Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Tecnología

Ya está aquí el ‘Robopresentador’

5 min

Si habla como un presentador, se mueve como un presentador y actúa como un presentador ¿es un presentador? Por supuesto que sí, pero lo que no te podemos asegurar es que sea humano.


Es cierto que a veces los presentadores de telediario parecen robots. Bustos parlantes que leen el 'teleprompter' y dan paso a la noticias del día casi sin inmutarse. Otros, en cambio, sí que tienen un sello de identidad propio. Ya sea por la cantidad de adjetivos dantescos, horripilantes o terroríficos que puedan utilizar en sus entradillas, o bien, por el chiste, chascarrillo o chanza con el que se despida, aún nos quedan en la televisión presentadores reconocibles. ¿O son 'robopresentadores'?

Tranquilos que en España todavía no tenemos androides o creaciones virtuales informándonos de lo más importante de la jornada, pero en Japón y China ya han hecho alguna prueba exitosa con presentadora y presentador no humana. La tecnología automatiza ciertos puestos de trabajo. Las máquinas ya han suplantado a los humanos en determinadas tareas. La robotización parece que también se abre camino en el terreno de los presentadores de televisión.

Otonaroid y Kodomoroid

“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais”, es lo que nos respondería un ciudadano japonés si mantuviéramos una conversación con él sobre tecnología. Y sabemos que no le faltaría razón. El inicio de uno de los monólogos más famosos del cine va como anillo al dedo para introducir el tema de los robopresentadores.

El ingeniero japonés Hiroshi Ishiguro, profesor de la Universidad de Osaka, es el 'padre' de Otonaroid y Kodomoroid. Dos androides teleoperados y que gracias a una serie de servomotores y de músculos artificiales accionados mediante aire comprimido recrean fielmente expresiones faciales humanas.

Los dos robots son capaces de interactuar con nosotros y mantener una conversación cara a cara con absoluta normalidad. Ambos androides tienen aspecto de mujer, pero de distinta edad. Otonaroid guarda semejanza con una mujer adulta, mientras que Kodomoroid recrea a una mujer más aniñada y jovial.

Las fembots de Ishiguro están fabricadas con piel de silicona y su aspecto humano lo consiguen a través de unos músculos artificiales controlados de manera remota. Tanto Otonaroid como Kodomoroid poseen una voz agradable y tiene una extraordinaria capacidad lingüística en diversos idiomas. Aptitudes excelentes para trabajar en la televisión del futuro.

El trabajo de Hiroshi Ishiguro significó un paso de gigante para la geminoide -robótica que imita la apariencia humana- cuando expuso a sus dos prototipos en el Museo Nacional de las Ciencias Emergentes de Tokio en 2014. El parecido de Otonaroid y Kodomoroid con una mujer es innegable, sin embargo, sus gestos todavía son demasiado robóticos. Nos recuerdan más a Robocop que a un replicante de Blade Runner.

El primer presentador de noticias virtual de la tele

Como el 'robopresentador' de Ishiguro todavía tiene aspecto de muñeco autómata y los telespectadores notaríamos la trampa y el cartón, los presentadores de carne y hueso pueden estar tranquilos. Los informativos continuarán siendo suyos por un tiempo... ¿o no? La geminoide sigue avanzando para perfeccionar sus diseños, pero paralelamente también lo hace la realidad virtual y la Inteligencia Artificial.

Xinhua, la agencia estatal de noticias de China, ha creado el primer presentador virtual de informativos de la historia de la televisión. Visualmente no hay nada extraño. Vemos en pantalla a un hombre, de unos 40 años, con gafas y vestido con traje y corbata. Todo normal. Es el aspecto habitual de los presentadores de noticias. Sin embargo, la sorpresa nos la llevamos cuando leemos sobreimpresionado el nombre del locutor: “AI virtual anchor” (presentador virtual de Inteligencia Artificial).

“Hola a todos, soy un presentador de inteligencia artificial. Este es mi primer día en la agencia de noticias Xinhua”. Así se presenta el nuevo locutor de Xinhua. Un presentador capaz de trabajar 24 horas los 365 días del años ininterrumpidamente. Un reportero virtual que puede informar a la audiencia en cualquier momento y desde cualquier lugar, según explica la agencia de noticias.

La plantilla de informativos de Xinhua dispone en total de dos presentadores virtuales: uno que locuta en inglés y otro que lo hace en chino. Ambos han sido desarrollados por la agencia de noticias estatal, en colaboración con el motor de búsqueda chino Sogou. Y para diseñarlos se han basado en los rasgos humanos de sus dos presentadores más famosos. ¿Tendremos algún día un clon virtual de Matías Prats?

Están dotados de una Inteligencia Artificial que les permite aprender automáticamente la voz, la entonación, los movimientos faciales y los gestos de los presentadores reales para leer los textos con naturalidad. Xinhua quiere dar una “imagen realista en lugar de un robot frío”.

También hay modelos virtuales

Ya sabemos desde hace tiempo que algunas webs nos muestran el rostro de personas que no existen en la vida real. Son caras virtuales originadas mediante IA. Ahora, sin embargo, la tecnología ha dado un pasito más y nos obligará a presar mayor atención para descubrir si lo que vemos en pantalla es real o falso.

La empresa DataGrid ha creado un algoritmo capaz de generar imágenes de cuerpo entero absolutamente realistas de personas inexistentes. La fisonomía, el rostro, el cabello, el color de piel, el vestuario... todo surge de la imaginación del algoritmo.

El sector de la moda quizá esté frotándose las manos ante la posibilidad de crear cientos de modelos para que posen con la colección de nueva temporada. El algoritmo es capaz de imitar la apariencia, la pose... de objetos y personas reales a fin de crear un sinfín de modelos y vestuarios diferentes.

El entorno online no para de comerle terreno a los medios de comunicación tradicionales. Las plataformas digitales de televisión nos permiten ver lo que queramos, cuándo queramos y dónde queramos. Los horarios de visionado son tan flexibles que las parrillas de programación empiezan a tener poco sentido. Sin embargo, como seres sociales que somos, nos definimos por nuestros usos y costumbres. Y uno de los hábitos televisivos que aún mantenemos es el de ver el telediario mientras comemos y cenamos.

La credibilidad y la calidad de los contenidos son aspectos que pesan en la elección del canal. Pero hay otros elementos también determinantes para poner una u otra cadena: el encanto, la simpatía o el gancho de los presentadores. Porque por mucha IA, robots o imágenes virtuales que haya, no es lo mismo ver a Ana Blanco o Matías Prats que a una imagen generada por ordenador. La duda que nos surge en Yoigo es: viendo lo que es capaz de hacer la robótica, la IA y la realidad virtual, ¿no será Jordi Hurtado la suma de ceros y unos?

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!