabricantes son una parte importante del engranaje que mueve la rueda de la economía circular, y esta noticia ayuda a eliminar algunas de las antiguas barreras entre fabricantes y reparadores independientes. Proporcionar a los consumidores piezas para que puedan reparar sus terminales es uno de los pasos más significativos que una empresa puede tomar para reducir el impacto medioambiental de la producción electrónica”.

¿Y si mi móvil es de otra marca?

iFixit cuenta con kits de reparación y componentes para las principales marcas y modelos, aunque ni los kits ni los recambios cuentan con el beneplácito del fabricante.

Hasta la fecha, los demás fabricantes de móviles tienen como norma general que cualquier intento de reparar un móvil por ti mismo equivale a perder la garantía oficial, así que salvo que el propio fabricante te autorice y te dé herramientas de forma explícita para ello, no es aconsejable que tú repares tu móvil. Ya sabes, por aquello de que a veces lo barato, acaba saliendo caro.

Como decíamos antes, ten en cuenta que la reparación no es cuestión de pegar cuatro martillazos, enmasillar y como si nada, así que si pese al hecho de perder la garantía oficial sigues adelante, asegúrate de que si te equivocas no signifique una gran pérdida.

¿En qué consiste la reparación?

Una vez nos hemos decidido a arreglar nuestro móvil, tendremos que buscar el modelo en su página web, donde encontraremos guías de reemplazo para la mayoría de piezas, desde la típica batería o pantalla a piezas menos comunes de reparar como altavoces o cámaras.

Escogemos la reparación que necesitemos y llegaremos a una página en la que nos indicará la dificultad del proceso, la cantidad de pasos a seguir explicados en detalle con fotos y avisos de posibles peligros como el de explosión o incendio de una batería cargada (no, no es un juego de niños), así como el tiempo estimado de la reparación. Además, también nos enlaza a las partes y herramientas que necesitamos comprar. Las herramientas suelen ser un conjunto de pequeños destornilladores, ganchos y/o ventosas para poder manipular el móvil correctamente.

kit-reparacion-motorola-ifixit.webp

Desde unos zapatos a tu coche, todo tiene arreglo

Pero ojo, que en iFixit no solo venden kits para reparar móviles. De hecho, igual acabaríamos antes diciendo lo que no reparan. En su web encontrarás guías para arreglar todo tipo de aparatos electrónicos como tablets, portátiles o máquinas de afeitar, pero también aparatos analógicos como un piano, una mochila o un juguete. ¡Incluso tienen guías y herramientas para arreglar otras herramientas! Vamos, el sueño del gemelo manitas de Divinity.

En resumen, está claro que el hecho de que existan alternativas a las oficiales para “democratizar” los procesos de reparación en cualquier sector siempre es beneficioso para la gente, pero lo es todavía más que los propios fabricantes respalden esas alternativas para garantizar un mínimo de fiabilidad, sobre todo teniendo en cuenta que los procesos de fabricación pueden cambiar con la irrupción de impresoras 3D económicamente accesibles, ¿Será este el camino a seguir en los próximos años?

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!