Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Internet

Dogecoin: conoce todo sobre la criptomoneda del meme

6 min

Esta es la historia de un perro de la era Vinted, que terminó convirtiéndose en estrella del blockchain y en una de las principales rivales directas del Bitcoin.


Quién le hubiera dicho a Satoshi Nakamoto (o quienes quiera que sean las personas detrás del pseudónimo) que su gran invento, el Bitcoin, y la infraestructura que lo rodeaba, el blockchain, terminaría haciendo posible una década después la monetización de un meme.

El Dogecoin comenzó a generar mucho ruido el pasado 2020 cuando a Elon Musk le dio por hablar de él (cómo no), asegurando que era la criptomoneda del pueblo. En pocas semanas el perro se convirtió en león.

Unos invertían en él porque simplemente les hacía gracia la idea de ver un meme convertido en competidor del mercado de las altcoins, y otros miraban hacia la moneda pensando en un potencial económico real.

Hasta artistas como Snoop Dogg o el miembro de KISS, Gene Simmons han hablado en favor de este chucho.

¿Cómo es posible que un adorable Shiba Inu haya llegado tan lejos?

Ya sabemos que en Japón esta raza de perros es carne de memes y vídeos cute, pero nunca se había visto lo que ha logrado Doge.

El otro caso que se nos viene a la mente es el de Gen, el Corgi que también saltó a la fama a principios de los 2010.

Pero eso nunca llegó a suponer beneficios económicos para su dueño Chikomaru, quien hace poco lloró su pérdida.

Lo de la Dogecoin es digno de estudio y eso mismo es lo que vamos a hacer hoy aquí: intentar de averiguar cómo una mascota ha terminado poniendo su cara en una moneda virtual.

¿Podremos hacer lo mismo nosotros con nuestros perros y gatos?

¿Lo escuchas ladrar? Ahí viene Doge

Si no vives en una caverna habrás visto estos dos últimos años el meme “perro fuerte, perro débil”.

Esa imagen en la que aparece un perro musculoso a la derecha y otro pequeño a la izquierda, para comparar cómo pensábamos en el pasado y cómo lo hacemos ahora.

¿A qué viene que te contemos esto? Pues resulta que el perro que se utiliza como foto para este meme no es otro que Doge, el mismo que aparece con su cara en las monedas virtuales de Dogecoin.

Su evolución desde el humor digital hacia las criptomonedas en realidad hay que tomarlo desde el meme original de Doge.

No el que te acabamos de contar, sino el de la foto con cara de amable rodeada de frases existenciales en Comic M Sans.

dodge meme

Kabosu (かぼす), que así es como llamó la profesora de preescolar Atsuko Sato a su perra recién adoptada (hablamos de 2008), fue la que cinco años después tomaría como referencia el experto en Marketing de Adobe, Jackson Palmer, para crear la Dogecoin.

Palmer llevaba por aquel entonces algún tiempo manejando la idea de crear una nueva criptomoneda.

Eran los años en los que el Bitcoin no paraba de acumular polémicas por su uso en el mercado negro Silk Road.

Este desarrollador quería ofrecer una moneda que fuera más limpia y transparente.

Un deseo que coincida casualmente con el del ingeniero de IBM Billy Markus, quien ya había tratado de hacer lo mismo con “Bell”, una divisa ya existente inspirada en el Animal Crossing.

¿Cómo confluyeron estos dos locos? Todo se lo debemos a la magia de Twitter.

Fue ahí donde los seguidores de Palmer le animaron a que registrara el dominio dogecoin.com, y donde terminaría encontrando la respuesta para contratar a Markus.

¿Qué es exactamente la Dodgecoin?

Cómo ya sabrás, cada criptomoneda tiene un funcionamiento propio y una PoW (prueba de tabajo) única.

Markus decidió basar el Dogecoin en una moneda que ya existía por entonces: el Litecoin.

Esta otra moneda había nacido en 2011 como alternativa al Bitcoin, con una misma arquitectura, pero pensada para ser utilizada en transferencias de menor valor (por eso cada LTC se fracciona en cantidades de 8 decimales).

Al apoyarse ahí, el Dogecoin apostaba por su mismo POW, es decir, la tecnología scrypt permite acelerar el ritmo de generación de divisas por encima del de Bitcoin.

Uno, que, originalmente estaba limitado a 100.000 millones (el BTC tiene 21 millones).

En menos de un mes DOGE ya se había minado el 6% del límite propuesto y su valor se había disparado por encima del 300%.

La propuesta convencía y, más allá de ser un simple meme, conseguía convertirse en una altcoin de pleno derecho.

precio dogecoin

De hecho, en la actualidad es la segunda criptomoneda con más apoyo en Reddit. La Dogecoin, dejando de lado los valores implícitos que tiene invertir en ella, posee ventajas prácticas interesantes:

  • Su elevado límite de emisión la convierte en una divisa inflacionaria: como no hay control, los mineros pueden generar hasta el infinito. Eso le resta valor a cada unidad y provoca que a más volumen cada moneda valga menos. Es decir, que puedes comprar menos cosas con ella.
  • Su baja cotización (en comparación con otras grandes) provoca que sus comisiones por enviar y recibir Dogecoins también sean inferiores.
  • La tecnología Scrypt permite realizar transacciones en apenas 60 segundos: para ponerlo en contexto, el Bitcoin necesita hasta 10 minutos, y el Litecoin, su inspiración, unos 2 minutos y medio.

Eso sí, a pesar del interés que generaba (también gracias a los titulares amarillistas de la prensa), esta moneda no apareció listada en Binance hasta el pasado verano de 2019, y no se dejó ver en Coinbase hasta este mismo 2021.

A Elon Musk le gustan los perros (y también vacilar)

¿Qué tiene que ver el magnate tecnológico con el Dogecoin? Pues bien, además de estar tratando llegar a la Luna, de lanzar una red de satélites alrededor de la Tierra y de crear los coches eléctricos de moda, Elon Musk también pasa mucho tiempo en este mercado virtual.

Durante muchos años este “creador” estuvo lanzando gimmicks y pistas confusas sobre la divisa del perro, y muchos lo interpretaron como que era una de sus principales apuestas en las criptomonedas.

No era algo raro: Musk ha sido el responsable de gran parte de la volatilidad del Bitcoin en los últimos años, y muchos asocian a su decisión (luego declinada) de vender Teslas con BTC, como el motivo del “halving” vivido durante esta pasada primavera.

Pues bien, ya en 2019 el empresario aseguró en un tuit que Dogecoin era su “moneda favorita”, y la calificaba de “muy guay”.

Un año después, otra interacción en Twitter disparaba el valor de la divisa nada menos que un 30%.

En diciembre de 2020 cargaba contra el Bitcoin diciendo que “es casi tan basura como el dinero fiat”, es decir, las monedas de toda la vida, y después explotaba el detonador con EL mensaje: “Una palabra: Doge”.

Estos mensajes, aunque puedan parecer bobos, mandan señales a los inversores para que metan dinero en el Dogecoin.

Quién sabe si Tesla comprará mucha divisa o si se producirá cualquier otro evento. Ante la duda, los usuarios hacen subir su valor.

En cualquier caso, la cotización de DOGE siempre ha estado atada a factores muy esotéricos.

Hasta una campaña en TikTok llamada #dodgecointiktokchallenge hizo disparar su valor por encima de las tres cifras porcentuales.

@cannolicrypto

Wait til the end it’s worth it ##dogecoin ##stocks ##crypto ##DogecoinTiktokChallange

♬ Lets get rich tiktok - James G

La Dogecoin, no obstante, no ha evitado el desplome entero del mercado por las decisiones del Banco Popular Chino y el cierre masivo de granjas de minado en aquel país. A fecha de julio de 2021 ronda los 0,23 dólares por moneda.

¿Sobrevivirá de cara al futuro? Si los analistas ni siquiera se atreven a vaticinar el futuro del Bitcoin, menos lo harán con la Dogecoin. Quién sí sigue vivo es Kabosu, quien ya tiene 15 años y sigue con su dueña en Japón.

SUSCRÍBETE Y GANA PREMIOS

LO + TOP

RELACIONADOS