Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Internet

Visitamos la Deep Web para evitarte el disgusto

4 min

Y sí, es tan profunda y oscura que da impresión. En esta guía rápida te contamos todo lo que tienes sobre la Deep Web, entrar o no es cosa tuya.


Seguramente has oído miles de oscuras historias alrededor de la Deep Web. Y sí, muchas son ciertas. Allí puedes encontrar cosas que te harán pensar que Black Mirror es prácticamente una serie infantil. Por desgracia, no se le llama web profunda porque se organicen debates sobre el sentido de la vida, sino porque es el reflejo virtual de aquella casa abandonada de película de terror a la que los protagonistas siempre quieren entrar porque saben que no serán ellos quienes mueran, sino los secundarios de turno.

Nosotros queremos saciar tu curiosidad sin tener que hacer pasar por ese mal trago, por eso te hemos preparado una breve guía con fines educativos para que sepas lo que hay que saber sin correr con los riesgos, a saber: hackeo, ciberextorsión, ciberdelito y, como mínimo, un trauma al ver cosas más difíciles de soportar que un congreso de bibliotecarios.

Deep Web esquema como si fuese un iceberg

¿Cómo es de profunda la Deep Web?

Pues un rato largo, porque allí se encuentra más del 90% de todo Internet. Mira por dónde, pensábamos que Google nos ofrecía todo un buffet libre de contenidos, cuando en realidad solo vemos los mejores bocados. Más de 7.500 terabytes de información en comparación con los 19 de lo que consumimos la mayoría de los mortales, la Surface Web.

Pero no pienses que todo ese volumen internetero es contenido más chungo que los videoclips de Leticia Sabater. También cuentan como Deep Web las páginas privadas de sitios web a los que no se puede acceder sin usuario y contraseña, como páginas con contenidos de pago o páginas de bancos con información confidencial.

Lo demás, toda esa parte de la Deep Web que te pone los pelos de punta es lo que se conoce como Dark Net. Un lugar lleno de piratas, pero no de los que aparecen en Piratas del Caribe, sino se llamaría la “Depp Web.”


Un consejo: no te metas donde no te llaman

Para entrar en la Deep Web lo más conveniente es usar Tor, un programa que te permite navegar por Internet de forma anónima y encriptada en dominios web con la terminación “.onion”, que en 2016 contaba con más de 30.000 URLs.

Y tú te estarás preguntando, ¿por qué onion (cebolla en inglés)?¿Porque su contenido puede hacerme llorar? Sería una buena explicación, pero no.

El dominio “.onion” se usa en referencia a las capas de las cebollas, para explicar de forma sencilla y visual cómo de protegida está la identidad de todos en la parte más profunda del ciberespacio. Si decides correr el riesgo y usar Tor, tu IP se mantendrá en el corazón de la cebolla, escondida tras sus muchas capas de seguridad. Y es que, como diría el gran Shrek, los ogros son como las cebollas, y la privacidad en la Deep Web, también.

Los ogros son como las cebollas, y la privacidad en la Deep Web, también.

Shrek

Hoy en día se puede entrar a la Deep Web sin necesidad de usar Tor. Basta con escribir la URL exacta en tu navegador, pero no se lo recomendamos ni al peor de tus enemigos. En la vida offline, sería algo así como meterte en el bar más turbio del planeta y ponerte a saludar a todo el mundo con una sonrisa de oreja a oreja mientras les enseñas tu DNI y tu número de cuenta.

Venga va, un poco de morbo. ¿Qué puedo llegar a hacer en la Deep Web?

Comprar armas, drogas, órganos, pasaportes falsos, cuentas robadas de todo tipo, lavar Bitcoins, contratar hackers o incluso sicarios, además de otras muchas cosas que le harían revolver el estómago a cualquiera. Vamos, un lugar virtual para lo mejor de cada casa.

No hace falta decir que estamos totalmente en contra de todas y cada una de estas acciones. Saltarse la ley y ser un chungo no mola nada y además, recuerda que si juegas con hackers, puedes acabar infectándote.
Pero tranquilo, no todo en la Dark Web es tan Dark como parece.

Portátil accediendo a Dark Net

Por supuesto, no todo iba a ser terror y ganas de hacer el mal. La Deep Web también es un espacio en el que compartir información lejos de las miradas de los que controlan nuestra sociedad, como por ejemplo los gobiernos o nuestras madres, que ya han invadido Facebook. Por ejemplo, la Deep Web es un lugar seguro para que los periodistas se comuniquen de forma anónima con sus fuentes.

¿Y qué tipo de información puedo encontrar allí abajo? Pues documentos sobre Wikileaks y todo tipo de filtraciones que sería muy complicado publicar allí arriba, en la Surface Web.

Si me meto en la Dark Web, ¿puedo acabar en la trena?

Darse un garbeo por un lugar truculento como la Dark Web no es un delito de por sí, del mismo modo que pasear por una tienda de ropa no te convierte en un adicto a las compras. El “solo estoy mirando, gracias” que le has dicho a la dependienta te libra de cualquier culpa y responsabilidad hasta que no se demuestre lo contrario.

Para que os hagáis una idea, en 2013, el portal de la Dark Web conocido como el “Amazon de la droga”, Silk Road, fue cerrado por el FBI y Roos William, su creador, detenido y condenado. Si William hubiera estado vendiendo drogas en un “Chiquipark”, el desenlace hubiera sido el mismo. En definitiva, que lo que es ilegal es cometer el delito.

Como en la Deep Web hay más maleantes por metro cuadrado que en la cantina de Star Wars, por allí también navega la policía, patrullando por los barrios del ciberespacio y persiguiendo el cibercrimen. Pero que sepas que, si te declaran culpable por un cibercrimen no vas a una cibercárcel, sino a una de las de verdad. Así que mucho ojito con lo que haces.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!