Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Internet

Cómo navegar en la Deep Web y evitar caer en la Dark Web

19 min

La Deep Web es tan profunda y oscura que da impresión. En esta guía rápida te contamos todo sobre la Deep Web, entrar o no es cosa tuya.


La Deep Web encaja perfectamente en el criterio de "lugares que no queremos visitar". Por lo menos teóricamente. Las razones parten de lo moral y llegan a lo legal: meterte en la Deep Web -y ni hablar de la Dark Web- te expone a muchos disgustos sin los que seguramente vives mejor.

Pero, ojo, también se conoce como Deep Web a las zonas de Internet que requieren un protocolo especial de seguridad para acceder, sin que ello signifique que su contenido es necesariamente chungo. Esto quiere decir que hay un uso legal de la Deep Web y que sumergirte en las profundidades de Internet no necesariamente te convierte en delincuente.

Si llegaste aquí buscando cómo entrar en la Deep Web, que sepas que te lo vamos a explicar y, en principio, podrás hacerlo. Pero, si además de saber cómo entrar en la Deep Web, quieres saber qué hay en la Deep Web o qué puede pasar si te paseas por los barrios más chungos de Internet, sigue leyendo.

Porque seguramente has oído miles de oscuras historias alrededor de la Deep Web. Y sí, muchas son ciertas. Allí puedes encontrar cosas que te harán pensar que Black Mirror es prácticamente una serie infantil. Por desgracia, no se le llama web profunda porque se organicen debates sobre el sentido de la vida, sino porque es el reflejo virtual de aquella casa abandonada de película de terror a la que los protagonistas siempre quieren entrar porque saben que no serán ellos quienes mueran, sino los secundarios de turno.

Nosotros queremos saciar tu curiosidad con respecto a la Deep Web sin tener que hacer pasar por ese mal trago y que, si te lanzas a navegar, no te ahogues. Por eso te hemos preparado una breve guía con fines educativos para que sepas lo que hay que saber sin correr con los riesgos, a saber: hackeo, ciberextorsión, ciberdelito y, como mínimo, un trauma al ver cosas más difíciles de soportar que un congreso de bibliotecarios.

De más está que te digamos que en este momento actuamos en nombre de tu madre para pedirte dos cosas: que no entres a la Deep Web a ver este desastre por ti mismo, de verdad, te prometemos que no se te ha perdido nada ahí; y que salgas a la calle con una rebequita, que ya en esta época refresca.

Antes de meternos realmente en materia, queremos que le eches un ojo a esta foto para que te hagas una idea de las capas que tiene Internet, de dónde estás navegando ahora mismo que nos lees desde tu smartphone, de dónde está la Deep Web y de que dentro de la Deep Web hay cosas aún más feotas que la Deep Web misma que, como ya te hemos dicho, si la usas para el bien, no es fea.

Deep Web esquema como si fuese un iceberg

¿Cómo de profunda es la Deep Web?

Esa capa de Internet conocida como la Deep Web es profunda, profunda, como su nombre, vaya. Digamos, pues, que profunda es un rato largo, porque allí se encuentra más del 90% de todo Internet. Mira por dónde, pensábamos que Google nos ofrecía todo un buffet libre de contenidos, cuando en realidad solo vemos los mejores bocados. Más de 7.500 terabytes de información componen la Deep Web, en comparación con los 19 de lo que consumimos la mayoría de los mortales en la Surface Web.

Pero no pienses que todo ese volumen internetero es contenido más chungo que los videoclips de Leticia Sabater. También cuentan como Deep Web las páginas privadas de sitios web a los que no se puede acceder sin usuario y contraseña, como páginas con contenidos de pago o páginas de bancos con información confidencial.

Lo demás, toda esa parte de la Deep Web que te pone los pelos de punta es lo que se conoce como Dark Net. Un lugar lleno de piratas, pero no de los que aparecen en Piratas del Caribe, sino se llamaría la “Depp Web.”

Trama HASH: qué es y para qué se usa en la Deep Web

Usualmente conocida como "hash", a secas, la trama hash o código hash es una función criptográfica que transforma bloques de datos arbitrarios en series de caracteres con una longitud estándar. Es decir, que con este algoritmo matemático, independientemente de la cantidad de caracteres que contenga la información original, la respuesta o valor hash siempre será del mismo tamaño.

Para hacerlo más visual, nos ayudaremos de esta imagen de Wikimedia Commons, que te permitirá ver como, sin importar el tamaño de la información que entra, la respuesta que sale es siempre de la misma longitud. Por cierto, los hash son sensibles a las mayúsculas y minúsculas. El hash para "Bloygo" no será igual al de "bloygo" simplemente por esto, aunque en ambos casos sería una secuencia con igual número de caracteres.

Hash para entrar a la Deep Web

Entre los usos oficiales de hash encontramos las contraseñas de casi cualquier servicio que pida accesos por usuario y contraseña. ¡Sorpresa! Si puebas a "recuperar contraseña" en casi cualquier web a la que estés suscrito, recibirás un código de muchos caracteres, pero nunca algo legible de manera ordenada o tu contraseña anterior. El hash también se emplea en la detección de software malicioso.

Dirás tú, ¿y esto qué tiene que ver con la Deep Web? Se suele utilizar la encriptación hash en la Deep Web para ocultar nombres de dominio. De hecho, no hay dominios registrados por parte de servidores DNS en la Deep Web, sino que los propios dominios sirven como DNS y el HASH como nombre de dominio. De esta manera, en la Deep Web los nombres de dominio se repiten a través de redes de información con diversas ramificaciones, en lugar de identificarse de la forma a la que tradicionalmente estamos acostumbrados en la Surface Web.

Todo esto te va a servir para entender por qué no puedes encontrar contenidos de la Deep Web mediante buscadores "normales" como Google. Por un lado, la razón es que todo está encriptado utilizando una lógica distinta. Por otro lado, es un tema de magnitud: la Deep Web es posiblemente más de 500 veces más grande que Internet, con lo cual, obviamente, Internet no contiene a la Deep Web, son mundos separados dentro de un mismo universo, por así decirlo.

Cómo entrar en la Deep Web

Cómo entrar en la Deep Web si no puedes simplemente encontrarla en Google. ¡Bonito dilema! Porque eso, en principio, significaría que para entrar en la Deep Web tendrías que hacerlo desde la propia Deep Web, lo cual significaría que ya has entrado. Pero, en realidad, tu problema es que no sabes cómo entrar y, por lo tanto, sigues fuera. ¡Vaya sudada a pensar, no? Tranquilo, hay formas de entrar a la Deep Web desde tu ordenador de toda la vida, con tus herramientas habituales y usando Internet de la manera que ya conoces. Relax.

Google Chrome, Safari o el que sea, para ir a la Deep Web

Hoy en día se puede entrar a la Deep Web sin necesidad de usar navegadores de la Deep Web. Basta con escribir la URL exacta en tu navegador habitual, pero no se lo recomendamos ni al peor de tus enemigos.

Se pueden visitar sitios de la Deep Web desde la Surface Web, esto es, desde tu Google Chrome de toda la vida o el que sea que utilices. Pero ojo: esto no es recomendable, puesto que tus datos estarían bastante expuestos en un entorno en el que la mayoría -por no decir todo el mundo- va en busca del anonimato. El mero factor de desigualdad de condiciones ya da suficiente sarpullido como para que no quieras hacerlo. En la vida offline, sería algo así como meterte en el bar más turbio del planeta y ponerte a saludar a todo el mundo con una sonrisa de oreja a oreja mientras les enseñas tu DNI y tu número de cuenta.

Así que sigue leyendo para que veas cómo entrar en la Deep Web de manera más estándar -estándar de acuerdo a los estándares de la Deep Web, claro- y, por ende, más segura para ti.

Tor Browser para navegar en la Deep Web

Desde Google puedes descargar Tor Browser, que es el navegador más famoso de la Deep Web y una buena opción para principiantes. No obstante, que sepas que hay muchos otros navegadores que te pueden servir, pero de momento quedémonos con este.

Una vez instalado Tor, deberás configurar las opciones que correspondan para poder navegar fluidamente. En realidad, su funcionamiento es muy similar al de cualquier navegador que utilices en tu día a día. En principio, mucha gente se lo instala para navegar de forma más anónima, sin ceder sus datos a compañías o en un intento de evitar la publicidad. Y a ese uso nos referimos nosotros como opción válida para echar un vistazo; desde luego, nunca apoyaremos ningún uso de Internet que no sea lícito.

Para encontrar contenido dentro de la Deep Web, deberás disponer de URLs con extensión ".onion" que es como el ".com" de esta capa de Internet. Si no tienes ningún enlace conocido y sólo quieres darte una vuelta y echar un vistazo, puedes tirar de buscadores, tal como en el Internet convencional, para encontrar lo que quieras. Una buena opción es The Hidden Wiki.

Hasta donde bajar en la Deep Web

Tradicionalmente se ha hablado de Deep Web y Dark Web, pero también hay quienes distinguen no dos ni tres, sino cinco niveles de Internet en general. Si bien en algunos sitios podrás leer que la Deep Web con estos cinco niveles es diferente a la Dark Web, o que los cinco niveles comprenden desde el Internet habitual (este en el que estás ahora mismo leyéndonos) nosotros cumpliremos con el hecho de hablarte de los cinco peldaños de la forma más generalista posible y qué podrías encontrar en cada uno de ellos.

Eso sí, la Deep Web no funciona como el ascensor de un parking: no es que te vas a conectar y a decir "a mí bájame solo un poquito" y que cuanto más bajo más oscuro, sino que una vez dentro empezarás a dar tumbos a tu libre albedrío. Ten cuidado.

  • Nivel 1: Buscadores y redes sociales. En este nivel se puede decir que todavía estás en la clear web y encontrarás lo "normal" de Internet. Google y Facebook, vaya.
  • Nivel 2: Piratería a saco. El lugar donde se filtran las películas antes del estreno y donde una cuenta de Spotify gratuita se libra de los anuncios "con un truco". La piratería es una actividad ilegal y está penada en casi todos los países de occidente, así que en este sentido te recomendamos que -como Aladdin en la Cueva de las Maravillas- por muy bonito que parezca lo que ves y por mucho que lo hayas encontrado en Google, no toques nada.
  • Nivel 3: Torrents. Piratería para expertos. Si en el nivel 2 te bastaba con conectarte a una web para ver una peli online, en este caso ya necesitas de algún tipo de software para pasar contenidos de un usuario a otro. Ejemplo clásico: las descargas Per2Per.
  • Nivel 4: Deep Web. Aquí entras con Tor y vas a la Hidden Wiki. Puedes conseguir libros y materiales que no siempre son delito, pero que por alguna razón han sido prohibidos. Por ejemplo, material que en cualquier parte del mundo sea legal pero en un determinado país esté prohibido y sea buscado por la disidencia.
  • Nivel 5: Dark Web. El inframundo en el que incluso dudas que respirar sea legal. Aquí es donde se juntan los hackers a sueldo, los que venden Spotify vitalicio por dos duros y todo aquello de lo que debes huir sin mirar atrás.

BONUS: Marianas Web

Marianas Web, o Internet de las Marianas, es un nombre inspirado en la Fosa de las Marianas, una isla con 11 kilómetros de profundidad. Este vendría a ser el sexto nivel de Internet y, se comenta, que su acceso es tan complicado que solo entran los gobiernos y la utilizan para, precisamente, esconder información gubernamental.

La Fosa de las Marianas es la fosa más profunda del planeta. Este apartado de la Deep Web estaría tan escondido que no es posible localizarlo con Tor y, si llegásemos a encontrar alguna URL perteneciente a este supuesto sexto nivel, no podríamos acceder al contenido porque estaría cifrado con unas credenciales de acceso que sólo unos pocos conocen.

Por supuesto, como ninguno de nosotros ha accedido y nuestro cuñado no trabaja en la Mossad, el MI5, la CIA o los servicios de espionaje rusos, no tenemos a quien preguntar si la Marianas Web existe de verdad.

Nos toca conformarnos con saber que los rumores apuntan a que este sexto nivel de Internet se emplearía para guardar información secreta de las principales potencias del mundo, no sólo en el ámbito militar, sino también en el económico, político y científico. Vamos, que allí fijo que encontramos un PDF que nos saque de dudas sobre qué se esconde realmente en el Área 51.

The Hidden Wiki: el buscador de la Deep Web

Una vez dentro de la Deep Web lo siguiente es encontrar información y aquí es donde te hablamos de The Hidden Wiki, el buscador de la Deep Web que te ayudará a llegar al contenido que buscas (por ejemplo, algo que por seguridad ha sido encriptado y alejado de la Surface Web, como ocurre por ejemplo con muchos datos de compañías como bancos o fondos de inversión) y no acabar perdido en los vecindarios más turbios de Internet.

Cuando empieces a navegar en The Hidden Wiki, verás que está dividido en diferentes listas que van desde buscadores y servicios confidenciales, hasta opciones de compra y venta de cosas ilegales, pasando por otras categorías tan aparentemente lícitas como blogs o empresas de paquetería.

Si alguno de estos sitios es de tu interés, bastará con hacer clic o bien coger la URL, copiarla y pegarla en la barra de direcciones. Puede ser que no consigas entrar en alguno de ellos, ya sea porque la URL ha cambiado en un intento por mantener su condición críptica o porque necesitas permisos adicionales para ver sitios que estén especialmente escondidos, algo muy frecuente si lo que buscas está en la Dark Web.

Ándate con ojo en todo caso porque en The Hidden Wiki puedes encontrar cosas tan turbias que el solo hecho de consumir ese contenido y no denunciarlo te puede convertir en cómplice de algún tipo de actividad ilegal.

Cuidado con las réplicas de The Hidden Wiki

Si eres principiante en esto de la Deep Web, presta atención, porque existen muchas imitaciones de The Hidden Wiki. Hechas con la intención de que vayas a donde no quieres o por proteger al site original, has de saber que el auténtico The Hidden Wiki es difícil de localizar.

Escurridizo a rabiar, este buscador de la Deep Web cambia de ubicación y dominio con frecuencia, para evitar órdenes de cierre -en 2014 casi cuelga el cartel de CLOSED por orden del gobierno de Estados Unidos- y para que no sea tan pero tan tremendamente fácil para todo el mundo meterse en las fauces de la internet opaca.

La buena noticia es que algunos clones de The Hidden Wiki han sido desarrollados por fuerzas de seguridad y han servido para echarle el guante a más de un ciberdelincuente novato, pillado, por ejemplo, intentando acceder a contenidos de pornografía infantil.

Usos legales de la Deep Web

Partiendo de la base de que la policía tiene mejores cosas que hacer que ir a buscarte a tu casa por, únicamente, haberle echado un ojo a la Deep Web, podemos afirmar que hay usos legales de la Deep Web que impiden que satanicemos este término. Veamos algunos de ellos.

Criptomonedas en la Deep Web

Comprar y vender Bitcoins y otras criptomonedas es tan propio de la Deep Web que casi no entendemos que se haga de otra manera. En este caso, la elección de la capa profunda de Internet obedece más a la necesidad de extremar la seguridad de las transacciones que al hecho de cometer un delito, considerando que, aunque las criptodivisas todavía no están reguladas en muchas partes del mundo, no son ilegales per sé.

Cuenta de correo anónima en la Deep Web

Cuando decimos "anónima" hablamos de posibilidades técnicas. Si te creas una cuenta de correo que sea tunombre.tuapellido y le pones de contraseña tu DNI, por mucho servidor de la Deep Web que sea, el anonimato no te va a durar demasiado.

Con servicios como MailTOR podrás enviar y recibir mensajes anónimos con una interfaz muy similar a la de Gmail o Hotmail pero con parámetros de seguridad que te permiten mantener tus mensajes ocultos de la Surface Web. Como siempre, el uso es el que define si es legal o no: tener cuenta en MailTOR es legal; usarla para contratar un sicario, es ilegal.

Clones de Facebook y Twitter

Si te encantaban las redes sociales antes de que se metieran en profundidad en tu vida privada y te frieran a publicidad, es posible que hacer uso de los clones de los foros y redes sociales más famosos del mundo que están en la Deep Web sea una buena idea para ti.

Pero volvemos a lo mismo: si la idea es conservar tu anonimato, no hay por qué ser pardillos subiendo fotos o diciendo dónde vives. Y, una vez más: participar en foros y redes sociales de la Internet profunda es legal, siempre que no incurras en hacer comentarios o compartir elementos que constituyan un delito.

Ojo avizor: la Deep Web es un paraíso para los estafadores

Digamos que te lanzas a la aventura de la Deep Web con el interés genuino -y además legal- de forrarte con los dichosos Bitcoins. O que un amigo de un amigo de la ex de tu primo pilló un iPhone nuevo por cuatro perras y no para de decir que en la Deep Web hay auténticos chollazos. ¡Cuidado!

Al no estar regulada, en la Deep Web pasa de todo, como que te digan que te venden una cosa pero que nunca te llegue o que te hagan pagar con tarjeta de crédito y el gasto que aparezca días después sea 10 veces mayor. Todo es posible y, como conviven lo que es delito con lo que no, en la práctica muchas cosas no se pueden reclamar.

De hecho, en la Deep Web posiblemente surta más efecto quejarte de un camello amenazándole con un sicario, que poner una reclamación en un e-commerce de electrónica porque te cobraron por un objeto que finalmente nunca llegó a su destino.

Dark Web: no te metas donde no te llaman

Para entrar en la Deep Web como ya sabes, lo más conveniente es usar Tor, un programa que te permite navegar por Internet de forma anónima y encriptada en dominios web con la terminación “.onion”, que en 2016 contaba con más de 30.000 URLs. En el corazón de la Deep Web te espera la Dark Web.

Comencemos preguntando, ¿por qué la extensión de los dominios es onion (cebolla en inglés)?¿Porque su contenido puede hacerme llorar? Sería una buena explicación en algunos casos, pero no.

El dominio “.onion” se usa en referencia a las capas de las cebollas, para explicar de forma sencilla y visual cómo de protegida está la identidad de todos en la parte más profunda del ciberespacio. Si decides correr el riesgo y usar Tor, tu IP se mantendrá en el corazón de la cebolla, escondida tras sus muchas capas de seguridad. Aquí es donde lo más normal es que te sientas jugando en modo Dios y quieras ir a cuestiones de más y más riesgo, como la Dark Web.

En la Dark Web podrás comprar armas, drogas, órganos, pasaportes falsos, cuentas robadas de todo tipo, lavar Bitcoins, contratar hackers o incluso sicarios, además de otras muchas cosas que le harían revolver el estómago a cualquiera. Vamos, un lugar virtual para lo mejor de cada casa.

¿Que quieres echar un vistazo? Vale, pero te recomendamos andarte con pies de plomo, porque te adentrarás en un entorno en el que todo se vende y por mucho menos de lo que te imaginas. Para que te hagas una idea: en la Dark Web tu número de seguridad social vale poco menos de un euro y clonar tu tarjeta de crédito se puede hacer por unos 50 euros. Incluso el SPAM o un historial médico, tienen precios que están más al alcance de todos de lo que podríamos pensar.

No hace falta decir que estamos totalmente en contra de todas y cada una de estas acciones. Saltarse la ley y ser un chungo no mola nada y además, recuerda que si juegas con hackers, puedes acabar infectándote.
Pero tranquilo, no todo en la Dark Web es tan Dark como parece.

Portátil accediendo a Dark Net

Dark Web como epicentro de la disidencia

Disidentes de régimenes totalitarios, periodistas, colaboradores de cuerpos de seguridad y muchas otras personas con buena intención también se dan cita en la Deep Web y en la Dark Web. Por supuesto, no todo iba a ser terror y ganas de hacer el mal. Temida y útil a partes iguales, la delgada línea que diferencia a la Deep Web y la Dark Web también es un espacio en el que compartir información lejos de las miradas de los que controlan nuestra sociedad, como por ejemplo los gobiernos o nuestras madres, que ya han invadido Facebook. Por ejemplo, es un lugar seguro para que los periodistas se comuniquen de forma anónima con sus fuentes.

¿Y qué tipo de información puedo encontrar allí abajo? Pues documentos sobre Wikileaks y todo tipo de filtraciones que sería muy complicado publicar allí arriba, en la Surface Web.

Veredicto: ¿Merece la pena entrar en la Deep Web o en la Dark Web?

Darse un garbeo por un lugar truculento como la Dark Web no es un delito de por sí, del mismo modo que pasear por una tienda de ropa no te convierte en un adicto a las compras.

El “solo estoy mirando, gracias” que le has dicho a la dependienta teóricamente te libra de cualquier culpa y responsabilidad hasta que no se demuestre lo contrario. Eso sí, depende de qué estás mirando, porque hay contenido condenable cuyo consumo sí que está penado y del que si tienes conocimiento y callas, pues tienes culpa por omisión.

Para que te hagas una idea, en 2013, el portal de la Dark Web conocido como el “Amazon de la droga”, Silk Road, fue cerrado por el FBI y Roos William, su creador, detenido y condenado. Si William hubiera estado vendiendo drogas en un “Chiquipark”, el desenlace hubiera sido el mismo. En definitiva, que lo que es ilegal es cometer el delito.

Ahora bien, si echas "sólo una miradita" a material de pornografía infantil, estarías cometiendo un delito con ese "sólo estoy mirando" además, por supuesto, del mal cuerpo que se te queda. Con lo cual, en este sentido, nuestra balanza se inclina a que no tienes nada que hacer en la Deep Web y mucho menos en la Dark Web.

Como en la Deep Web se supone que hay más maleantes por metro cuadrado que en la cantina de Star Wars, por allí también navega la policía, patrullando por los barrios del ciberespacio y persiguiendo el cibercrimen. Pero que sepas que, si te declaran culpable por un cibercrimen no vas a una cibercárcel, sino a una de las de verdad. Así que mucho ojito con lo que haces.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!