Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Tecnología

Cómo está cambiando la inteligencia artificial la fotografía

6 min

La Inteligencia Artificial ha abandonado el universo de la ciencia ficción para introducirse en nuestras vidas dentro de nuestros teléfonos inteligentes.


Desde la aparición de la tecnología digital en el mundo de la fotografía no hemos vivido un cambio tan importante en ella como el de la llegada de la inteligencia artificial. Puede sonar impactante o tendencioso, pero es una realidad a día de hoy que está cambiando la forma en la que fotografiamos.

Afortunadamente es un episodio que no está reservado a las élites o casos muy concretos de uso, ya que es una experiencia que estamos viviendo en primera persona: este cambio disruptivo se está produciendo dentro de nuestros teléfonos móviles, dispositivos de última generación al alcance de cualquiera.

Es así, la principal mejora que recibimos en nuestra fotografía móvil no tiene que ver con que haya más cámaras o mejores sensores, la revolución está en la capacidad para interpretar lo que se está registrando y mejorar el resultado final sin que se requiera nuestra intervención. La inteligencia artificial entra en escena.

¿Qué es esta inteligencia llevada a cabo por máquinas?

Diríamos que en computación es aquel sistema capaz de resolver tareas imitando funciones que podríamos considerar humanas. Su potencia radica en que son sistemas que se pueden entrenar y aprenden con el uso.

Entre las aplicaciones prácticas más conocidas tenemos el reconocimiento de voz y rostros, algo muy relacionado con la seguridad y nuevas formas de interacción, como pueden ser los florecientes asistentes de voz. Lo que a nosotros nos interesa en este artículo son las imágenes, y ahí está todo muy relacionado con las posibilidades de la inteligencia artificial. Por esto la fotografía actual ha ganado un gran aliado para mejorar de forma exponencial.

Nuestros teléfonos cambian para adoptar la IA

Tu teléfono móvil es -o va a ser- mejor que muchas cámaras del mercado, sin importar su tamaño, precio, o la imposibilidad de cambiar objetivos. Esto último se soluciona en parte con la introducción de diferentes cámaras en un mismo terminal, cada una con unas características diferentes: angular, teleobjetivo, retrato, etc.

Pasando a los sensores que registran las imágenes, tenemos que afirmar que son cada vez mejores, con más definición y calidad a la hora de fotografiar con poca luz. Pero todo esto que estamos nombrando son elementos hardware que cualquier fabricante puede conseguir: la verdadera diferencia la van a marcar aquellos que dominen el software.

En el software tendremos un apartado importante dedicado a la inteligencia artificial, que será posible actualizar y mejorar durante la propia vida del dispositivo.

Por último, un ingrediente que no puede pasar desapercibido en el proceso de fotografiar es la potencia: hacen falta procesadores muy capaces para realizar los cálculos relacionados con la inteligencia artificial. Por esto podemos asegurar que las mejores opciones las vamos a encontrar en los teléfonos de gama alta, que incluso introducen procesadores dedicados a esta nueva función.

Seis avances de la mano de la IA

Antes de seguir ahondando en las ventajas tenemos que conocer el concepto de fotografía computacional: son técnicas digitales que usan algoritmos para conseguir crear procesos ópticos, que son aquellos que solo podríamos realizar con determinados objetivos. Además de efectos especiales queremos mejorar la calidad de imagen.

Imaginad también que contamos con efectos de estudio a un solo clic de distancia, o que tendremos acceso a procesado de calidad una vez realizada la foto: algo así como tener un Photoshop automático en el teléfono.

Todo estas funciones llegan con la fotografía computacional y la inteligencia artificial como motor. Conozcamos seis ejemplos:

1. Los retratos suben a otro nivel

Desde que aparecieron los teléfonos con dos cámaras el principal punto mejorado ha sido el del retrato. Los procesadores de imagen utilizan técnicas de aprendizaje máquina - inteligencia artificial - para crear un mapa de profundidad que permite aislar el rostro del fondo, creando un nivel de desenfoque en el segundo.

Siempre es complicado comparar calidades en retratos entre un teléfono y un sistema profesional, pero lo que sí es claro es que la inversión es muchísimo inferior con un terminal y nos sirve para muchas más cosas.

Más espectacular es el caso de los teléfonos como Google Pixel que es capaz de realizar el desenfoque con una única cámara; es de nuevo gracias a la inteligencia artificial y sus capacidades de reconocimiento de elementos. Lo bueno es que todo esto se puede transportar fácilmente a la cámara frontal de los teléfonos para conseguir selfies todavía más potentes.

2. Mejorando la visión nocturna

Otro campo donde la inteligencia artificial tiene mucho que aportar es el de la fotografía en condiciones de poca luz. ¿Cómo? Jugando con la sensibilidad y estabilización de las tomas.

Si disparas una foto en oscuridad, se hace necesaria una exposición más larga de la toma, por lo que es necesario que nosotros estemos completamente parados, al igual que el sujeto a retratar. La inteligencia artificial proponer algoritmos que pueden mejorar estas facetas, pero es mucho más potente cuando hablamos de tocar la sensibilidad:

Lo que vemos en el vídeo anterior es un trabajo de los investigadores de la Universidad de Illinois. Han estado entrenando su sistema para procesar imágenes tomadas con muy poca luz, consiguiendo resultados limpios, con corrección de color y ruido.

3. Deja que la cámara capture por ti

Si pensamos en un punto más adelante de lo que la inteligencia puede hacer por nosotros, nos tenemos que situar en el momento en el que nosotros ya no seamos quien dispare.

Parece complicado de entender pero Google ya lo ha estado enseñando en su proyecto Clips. Situamos a la cámara en un punto concreto y ella reconocerá los elementos que hay en ella. Lo más importante, sabrá cuando una toma es interesante.

4. Predecir el movimiento de los elementos

Esto es algo muy productivo desde el punto de vista del enfoque, ya que si un sistema es capaz de predecir hacia dónde se dirigen los elementos de la escena, tendrá una probabilidad mucho más alta de que la foto final aparezca enfocada.

Muchos teléfonos que se venden en el mercado cuentan con sistemas predictivos - algunos modelos de Huawei - en los que se introduce la inteligencia artificial para conseguir resultados más certeros.

5. Reconocimiento de escenas y elementos

Posiblemente es el aspecto donde más se ha evolucionado en teléfonos móviles. Todos los sistemas que se están desarrollando actualmente tratan de entender qué es lo que hay en la escena para poder mejorarla.

Hablamos de reconocer instantáneamente si lo que hay delante es un paisaje, si lo que estamos haciendo es un retrato, una persona o un animal concreto, o si las condiciones de luz son complicadas.

¿De qué sirve reconocer escenas y elementos? Pues basándose en un aprendizaje previo de buenas fotografías que se parecen, el sistema sabe ajustar los parámetros para mejorar todo lo posible la imagen final.

6. Revolucionando el selfie

Los selfies son un tipo de fotografía tan importante en la actualidad que resultaba complicado que se libraran de la actuación de la inteligencia artificial. La tecnología de Adobe Sensei nos ayuda a conseguir tomas muy especiales con un par de toques.

Podemos eliminar fondos y cambiar desenfoque, copiar el estilo de una imagen que nos guste, o elegir una nueva perspectiva desde una imagen estática. Lo mejor es comprobarlo en funcionamiento:

La inteligencia Artificial ya convive con nosotros

La Inteligencia Artificial hace mucho tiempo que abandonó el universo de la ciencia ficción para introducirse en nuestras vidas. Es cierto que estamos en una fase inicial, pero evoluciona cada día y es protagonista de una revolución tan grande como fue la fotografía digital, equiparable a lo que está siendo Internet.


Su desarrollo es lógico dentro de un teléfono móvil, ya que es un producto actualizable, que evoluciona rápidamente y además está siempre conectado. Pero esta idea no implica que todos los avances se vayan a quedar ahí, ya que van a formar parte de todo tipo de cámaras: la Inteligencia Artificial se va a introducir en cualquier tipo de dispositivo que registre imágenes y vídeo.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!