Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Tecnología

Así imaginó el cine el futuro… y acertó

5 min

Películas de ciencia ficción que previeron nuestro presente tecnológico


El género de la ciencia ficción, además de entretenernos, siempre se ha esforzado por predecir cómo será el futuro. Ahora que han pasado unas cuantas décadas desde el estreno de títulos emblemáticos como 2001: una odisea del espacio, Blade Runner o Regreso al Futuro II, es un buen momento para comprobar cuántos de los gadgets que imaginaron cineastas, guionistas y escritores son una realidad en el siglo XXI.

Afortunadamente, el mundo distópico que tantos autores de ciencia ficción plasmaron en novelas y películas no se ha hecho realidad y aún no somos esclavos de las máquinas -¿o sí?- ni la Tierra es un lugar inhóspito. Pero si de imaginar avances tecnológicos se trata, entonces, hay unos cuantos aciertos como veremos a continuación.

Sin Hoverboards, pero con gadgets de Regreso al futuro II

Pasado 2015 seguimos sin tener aeropatines -excepto algún prototipo- ni coches voladores, pero Robert Zemeckis se avanzó unos cuantos años en imaginar algunos gadgets que lo petarían en el futuro. Cuando de niños veíamos Regreso al futuro II nos quedábamos con la boca abierta viendo todos esos aparatos y difícilmente podíamos imaginar que algunas de esas cosas se harían realidad años después.

La película ochentera ya predijo la comunicación con electrodomésticos, las gafas de realidad aumentada o el uso de la huella dactilar para desbloquear la alarma de nuestra casa y abrir cerraduras. Todo esto es lo que vemos en la segunda parte de la trilogía en apenas 10 minutos de metraje.

¿Recordáis la escena en el futuro hogar de Marty y Jennifer? Hagamos un poco de memoria: los hijos llevan unas gafas aparatosas que recuerdan a las Google Glass, Marty Mcfly mantiene una videoconferencia por Skype con su jefe y todos los miembros de la familia dan órdenes a los electrodomésticos como si se tratase de una nueva versión de Alexa.

Zemeckis ya auguró en 1989 algunos gadgets que forman parte de nuestra cotidianidad y tal vez esté más cerca de lo que creemos el día que cenemos pizzas rehidratadas, calcemos zapatillas con robocordones y circulemos por autopistas aéreas.

Tablets, videollamadas y móviles

2001: una odisea del espacio nos muestra un sinfín de innovaciones tecnológicas tan maravillosas como la innovadora película de ciencia ficción de Stanley Kubrick. Entre ellos, destacamos lo que el director norteamericano denominó Newspad, que recuerda ligeramente a las tablets de hoy en día.

Hay una escena en la que los astronautas Bowman y Poole ven un informativo a través de una pantalla plana y rectangular mientras comen. ¿A qué me recordará eso…?

La otra gran predicción de 2001: una odisea del espacio es el turismo espacial. Buena parte de la película transcurre en un hotel de la cadena Hilton situado en la órbita terrestre. Los viajes comerciales al espacio siguen siendo una quimera para la mayoría de los mortales, aunque si tienes unos euros sueltos en el bolsillo puedes pedir presupuesto a los amigos de Virgin Galactic.

Blade Runner, otra película icónica de la ciencia ficción, no se quedó atrás en cuanto a predicciones se refiere. El film de Ridley Scott previó que en el 2019 realizar videollamadas sería la cosa más habitual del mundo… y acertó.

Bladde_Runner

Afortunadamente, Blade Runner se equivocó al imaginar un 2019 con androides que buscan venganza y un medio ambiente completamente devastado por la contaminación industrial y la lluvia radiactiva fruto de una guerra nuclear.

Y si de dispositivos de comunicación hablamos, no nos podemos olvidar los avances en esta materia que auspició la serie Star Trek. Algunas de las innovaciones tecnológicas que el capitán Kirk y el señor Spock nos mostraban capítulo tras capítulo ya forman parte de nuestro día a día como los portátiles, el GPS o la memoria USB.

Star-Trek

Sin embargo, queremos hacer una mención especial a ese aparato que siempre va con nosotros: el teléfono móvil. Seguramente puede que se trate del invento más famoso de Star Trek.

De hecho, Martin Cooper, considerado el padre de la telefonía sin cables, reconoció públicamente que se inspiró en el “comunicador móvil” de la serie futurista para diseñar el primer prototipo de Motorola.

Méliès, el primero en dar un “pequeño paso para el hombre”

Uno de los temas recurrentes de la ciencia ficción clásica y moderna son los viajes espaciales. Expediciones que recorren los rincones de la galaxia en busca de vida alienígena o para establecer colonias humanas tras un cataclismo terrestre son argumentos mil veces vistos en la pantalla grande. Todavía no conocemos evidencia alguna de que exista vida extraterrestre ni ninguna pandilla de bichos verdes han atacado la Casa Blanca, pero el cine imaginó a principios del siglo XX cómo sería la llegada del hombre a la Luna.

Antes de que el 20 de julio de 1969 el Apolo 11 alunizase, los viajes a la Luna sólo habían existido en la imaginación de Julio Verne y de Georges Méliès. Dos autores franceses que, desde la literatura y el cine, respectivamente, plasmaron la primera misión espacial de la Humanidad.

Méliès inauguró con su Viaje a la Luna el género fantástico y de ciencia ficción en los albores del cine. Tan sólo habían pasado siete años desde que los hermanos Lumière inventaran el cinematógrafo, cuando el mago, pintor, actor y cineasta francés realizó una película de 13 minutos repleta de efectos especiales acerca de una expedición que viaja a la luna en una nave espacial propulsada por cañones.

luna

Poner en órbita una cápsula desde un cañón es una idea descabellada incluso para SpaceX; igual que es encantadoramente ingenuo creer que el satélite terrestre está habitado por seres antropomórficos. Sin embargo, debemos quitarnos el sombrero ante Georges Méliès por adelantarse 67 años a la primera -y única- misión tripulada a la Luna.

El 20 de julio de 1969 el Apolo 11 no se incrustó en el ojo de la cara sonriente de la Luna. Neil A. Armstrong, Edwin E. Aldrin y Michael Collins tampoco fueron recibidos por una tribu extraterrestre. Pero el cineasta francés, sin duda, encendió la imaginación de toda una generación y adivinó que en un futuro alguien diría aquello de: “es un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad”.

La tablet, los sistemas de control por voz, la tecnología para realizar videollamadas o enviar a un ser humano a la luna fueron sueños que se cumplieron mucho tiempo después de verlos en la pantalla grande. Otros, en cambio, continúan siendo una fantasía a la espera de que alguien los materialice. Y es que como dijo Julio Verne: “todo lo que una persona puede imaginar, otros pueden hacerlo realidad”.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!