Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Tecnología

¿Sirven realmente las carcasas y fundas resistentes al agua?

8 min

Ni la mejor protección del mercado te va a quitar el susto de meter el móvil debajo del agua voluntariamente o por error.


Hace unos años, cuando el tema de los smartphones waterproof todavía era una rareza, lo primero que hacías cuando un amigo se compraba el susodicho, era invitarle a que lo metiera debajo del grifo.

En la mayoría de casos tu colega te miraba con cara de loco y se negaba absolutamente a hacerlo. Eso, aunque el fabricante especificaba que era resistente al agua, y a que había vídeos en Internet rulando con la prueba.

Hoy, el mercado está repleto de terminales con esta tecnología. Una, que por cierto ya lleva tiempo completamente normalizada. ¿Qué tu móvil no es waterpoof? Pues vaya birria. Los demás viven tranquilos, ¿verdad?

La realidad es que no. Hoy sigue existiendo el mismo miedo de siempre a mojar nuestros teléfonos, y por eso todavía tienen espacio de actuación los fabricantes de fundas y carcasas específicas.

Este tipo de accesorios vive una época dorada por el auge de Instagram, TikTok y todo el postureo que rodea a conseguir el mejor plano o el vídeo más llamativo. Para los que viven fuera de ese mundo, la protección es simplemente algo preventivo.

Ahora bien, ¿realmente funcionan? No sería la primera vez que vemos en el mercado inventos de lo más llamativos, que a la hora de la verdad o no cumplían con lo prometido, o eran sencillamente estafas.

En este artículo vamos a intentar de poner un poco de orden al desierto de información, para que te puedas comprar una funda resistente al agua si quieres, Y si no quieres hacerlo, que sea conscientemente.

Primero, la certificación IP

Aprende a leer este tipo de certificado y ya tendrás más de la mitad del trabajo hecho. ¿Y qué demonios significa eso de “IP"?

En este caso no hablamos de nada relacionado con Internet, sino de la “Ingress Protección”.

Es un estándar internacional que en el mundo anglosajón viene definido por la EN 60529:1992 y en Europa por la IEC 60509:1989.

A nivel de consumidor solo tienes que saber que esos reglamentos sirven para que todos los fabricantes se rijan por las mismas normas.

Vamos, que, a la hora de ver, por ejemplo, un IP66 en distintos productos, sepas que en ambos casos se garantizan las mismas propiedades.

Y decimos “productos”, no “móviles” porque estos certificados no son exclusivos de Xiaomi y compañía.

En realidad, funcionan con cualquier dispositivo eléctrico o electrónico, y asociados.

Desde una televisión, pasando por un smartwatch y, claro, una funda protectora para smartphones. Para todos los casos, eso sí, los rangos de resistencia funcionan igual.

Después de esta chapa, vamos al meollo de la cuestión. Junto al IP siempre hay dos dígitos.

El primero hace referencia a el grado de protección frente a objetos sólidos externos (generalmente polvo) y el segundo el de cobertura contra la humedad.

En este segundo término es donde entra en juego el agua. Por eso, cuando mires para comprar una carcasa, debes poner toda tu atención en el segundo número del certificado:

0 Sin ningún tipo de protección.

  1. Protección contra goteo vertical y condensación. Garantiza la seguridad cuando el objeto está en posición vertical. Debe aguantar 10 minutos máximo con impactos desde 200 mm de altura.
  2. Resistencia frente a gotas de agua en un ángulo máximo de 15 grados desde la vertical. El tiempo promedio máximo también es de 10 minutos.
  3. El ángulo aumenta hasta los 60 grados. Es decir, hablamos ya casi de una posición horizontal en la que debe resistir no ya goteo, sino agua nebulizada (en spray). Así durante 5 minutos.
  4. Protección contra salpicaduras desde todas las direcciones. Probado con un chorro oscilante durante un mínimo de 10 minutos. Presión de entre 80 y 100 kN.
  5. Resistencia frente a chorros de agua de baja presión enfocados desde cualquier ángulo. Presión de 30 kN con un diámetro de manguera de 6,3 mm.
  6. Nos dejamos de tonterías. Protección contra chorros directos de alta presión. Hablamos de 100 litros por minuto con una presión de 100 kN durante al menos 3 minutos.
  7. El primer grado que acepta la inmersión del producto. Una de 30 minutos máximo a profundidades de entre 15 cm y 1 metro. Siempre hablamos de una impermeabilidad total.
  8. El término se extiende hasta la inmersión continua. En realidad, no es infinita, sino que debe ser simplemente superior a lo marcado por el anterior nivel. Lo estándar suelen ser 1,5 metros de profundidad durante 30 minutos.
  9. El nivel más alto de la certificación. Protección contra chorros de agua a alta presión y temperatura, y procesos de lavado o de limpieza con vapor. Puedes tirar el móvil a la piscina y dejarlo ahí un día entero que no le pasará nada.

No vamos a entrar a explicar la tabla de la resistencia al polvo, pero funciona exactamente igual solo que atendiendo a la protección contra golpes y arañazos. Eso importa en las carcasas tradicionales. Aquí miramos más hacia el agua.

Otros aspectos importantes a valorar en la compra de una carcasa waterproof

Una vez entendido el tema de la certificación IP que verás en el packaging de la funda, es momento de entender otra cosa. Ya te estarás imaginando de qué vamos a hablar. Sí, exactamente del precio.

Como sucede con las carcasas de toda la vida, en el mundo de la resistencia al agua se pueden encontrar todo tipo de tarifas.

Las más baratas están a tu disposición a cambio de poco más de 3 euros. ¿Cuál es el problema?

Pues que, como todo en la vida, cuanto más barato, de peor calidad. Si has llegado hasta aquí es porque quieres meter el móvil en el Aquópolis o la playa: serious business. Vamos, que no creemos que estés escatimando en gastos.

El tema es hasta dónde aflojar el bolsillo. Ahí Amazon deja la respuesta a tú imaginación. No creemos que gastarse 100 euros en una funda te vaya a dar más protección que soltar 20 o 30 euros. Pero al final la decisión es tuya.

Al margen de eso, lo otro a valorar es el tipo de producto. Los hay de dos formas: en bolsa (con correa y demás), o en carcasa (una funda con aspecto más voluminoso que se ajusta a la silueta del terminal).

Hay otros experimentos con neopreno que ni deberías mirar.

Habitualmente suelen ser más resistentes las carcasas. No obstante, dependerá de la marca, de la calidad de los materiales y de otros muchos factores. Ahora sí, ¡al lío!

Lanheim

Lo mejor para el mejor terminal. Si tienes un móvil de última generación la marcha china Lanheim debería ser una de las primeras a estudiar.

Gozan de mucha popularidad en Amazon y las opiniones de los usuarios son mayoritariamente positivas.

Aquí solo encontraremos, claro, carcasas específicas para cada modelo. Por eso no podemos recomendar una versión en concreto. Tendrás que ir a Google, poner el nombre de tu terminal y añadirle “Lanheim” al final.

Ya te advertimos de que tienen cubiertos casi toda la familia de iPhone, los tope de gama de Samsung y las bestias más punteras de Xiaomi. El resto pues es cosa de estudiarlo y ver si está disponible.

lanheim comprar

Parten en todo caso de un IPX8, con materiales de alta calidad y un aspecto robusto. No entorpecen ni la carga ni la sensibilidad táctil de la pantalla. Lo que no quita que sean bastante aparatosas. Rondan los 20 euros de precio.

YOSH

Más baratas y desenfadadas son las fundas de esta otra firma. Dejamos de lado los ladrillos para apostar por modelos de plástico blando y correa incorporada. ¿Pone eso en peligro al terminal de dentro? En absoluto.

YOSH garantiza igualmente un IPX8 de protección. El único punto débil de sus productos es el cierre por el que se introduce el móvil.

Se sella herméticamente con dos pestañas, pero debes tener cuidado a la hora de usarla.

En cuanto a la compatibilidad, la marca habla de una adaptación universal. Vamos, que cualquier teléfono es apto.

Eso sí, cuidado a la hora de mirar según qué gamas porque durante un tiempo se mantuvo un límite máximo de 7 pulgadas.

YOSH comprar

Por lo demás es una opción segura y barata que en ningún caso te obligará a gastar más de 15 euros. Sí, es la opción ideal para darle un uso esporádico durante las vacaciones.

JOTO

No podemos ofrecerte más por menos. Si JOTO tiene más de 30.000 valoraciones en Amazon por cada una de sus fundas por algo será. Bueno, claro, principalmente es porque no superan los 10 euros de precio.

El modelo más famoso cuesta unos 6 euros, para que te hagas una idea. Y eso, sin embargo, no repercute en la seguridad.

La marca garantiza un IPX8, y una longitud máxima de 6 pulgadas (olvídate si tienes un móvil mediano o grande).

Viene con correa para una mejor portabilidad. La bolsa impermeable no solo protege su móvil del agua, la arena, la suciedad y la nieve, sino que también mantiene su dinero, tarjetas de crédito, tarjetas de identificación, pasaporte y otras pertenencias personales secas”.

comprar JOTO

Te vas a la piscina con tus colegas y tienes miedo de que se te moje el móvil. Compras una JOTO, la usas durante un par de días y la vuelves a guardar hasta el año siguiente.

Si no juegas a ser James Cameron en las secuelas de “Avatar”, no deberías tener ningún problema.

PULUZ

Por lo que sea te quieres ir a bucear a la fosa de las Marianas y no pretendes dejar el móvil atrás.

A ver si no luego quién les hace las fotos a las especies de las profundidades. Bueno, pues hay algo que tienes que comprar antes de darte el chapuzón.

No llega a los miles de metros de resistencia, pero sí hasta una increíble cifra de 40 metros durante 40 minutos.

Hablamos de la carcasa de PULUZ, un accesorio que más que funda parece una escafandra para móviles.

Por 50 euros te llevas un seguro de vida en situaciones de buceo estándar. Es un IPX8 que, de acuerdo con la ficha, resulta ideal para “deportes acuáticos, natación, snorkel, surf y muchos deportes al aire libre”.

Claro, que todo eso tiene un precio. El dichoso artículo pesa nada menos que 560 gramos.

Más de medio kilo de puro policarbonato resistente a la corrosión. Que no se diga hasta dónde llega la tecnología.

Deja de llorar de miedo cuando tienes que llevar tu flamante y nuevo iPhone X a la playa. Ya no hay excusas para comportarte como un hipocondríaco. Un poco de precaución, una buena funda, y a disfrutar del verano.

SUSCRÍBETE Y GANA PREMIOS

LO + TOP

RELACIONADOS