Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Tecnología

¿Por qué se calienta mi móvil? Enfríalo antes de que te quedes sin él

5 min

La ola de calor que ha llegado a España también afecta a los móviles, que se sobrecalientan más de la cuenta.


La chica del tiempo no se cansa de decir día tras día que estamos inmersos en una ola de calor tan sofocante que no pararemos de poner el aire acondicionado a tope o, en el mejor de los casos, danos algún que otro chapuzón para poder refrescarnos.

Pero no somos los únicos que sufrimos los estragos del temido calor estival. Seguro que a más de uno el móvil le echa humo, y no precisamente por tenerlo a tope de WhatsApps, likes en Instagram o de matches en Tinder. Es que nuestro móvil también se calienta y hasta dice “basta de utilizarme”, cuando, por ejemplo, te has pasado jugando al Fortnite o al Clash Royale.

Lo hace a través de un aumento considerable de la temperatura. Incluso te habrás fijado que, en esos momentos, hasta las app van más lentas y prácticamente deja de funcionar. Antes de echarte a llorar, vamos a analizar qué le pasa y buscamos alguna que otra solución para que tu querido smartphone vuelva a la vida.

¿Por qué se sobrecalienta mi móvil?

chica movil playa

Es una pregunta no solo propia del verano, pero sí la más recurrente cuando llegan las altas temperaturas. Es cierto que la temida calor, en lo que a telefonía móvil se refiere, cuanto más lejos esté de nuestro smartphone, mejor. Pero hay veces que nos encontramos con que el teléfono “arde” y es, posiblemente, porque nuestro terminal esté ejecutando tareas con gran carga de procesamiento durante mucho tiempo.

En otras ocasiones, casi sin darnos cuenta, nos olvidamos de la exposición al sol. Es obvio que debemos evitarlo, pero muchas veces vamos en el coche, lo dejamos sobre la mesa de la terraza o encima de la toalla en la playa o piscina y, ¡chas! El móvil se terminó de calentar. Si no te lo quieres “cargar” antes de tiempo, evita estas prácticas que no les hace nada bien a tu smartphone.

Ahora bien, si no lo hemos usado o bien no estaba expuesto al sol, empieza a preocuparte, porque la razón puede ser otra. Por ejemplo, que tengas instaladas app o juegos que consumen recursos y fuerzan al procesador a funcionar a todo gas, como es el caso de Fortnite. También es posible que hayas usado el modo “carga rápida”, que hace que se caliente más de lo normal. Del mismo modo también la batería puede que tenga problemas o haya una infección de malware en el terminal.

Para el último caso, la recomendación es clara: solo debemos instalar aplicaciones cuando la fuente de origen es conocida y fiable. Para evitar instalarlas por error, podemos bloquearlas a través de los ajustes del móvil. Es recomendable hacer una limpieza y resetear el dispositivo en caso de que cuente con el mencionado virus. Y rezar, nunca se sabe.

¿Cómo lo evito entonces?

De las primeras recomendaciones de cualquier experto está en la carcasa de nuestro móvil. La funda es como un abrigo de plumas en verano. ¿No acabarías por asarte? Pues con nuestro terminal pasa algo parecido. Todos contamos con una y no somos conscientes de que, si es muy gruesa, es posible que el aparato tenga problemas para “procesar” el calor.

Es cierto que la funda necesariamente no calienta nuestro terminal, pero sí que éste se calentará más si la tenemos puesta cuando realicemos tareas que exijan rendimiento. Por lo tanto, la opción de quitar la funda cuando vamos a utilizarlo de manera intensiva no es descabellada.

Tampoco te dejes engañar por esas app que te prometen bajar la temperatura. Recuerda que, en su mayoría, tienen un funcionamiento similar a los ahorradores de batería, RAM, etc. Lo que hacen es cerrar las apps de una vez para aliviar la carga de la CPU, pero muchas de estas app cerradas vuelven a funcionar inmediatamente después, por lo que vuelven a hacer trabajar a la CPU y a la RAM de nuevo, y nos puede llevar a que aumente también la temperatura.

La carga y la batería, en el punto de mira

cargar movil

Respecto a la zona donde lo cargas. Pregúntate dónde lo haces. Porque hay quien lo hace por la noche y coloca el móvil debajo de la almohada. Y es evidente que esto no favorece en absoluto a que el terminal se enfríe.

Ten presente que debemos cargar el móvil sobre una superficie fresca. Si el suelo está frío, aprovecha la temperatura para cargar sobre él el terminal. Y si aún así se sigue calentando, pregúntate qué tipo de cargador estamos usando, porque también puede generar problemas.

Hay quien usa cargadores que no son oficiales, son de mala calidad o no son compatibles. Todo eso hace que, poco a poco, nuestro móvil vaya enfermando. Y, a veces, incluso el cargador está estropeado o no es de una potencia acorde a la del teléfono. Todo ello hace que también se sobrecaliente.

Evita también las app de segundo plano

Cuando el móvil empieza a ir un poco más lento de la cuenta, no son pocos los usuarios que corren a abrir la multitarea y cerrar aplicaciones en segundo plano. También cuando se calienta el terminal. Ahora bien, ¿y esto del segundo plano qué es?, te preguntarás. Pues es sencillo. Son app ocultas que siguen ejecutándose, tipo Facebook o cualquier bug que no reconozcamos.

Es obvio que tener un buen control sobre las aplicaciones en segundo plano es fundamental, porque solo así podemos asegurarnos de que no hay ningún proceso consumiendo un exceso de recursos y haciendo trabajar a la CPU, con el consecuente aumento de temperatura que esto conlleva.

¿Y si el móvil ya se calentó?

movil ardiendo

Llegados a este punto, lo ideal es, en primer lugar, tratar de bajar la temperatura. ¿Lo primero? Deja de utilizarlo, para que así pueda ir recobrando su estado natural progresivamente.

También puedes activar el Modo Avión. Con él dejamos descansar al teléfono móvil, ya que desactivará todo tipo de conexiones como Bluetooth, GPS o uso de datos. Si el calentamiento es excesivo, optamos por apagarlo y evitar cualquier fuente de calor cercana.

Eso sí, evita meterlo en la nevera o soluciones creativas para cambiar la temperatura de golpe, porque no es la solución, pues un cambio brusco en la temperatura de los componentes puede dañar el terminal.

En definitiva, la solución para el sobrecalentamiento del móvil pasa por prevenir antes que curar. Si bien es de lo más habitual nuestro terminal se caliente más en verano, es ideal seguir algunos de estos consejos, claves para prevenir las altas temperaturas. Pruébalos y ya luego nos cuentas.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!