Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Tecnología

Verdadero o falso: ¿Nos espían nuestros móviles?

5 min

Hablar sobre hacer un viaje y que de repente nos llegue publicidad al móvil sobre ese destino es inquietante. ¿Nos están espiando nuestros móviles?


La vida actual no se entiende sin teléfonos móviles. Los datos avalan esta afirmación: hay más líneas de móviles que personas en el mundo. Seguro que conoces a alguien (o tú mismo) que usa dos líneas distintas, una para el trabajo y otra para sus contactos personales. Los cálculos nos indican que hay personas que tienen no solo uno, sino hasta dos y tres líneas en su posesión. ¿Qué quiere decir esto?

A efectos prácticos, que vivimos hiperconectados. Pero más allá de lo evidente hay otra realidad a tener en cuenta: a más móviles, más posibilidades de obtener información de sus usuarios, una información muy valiosa por la que empresas de todo el mundo pagan grandes cantidades para poner en marcha sus campañas de márketing cada vez más personalizadas.

Los amantes de las teorías de la conspiración van mucho más allá. Existe una corriente de pensamiento (fomentada sobre todo en la red) que asegura que nuestros teléfonos móviles nos espían. ¿Qué hay de cierto en ello?

Los móviles adivinos

Seguro que en algún momento has vivido una situación como esta: estás buscando por internet precios de billetes de avión para irte el fin de semana de viaje, pongamos que a Berlín. Haces un rastreo, comparas tarifas en diversas compañías y cuando te has hecho una idea de lo que te puede salir, cierras la pantalla de búsqueda de tu teléfono y sigues a lo tuyo. Al rato te metes en Instagram y… ¡oh, sorpresa! Ofertas de hoteles y vuelos a Berlín inundan tu pantalla.

movil artiulo

¿Magia? Para nada. Los algoritmos que se emplean en la red ya están programados para, a partir de las búsquedas que hace el usuario, ofrecer contenidos promocionales ajustados a sus intereses. Y eso ocurre con todo lo que haces por medio de tu teléfono, tableta u ordenador. Hasta aquí la cosa es bastante normal. Ahora bien, ¿y si lo que ocurre es que estás tomando un café con un amigo y le propones iros de viaje a Berlín y más tarde, al entrar en Instagram, encuentras ofertas de vuelos a la capital alemana? Aquí la cosa se pone más seria.

Y es que debemos ser conscientes de que hay aplicaciones que nos escuchan a través del micrófono del teléfono y que hasta pueden hacer vídeos y capturas de pantalla de lo que aparezca en nuestro dispositivo. Ahora bien, para que esto ocurra previamente tenemos que haber dado permiso a la app para activar estas opciones en nuestro teléfono, algo que puede que hayas hecho sin darte cuenta y por pereza de leer toda la letra que se te presenta cuando descargas una aplicación. Darle a aceptar y pasar por alto toda esa parrafada es lo más habitual, ¿verdad?

apps2

¡Pero ojo! También hay otras formas de obtener información a través de nuestros teléfonos. Si tienes la geolocalizacón activada y entras en Mercadona, por ejemplo, estás enviando información sobre el lugar donde estás. Por tanto, no es de extrañar que luego recibas publicidad sobre ese supermercado en tu móvil. “No es necesario que las empresas usen los sistemas de voz. Con el uso de redes wifi y la geolocalización activada pueden obtener muchos datos sobre nosotros”, afirma José Adrián Rodríguez Fonollosa, investigador en el Centro de Tecnologías y Aplicaciones del Lenguaje y el Habla (TALP) de la UPC.

Ahora bien, siempre se necesita el consentimiento del usuario con lo que, en realidad, no se trata de un espionaje sino más bien de una cesión de datos de la que no somos muy conscientes.

Android, en el punto de mira

La posibilidad de que los móviles puedan estar espiando nuestras conversaciones y jugando con la información privada sin que nosotros hayamos dado consentimiento es un tema del que cada vez se habla más. De hecho, hace pocos días salieron a la luz unos datos obtenidos en un estudio dirigido por dos académicos españoles, Narseo Vallina-Rodríguez, de Imdea Networks y el ICSI (Universidad de Berkeley), y Juan Tapiador, de la Universidad Carlos III. Y lo que dice la investigación da un poco de miedo.

Según el informe realizado con más de 1.700 teléfonos de 240 fabricantes, los dispositivos que funcionan con Android llevan integrados de fábrica unos mecanismos de recopilación de datos que se estarían vendiendo a empresas sin el conocimiento (ni consentimiento, claro) de los usuarios. Se trata de un software preinstalado que no se puede eliminar del sistema porque si lo haces el móvil deja de funcionar. ¿Quién quiere un teléfono que no va? Nadie.

Los datos que ha arrojado este estudio están levantando ampollas y la Agencia Española de Protección de Datos ha emitido una nota sobre esta investigación "debido al impacto masivo que los resultados de la misma tienen en la privacidad y la protección de los datos personales de los ciudadanos".

Además, aseguran que van a "presentar este estudio y sus conclusiones en los subgrupos de trabajo del Comité Europeo de Protección de Datos". Por lo que se refiere a Google y a los fabricantes, nadie se atreve a aclarar si hay o no vigilancia oculta.

Teorías extremas: espionaje a través del móvil

Mientras el mundo se echa las manos a la cabeza ante la posibilidad de que sus móviles estén ofreciendo datos personales sin que lo sepamos, hay alguien que ya lleva años denunciando el espionaje a través de teléfonos. Se trata de Richard Stallman, programador y fundador del movimiento del software libre que lucha por las libertades y garantías de los usuarios en la ejecución, estudio, cambio y redistribución de softwares.

richard
Richard Stallman

Con afirmaciones como que “Los móviles espían y transmiten nuestras conversaciones, incluso apagados”, Stallman se ha convertido en todo un gurú tecnológico que lucha contracorriente y denuncia las supuestas prácticas invasivas con respecto a nuestra intimidad. ¿Por qué no usa dispositivos móviles y se niega a que sus fotos se suban a Facebook? Sus afirmaciones lo dejan claro:

“Los móviles son el sueño de Stalin, porque emiten cada dos o tres minutos una señal de ubicación para seguir los movimientos del teléfono. Y peor aún, uno de los procesadores de los teléfonos tiene una puerta trasera universal. Es decir, que pueden imponer cambios de software a distancia, aunque en el otro procesador uses solo programas de software libre. Uno de los usos principales es convertirlos en dispositivos de escucha, que no se apagan nunca porque los móviles no tienen interruptor”.

Así de claro lo explicaba en una entrevista a El País donde además carga contra las redes de Mark Zuckerberg, asegurando que hay que huir de ellas porque los usuarios somos, en realidad, seres usados.

Existen versiones de todo tipo aunque, por el momento, no se puede ni afirmar ni desmentir que nuestros móviles nos estén espiando. La única forma de asegurarnos de que no lo hacen sería dejando de usarlos, y ese es un precio que, a día de hoy, pocos estarían dispuestos a pagar. ¡No sin mi móvil!

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!