Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Tecnología

Qué es RCS, el protocolo de mensajería que quiere jubilar al SMS

6 min

Vamos a conocer la tecnología que las operadoras han elegido para jubilar al SMS como sistema de mensajería estandarizado.


Resulta imposible separar la evolución de los teléfonos con la mensajería a través de texto. Siempre, desde el comienzo de los ‘tiempos móviles’ hemos tenido la posibilidad de comunicarnos sin tener que realizar una llamada, solo había que componer frases a partir de caracteres. SMS o Short Messaging Service ha sido nuestro compañero de viaje hasta que llegaron las aplicaciones de mensajería instantánea y lo hicieron caer en el olvido.

Pero realmente son servicios diferentes, hay un espacio para cada uno y la industria considera que hay que seguir ofreciendo este tipo de funcionalidades a diferentes niveles. RCS o Rich Communication Service es la respuesta a esta situación.

Esta nueva herramienta cuenta con el apoyo principal de Google y Microsoft, pero también de la mayoría de operadoras importantes a nivel mundial. Antes de seguir adelante con este tema os preguntaréis: ¿qué tiene de especial RCS para preferirlo sobre WhatsApp, Line o WeChat? Vamos a conocer la razón.

De la misma forma que SMS, RCS forma parte de las funcionalidades básicas de un teléfono y las redes en las que funciona. En ambas no hay competencia con otros estándares y no es necesario aplicaciones de terceros para utilizarlas: con RCS si tienes un número de teléfono, tienes la posibilidad de comunicarte con mensajes.

Jubilando a SMS con ideas del presente

photo-1520410973988-f551cf36c60d

La idea es que RCS esté soportado por todos los teléfonos del mercado, igual que ocurrió con SMS, pero todavía queda un camino largo por recorrer en este sentido como comprobaremos en el artículo.

Obviamente todo ha evolucionado demasiado en este tiempo y era necesario que las funcionalidades que nos ofrezca sean mucho más avanzadas. RCS no puede obviar a las aplicaciones de mensajería instantánea que ya están instaladas en cualquier teléfono, por lo que ofrece cosas como:

  • no limitar la longitud del texto
  • soportar grupos
  • acceso a los contactos del teléfono
  • compartir nuestra localización
  • videollamadas
  • enviar archivos de todo tipo, hasta 10MB de tamaño

Como RCS es una funcionalidad que las operadoras quieren integrar tienen que tener en cuenta los diferentes niveles de teléfonos que conviven en sus redes. ¿Qué ocurre si envío un texto enriquecido a un teléfono antiguo? El sistema reconocerá que el teléfono no es compatible RCS y se realizará una transformación del contenido antes de llegar a él.

El siguiente punto a cubrir y no menos importante es el de la interfaz web. No se entiende hoy en día un sistema de comunicación que no disponga de diferentes ventanas de visualización y uso. Si quieres mantener la conversación desde el ordenador, es posible con RCS.

37

En resumidas cuentas, RCS quiere poner al día al eterno SMS, ofreciendo todo lo que cualquier aplicación de mensajería instantánea posee, sin tener que instalar ninguna de ellas, ni registrarte en ningún servicio. Tu número de teléfono es tu identificación.

Pero esto no implica que no haya aplicaciones por encima de RCS que hagan uso de sus posibilidades. De hecho es la idea, las operadoras y fabricantes aprovecharán este estándar y lo vestirán a su gusto. Lo positivo es que está asociado a tu teléfono y todas las opciones que aparezcan serán compatibles entre sí.

Cinco vallas a saltar

El camino hasta conseguir que "Rich Communication Service" sea una realidad establecida en la industria es bastante largo, parece que es la opción más lógica pero va a costar convencer a los usuarios por una serie de puntos que todavía no están claros. Vamos a hacer un repaso:

1. El cifrado

La parte menos trabajada de RCS tiene que ver con el cifrado. Existe una verificación de los usuarios, pero no un cifrado de extremo a extremo, como sí tienen muchas de las aplicaciones mensajería actuales.

No existe una capa de protección mayor que impida que un gobierno o una operadora pueda leer el contenido, por lo que puede que no sea la solución más atractiva para todo tipo de usuarios.

2. Apple no tiene interés en RCS

apple-considering-rcs-protocol-for-iphones-1400x653-1546923141_1100x513

Hablar de Apple es hablar de la mitad del mercado móvil, líder en la gama alta de teléfonos, por lo que sus iPhones no abracen a RCS es posiblemente la valla más alta que tiene que saltar este estándar.

La razón por la que no tiene demasiado interés es por tener ya una alternativa en casa, hablamos de iMessage, que dicho sea de paso ofrece cifrado de extremo a extremo. Eso sí, han habido rumores de conversaciones de la GSMA con Apple, esperemos que sean algo más que eso.

3. ¿Quién paga la cuenta?

No está claro quién va a pagar por el servicio. Resulta casi imposible pensar que sea el usuario, ya acostumbrado a que SMS y aplicaciones sean gratuitas, al margen de lo bueno que termine siendo RCS.

Pero si tenemos en cuenta que el servicio va a tener una carga importante de datos al permitir enviar archivos multimedia, al final pasará por la tarifa de datos que tenga contratada el usuario. Tampoco queda claro el coste que a una empresa le puede suponer usarlo para enviar su información a clientes.

4. Poco conocimiento a día de hoy

La conciencia de que existe RCS es bastante baja, podríamos decir que casi es algo desconocido, especialmente en el caso de usuarios normales y corrientes en el continente europeo.

El impulso inicial parece haberse estancado y hace falta envolverlo bonito para que todos los implicados acepten el cambio. Parece que tiene más sentido orientarlo inicialmente hacia las empresas.

5. La necesidad de que todas las operadoras lo apoyen

Global-Launches-Maps-March-19

RCS es una realidad tibia a día de hoy, está funcionando de forma extendida en Japón, y algunas operadoras de Norte América y Europa ofrecen soporte a RCS. El problema está en que es necesario que todas lo apoyen para que el servicio tenga sentido.

Podemos repasar la información oficial de la GSMA para conocer que hay 75 operadoras a nivel mundial, y en los próximos 12 meses se ampliará en 40 operadoras más, quiere decir que crecer están creciendo.

Un pronóstico para RCS

Mientras no se consiga avanzar con Apple, esto parece un campo de trabajo para Google, con la complicación que presenta dejar medio mercado fuera del juego.

Si tenemos que mirar clientes RCS que funcionen actualmente hay que apuntar a Android Messages y Samsung Messages, son servicios que soportan SMS, MMS y RCS. Al ser aplicaciones disponibles en Google Play se irán actualizando y mejorando, manteniendo el soporte.

Si obviamos al cliente normal, parece que el destino inicial va a estar en la mensajería A2P. Hablamos de los SMS profesionales o de empresa. Las empresas pueden usarlo para comunicarse con los consumidores, emitir alertas urgentes o autenticar usuarios de servicios on-line.

La idea de que este camino sea más fácil de recorrer es por la creencia que tienen las empresas en que los servicios OTT (como WhatsApp) no generan tanta confianza como SMS a la hora de dirigirse a los clientes.

En definitiva, RCS es actualmente un espejismo con un futuro tan prometedor como complicado, ya que cambiar la forma en la que millones de usuarios se comunican es una tarea ardua. Las estimaciones más realistas hablan de 2021 como una fecha creíble para que el estándar esté instalado en la mayoría de teléfonos.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!