Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Tecnología

Tu cara me suena: te contamos qué hay detrás del reconocimiento facial

4 min

Descubre toda la tecnología e ingeniería que se esconde tras el reconocimiento facial.


Seguro que has usado algún filtro de Snapchat para ponerte una cara de gato, o un sombrero, o unas gafas que se desplazan cuando agitas la cabeza. Y seguro que te ha molado, pero sin más, como si fuera cualquier truco de mago de mercadillo medieval. Pues la tecnología y la ingeniería detrás de esos filtros y del reconocimiento facial en general, es para alucinar.

Usos del reconocimento facial

El reconocimiento facial se usa en los mencionados filtros dinámicos de Snapchat, o en el etiquetado inteligente de Facebook, una medida de privacidad que hasta ahora no se usaba en la Unión Europea y que nos mostrará fotos en las que aparezcamos aunque no estemos etiquetados.

Pero uno de los usos que más potencial se le intuye a esta tecnología está relacionado con la seguridad. Desde desbloquear tu iPhone X mostrándole la cara, a autorizar pagos a través de Samsung Pay con los S9 y S9 Plus. En un futuro no muy lejano, cuando el camarero te traiga la cuenta, podrás irte “por la cara” sin mala conciencia.

Vale, vale, pero, ¿cómo funciona?

El principio es sencillo: Hay que educar a una máquina para que reconozca rostros. ¿Cómo enseñas a una máquina a hacer eso? Con matemáticas, estadística y modelos predictivos. En concreto se utilizan algoritmos como el Viola-Jones, que transforman la información alfanumérica de una imagen en cientos de pequeñas formas geométricas distinguibles una de otra por áreas de luz o sombra. Concretamente, el Samsung Galaxy S9 llega a leer hasta 100 puntos distintos de nuestro rostro, combinando esta información con la de su lector de iris para cruzar los datos y obtener un mayor grado de seguridad. Algo a lo que la empresa ha llamado Intelligent Scan. Y tú, que solo necesitas levantar los párpados para reconocer a tu pareja diciéndote que salgas ya de la cama.

Reconocimiento facial: ¿cómo funciona?

Donde tú ves un rostro, el ordenador ve números que indican colores y formas, el algoritmo simplifica esos números y permite que el ordenador identifique las áreas de luz y sombra de una nariz humana. El puente es más claro, los laterales más oscuros. O que identifique los ojos, o las sutiles diferencias de sombras y luces de unos labios o unos pómulos. Por supuesto, esto implica que la imagen es dividida en miles de áreas, lo que requiere una calidad de imagen muy alta.

El ordenador también necesita modelos predictivos que le permitan relacionar esas diferencias de luz y sombra y establecer que, probablemente, eso es una cara y no un codo. Y que es tu cara y no la de tu hermano. Los algoritmos aprenden y mejoran su precisión para distinguir, en gran parte, porque nosotros les ayudamos. Constantemente estamos proporcionando fotos y etiquetándolas como rostros, lo que amplía las bases de datos de los algoritmos para que afinen sus modelos predictivos.

El proceso para usar tu cara como password

  1. Captura: En una primera etapa se captura la imagen. Una foto estándar, vamos. Por ejemplo, tomas tu Oppo F5 y su cámara frontal de 20MP y te sacas una foto con buena iluminación.
  2. Extracción: Lo que sucede a continuación ya no lo ves y toma milésimas de segundo. En ese tiempo, el procesador de tu smartphone transforma esa foto en información analizable por el algoritmo y establece si lo que tiene delante es una cara o una taza de café.
  3. Comparación: Inmediatamente, la velocidad que da el procesador de ocho núcleos de tu Samsung Galaxy S8 compara esa cara con su base de datos y estima enseguida si se trata de ti o del maleante que se ha llevado tu smartphone.
  4. Match: Si el procesador reconoce el rostro, es el de alguien autorizado, procede a desbloquear el smartphone.

Para ti, esto tomará el mismo tiempo que cuando desbloqueabas el teléfono a la antigua usanza, unas fracciones de segundo, pero el proceso recuerda más al de un servicio de inteligencia. ¡Y tú luego enfadándote y llamándole maquinita a tu smartphone si no se desbloquea de inmediato!

El proceso para usar tu cara como password

Cosas a mejorar

  • Procesador y memoria: Los usos más sofisticados de esta tecnología tienen unos requerimientos altísimos de procesamiento, almacenamiento y memoria. Imagínate identificar con precisión un rostro en una multitud y compararlo con un millones de rostros en milisegundos. Eso sí, para un uso personal el procesador y memoria de los Galaxy S8, S9 o iPhone X serán más que suficientes.
Cosas a mejorar
  • Calidad de la imagen: La calidad de la imagen afecta, y mucho, a la precisión del algoritmo. Para ti, un rostro en una foto vieja o de baja calidad es distinguible porque nuestra capacidad visual es producto de millones de años de evolución y podemos usar otros elementos reconocibles: ropa, una mano, etc. Para una máquina, contornos borrosos marcan la diferencia entre distinguir un rostro de un melón.
  • Cuidado con la barba: De momento, la identificación facial es muy sensible al vello facial y otros elementos de la apariencia, así que si piensas hacer un cambio radical de imagen, utiliza también la huella digital. Y guarda un antifaz de gafas y bigote, para cuando los robots se rebelen y vengan a por ti.

Todavía hay que seguir perfeccionando esta tecnología para tratar de corregir sus defectos, pero lo cierto es que ya es una realidad y tiene mucho potencial para facilitarnos las cosas en el presente y en el futuro. El reconocimiento facial ha llegado para quedarse. Para quedarse con tu cara.

SaveSave

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!