Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Internet

El Observatorio de Yoigo: Cómo saber si te roban Wifi y consejos para evitarlo

18 min

Compartir es vivir pero, cuando alguien te hace compartir tu Wifi sin que tú lo sepas, la cosa no mola tanto. Te ayudamos a detectar y neutralizar el robo de Internet.


Compartir tu Wifi es algo que te honra, siempre que sea tu decisión, claro, porque saber que te roban Wifi es tan chungo como romper una hucha y que esté vacía. Por eso, en El Observatorio de Yoigo, te damos consejos y trucos para evitarlo, tanto el robo de Internet, como que acabes por declararle la guerra a tus vecinos.

Lo primero que queremos que sepas es que no eres el más tonto del vecindario. Esto del robo de Wifi nos ha pasado a todos: a los listos y también a los que ponen de contraseña 1234.

(Si tu contraseña es 1234 también eres listo, no te preocupes, solo falta que seas un pelín más desconfiado).

Robar Wifi es ilegal, pero mucha gente lo hace igualmente

En línea con el mítico "secuestro del felpudo", el hecho de que un vecino averigüe tu contraseña de Wifi para conectar el móvil, el ordenador, la tablet y los cuatro millones de dispositivos con conexión a Internet que hay en todo hogar no solo está feo, sino que puede llegar a ser un delito.

Tanto, que la propia Policía Nacional establece que el robo de Wifi se sanciona con multas y hasta con prisión de uno a tres meses, siempre y cuando no se hayan defraudado más de 400 euros.

fibra llaves yoigo

Hackear una red para obtener la contraseña es un delito de revelación de secretos, por lo que si alguien está pensando en compartir tu Wifi debería preguntarte. Caso contrario será un delito.

Opción fácil y gratis para evitar el robo de Internet por la vía de la disuasión: nombrar a tu conexión "Soto Del Real" o "Alcalá-Meco", pero todavía habrá algún espabilado que no lo pille y se piense que son nombres de equipos de fútbol, así que sigue leyendo, que hay más trucos y consejos para que no te roben Wifi.

No puedes apagar el fuego con gasolina

Creemos que sobra decírtelo, pero por si acaso has estado mucho tiempo en casa viendo muchas series, queremos dejar por escrito que descubrir que te roban Wifi no te da derecho a bajar al patio de la comunidad a montar un tiroteo digno de Westworld.

Y tampoco te autoriza para otras venganzas menores, tales como pegarle un chicle al timbre, echar pegamento a la cerradura, regar las plantas de tu vecino con culines de cerveza y Coca-Cola, petarle el buzón con la publicidad que tú no quieres o secuestrarle los paquetes de Amazon. Todas esas cosas también pueden ser tipificadas como delito y meterte en un berenjenal que, seamos honestos, no merece la pena.

Mejor que nos centremos en lo importante: saber si te están robando Wifi y qué hacer para evitarlo.

Cómo descubrir si te roban wifi

En el robo de Wifi, como en el amor, todo vale y también hay que prestar especial atención a las señales. A la del router, sobre todo. Pero también a otras señales que te harán darte cuenta de que tu conexión a Internet va lento, no va, a veces va mejor, pero en definitiva, ya no es lo que era.

Conexión lenta o que te están dando más estopa que nunca en el Fortnite

Lo creas o no, hay usuarios a los que les explota la cabeza cuando les preguntas si han notado que su conexión va lenta. Simplemente, no saben qué decir, no saben si ayer o antes de ayer iba más rápida o, en general, a qué velocidad debería ir Internet. Digamos que eres uno de esos: no te preocupes, que te vamos a ayudar a saberlo.

Mientras más dispositivos haya conectados a una misma red, más lenta irá.

Esto se acentúa más todavía si se descargan películas, juegos o aplicaciones de gran tamaño. Por este motivo, una forma de comprobar si te roban wifi es hacer un test de velocidad (se encuentran buscando en internet) y comparar el resultado obtenido con la potencia contratada.

Supongamos que, por la razón que sea, no puedes o no quieres hacer un test de velocidad. Observa tus actividades en línea en busca de comportamientos anormales, por ejemplo, si pasan estas cosas:

  • Liz Harmond se piensa más que nunca sus jugadas sicilianas en Gambito de Dama. Más que en la peor de sus resacas. Tanto, que te da tiempo a leerte unas cuantas cadenas de Whatsapp entre un movimiento y otro.
  • Un tiparraco vestido de princesa Frozen ha dejado un rastro de bajas en el campo de batalla de Fortnite, pero tú no tienes ni idea de de dónde ha salido o cuándo, no le has visto llegar y eso que llevas un buen rato parapetado esperando a que pase algo para atacar.
  • Rosalía se ha sacado de la manga una nueva versión de su archiconocida "Malamente", curiosa porque en lugar de "trá-trá" dice "trrrrrr-pfffffff-á trá".

Cualquiera de estas noticias será más negativa que una quedada de electrones porque es casi seguro que cuando los videojuegos en línea tienen lag o los vídeos y música en streaming se atascan, como si tttttttar-ta-tamudeasen un poco, tu Internet realmente esté funcionando a menos velocidad.

Descarta otras razones por las que Internet va lento

Ojo, que si todos tus dispositivos van muy lentos, incluso en ausencia de un test de velocidad puedes intuir que algo no va bien, pero antes de acusar a tus vecinos cerciórate de lo siguiente:

  • Tienes contratado un ancho de banda que te permite disfrutar de Internet con fluidez. Pásate por nuestra web porque igual necesitas un Internet más rápido.
  • No estás cerca de embajadas, grandes almacenes o, por ejemplo, una arena de conciertos, en la que puedan estar funcionando inhibidores de señal o donde se puede estar produciendo algún tipo de saturación de la red.
  • Tus dispositivos funcionan correctamente (sí, la BlackBerry que te auto-regalaste en el 2008 funciona correctamente, pero no estamos hablando de eso) y tienen capacidad para navegar con poco lag.
  • Has pagado puntualmente tus facturas de Internet y estás completamente seguro de que no te han cortado el servicio.
  • Tu compañía de Internet no ha notificado averías en tu zona en las últimas 24 horas.
  • Tus vecinos no se llaman Heidi y Pedro, tienen un perro san bernardo llamado Niebla, se dedican al pastoreo de cabras y, en definitiva, tu casa no está en el medio de los Alpes con el repetidor más cercano a varios cientos de kilómetros.
ofertas-fibra-optica

Entonces, si nada de esto es así, pero tu Internet va espectacularmente lento, tenemos malas noticias para ti: es muy posible que te estén robando Wifi.

Prueba a cambiar la contraseña del router a ver si la cosa mejora. Y que la clave nueva no sea 1234.

La prueba del WLAN, para amantes de los OVNIS

Una de las formas más sencillas consiste en desconectar del Wifi todos los dispositivos que estés utilizando y observar la luz WLAN (una de las lucecitas verdes o azules que le dan a tu router aspecto de OVNI).

¿Ves que la luz sigue parpadeando tras haber desconectado todo? Pues puedes estar casi -por no decir "totalmente"- seguro que alguien más está usando tu red.

Ok, prueba a cambiar la contraseña del router -12345 tampoco es segura- y ya de paso el nombre de tu red Wifi a algo contundente como: "Paga tu Wifi. Primer aviso."

Conexión intermitente, como tu vocación por el gym

Ojo, que igual resulta que llevas años apuntado al gimnasio y eres de los que sí va...

En fin, que si alguien te está robando Wifi, es probable que lo use a determinadas horas del día, como por la noche o durante la tarde. Fíjate, porque si la conexión de internet en tu hogar se marcha a cada rato, te toca cerrar bien la puerta y no dejarla ir. No, ahora en serio, que la red falle de manera constante sin que haya ninguna avería es prueba de que alguien está sobrecargándola con sus dispositivos.

Opción A: el autor de la sobrecarga eres tú mismo con Fortnite, Spotify, Netflix, una telenovela turca en la web de Mitele.com, Alexa diciéndote que te pongas la rebequita que por la tarde refresca, FaceTime con tus amigos que están de Erasmus y un buen Diógenes de torrents descargándose a la vez. Nadie te juzgará, pero sí que te recomendamos que priorices cosas o contrates más ancho de banda.

Opción B: tienes conectado un dispositivo, o un par... entonces alguien te está robando Wifi, porque por mucho que te hayas dejado, la sincronización de tu báscula inteligente con tu app de deporte para registrar tu peso no puede pesar tanto.

Vale, pues prueba a cambiar la contraseña del router -12456 tampoco es segura del todo-, no olvides bautizar tu red Wifi a algo contundente como: "Paga tu Wifi. Segundo aviso", y a esto súmale mirar un poquitín mal a los vecinos que te cruces en el ascensor, por si acaso alguno de esos es quien te la está liando. Ten en cuenta que Carmen, la del quinto, también es sospechosa, aunque te parezca maja.

Cómo puedes saber quién te roba Wifi

Siendo un hecho que alguien se está conectando a tu red de Internet sin tu permiso, tienes 3 opciones:

  1. Desconectar el Wifi y aprender a vivir sin internet para que no te lo roben. Mano de santo para agüarles la fiesta a los gorrones, pero poco práctico partiendo del hecho de que tú mismo necesitas Internet.
  2. Mejorar la seguridad de tus contraseñas. Si tu nombre de red es "Casa de Pepito" y tu contraseña es "Pepito2021", esto te seguirá pasando. Sí, también aunque el año que viene cambies tu contraseña a "Pepito2022". Y no, ponerte nostálgico con "Pepito2020" no es más seguro.
  3. Identificar quién te está robando Internet. Detectar intrusos te puede venir de cine para bloquearles el acceso a tu router y, si la actitud no cesa, avisar a las autoridades.

Como existen verdaderos Arsène Lupin del robo de Wifi, te vamos a echar un cable de red, badummmmpst! para que puedas localizar a los gorrones y dejarles fuera de tu Wifi sin despeinarte.

Usa una aplicación para detectar a quien se autoinvita a tu Wifi

Las aplicaciones son uno de los métodos más sencillos y fiables a la hora de detectar compañeros de Wifi indeseados. Solo hace falta descargarlas, ejecutarlas y empezará a rastrear tu propia señal y la de todo aquel que la utilice. Después, te enseñará una lista con la dirección IP de todos los usuarios que se encuentren conectados.

¿Te acuerdas de aquello de no quedar en el patio para un tiroteo a lo Westworld? Sigue vigente. No puedes tomar la justicia por tu mano, pero sí que puedes proteger mejor tu red y, si la actitud de tus vecinos persiste, darles un aviso a través de la comunidad de vecinos sobre las posibles acciones legales que tomarás si insisten en colgarse de tu red sin tu permiso.

Algunas apps que pueden servirte son Angry IP Scanner y Wireshark siempre que utilices un ordenador de sobremesa. Además, lo mejor es que funcionan para todos los sistemas operativos, por lo que da igual si tienes Windows, Linux o MacOS X.

Si quieres comprobarlo desde tu teléfono móvil, dependerá de si es Android o iPhone. Si se trata del primero, puedes confiar en Network Discovery, Fing o Net Scan. Por lo contrario, si tienes iPhone o iPad, te proponemos iNet, IP Network Scanner y Fing.

Entra en tu router, en sentido figurado

Al decirte que entres en tu router, no estamos animándote a desmontarlo (aunque sería una buena forma de matar el aburrimiento, pero debes asegurarte de saber montarlo de nuevo) ni mucho menos a que intentes meterte literalmente dentro. ¿Tú también eras de los que de pequeño pensábamos que podíamos meternos en la tele y ver a la gente que estaba ahí metida? Nos pasa a casi todos, como lo del robo de Wifi.

Lo que te recomendamos es acceder a la configuración de tu red desde el ordenador. Si no sabes cómo hacerlo, puedes llamar a Atención al Cliente de tu compañía proveedora de Internet y te ayudarán a hacerlo.

Para configurarlo desde Windows, debes entrar a tu navegador y entrar en la puerta de enlace. Para llegar hasta ahí solo tienes que introducir los números 192.168.1.1 (puntos incluidos) en tu buscador.

Después, se abrirá una ventana pidiéndote un usuario y la clave de acceso. No te alarmes, son las que venían con el rúter, así que solo tienes que mirar en la pegatina donde aparece la contraseña del wifi.

Seguidamente, consulta uno de los tres apartados que te mostramos, pues dependiendo de tu compañía telefónica aparecerá uno u otro. Así, accede a «DHCP», «log» o «registro de equipos conectados». En esta sección podrás obtener una lista con las direcciones IP de todos los dispositivos conectados.

Una vez ahí, tienes dos opciones: por un lado, puedes consultar tu IP y eliminar las que no coincidan (pues serán de personas ajenas a tu casa), o desconectar todos los móviles, ordenadores y tabletas de tu hogar. Si después de ese apagón tecnológico todavía sale algún equipo en la lista, desconéctalo, pues habrás identificado al intruso.

Cómo proteger tu privacidad con Ciberseguridad x 10

Una de las condiciones básicas de toda red doméstica, junto con la velocidad, es la seguridad. Por este motivo, conviene blindar tu wifi para que nadie se cuele.

Antes que nada, descarta por completo la idea de tener tu wifi sin contraseña (sería como dejar abierta la puerta de tu casa). Vale que es más sencillo no tener que escribir contraseñas kilométricas, pero tiene ciertos riesgos.

Ten en cuenta que cuando alguien se conecta a tu red sin tu permiso, en la mayoría de los casos se queda en lo obvio: gorronearte Internet para no pagar ellos, pero en otros casos puede ser aún más grave, debido a lo vulnerable que resulta tu conexión. Algún intruso podría llegar a meterse en tus ficheros privados: email, cuentas bancarias, perfiles de redes sociales.

Ciberseguridad x10 de Yoigo

Para reforzar la ciberseguridad desde Yoigo hemos creado SafeGO, un conjunto de soluciones como Ciberseguridad x10, que te ayudará a tener controlada la actividad de tus cuentas de Internet para evitarte disgustos.

Cambiar la contraseña de la Wifi, la primera puerta que blindar

Claro está que la contraseña que viene con el router será bastante segura, pues combina letras mayúsculas y minúsculas con números para formar una lista interminable que hace totalmente imposible que alguien la adivine.

Sin embargo, el hecho de que esté en una pegatina situada debajo del aparato es ya de por sí un agujero de seguridad considerable.

Por este motivo, te proponemos que crees tu propia contraseña. De acuerdo con los expertos en ciberseguridad, una clave segura tiene que tener, como mínimo 8 caracteres.

Tratándose de una red, te aconsejamos que incluyas unos 10 ó 12. Ahora bien, no vale una palabra larga, ya que un programa de piratería la adivinaría fácilmente. Descartamos, entonces, otorrinolaringólogo, electroencefalografía y el primer capítulo de El Quijote.

Otro de los trucos que te recomendamos consiste en escribir mal las palabras, ya sea incluyendo faltas de ortografía, cambiando el orden de algunas letras o alternando letras y números que se le parezcan (como el 4 y la A, o el 3 y la E).

Recuerda, además, evitar claves obvias como «12345678», «abcdefgh» o «contraseñademiwifi». Parece obvio, pero siempre hay quien sorprende.

Cambiar la contraseña es muy sencillo, solo tienes que acceder a la misma dirección que explicamos antes (192.168.1.1) por medio de tu buscador y escribir tu nombre de usuario y clave de acceso cuando te lo pidan. Acto seguido, dirígete a Configuración inalámbrica > Seguridad inalámbrica > Contraseña y deja volar tu imaginación.

Suponiendo que optas por dejar la contraseña que venía cuando compraste el router, considera quitar la pegatina y guardarla en un lugar más seguro, o bien hacerle una foto y deshacerte de ella.

Dato importante: por muy creativo que te pongas, procura que tu contraseña sea algo que puedas recordar. No queremos que caigas en tu propia red de seguridad y te quedes sin poder utilizar tu propio Internet. No obstante, si eso llegase a ocurrir, podrías resetear el router o recibir ayuda de tu operadora para hacerlo y fijar una nueva contraseña.

Cambia el nombre de tu red para evitar la ingeniería social

Si activas tu Wifi, verás que la mayoría de redes de tu alrededor tienen un nombre formado por la compañía telefónica y una pequeña sucesión de números y letras. Te proponemos que cambies también ese nombre de red, así tus vecinos no sabrán que es de un hogar (fácilmente hackeable) y pensarán que puede ser de una empresa o cualquier otro lugar con mayor seguridad que una red doméstica.

RussianEmbassy es un ejemplo de nombre de red modificado para parecer serious business, aunque igual nos hemos pasado y la culpa es de ese enganche tan serio que tenemos con The Blacklist.

Otro punto a considerar es la ingeniería social, nombre pomposo para algo que en realidad es más viejo que el hilo negro: que una persona que te conozca sea capaz de intuir tu contraseña basándose en aquellas cosas que sabe que son importantes para ti.

De esta manera, si el nombre de tu red de "Casa de Pepito" y tu vecina Carmen, la del quinto (sabemos que te cae fenomenal pero, recuerda, ella también está en la lista de sospechosos) te conoce y sabe que lo más importante para ti es tu perrita Paca, va a tener muy fácil probar con "Paca2021" como contraseña, et voilà!

Si cambias el nombre de tu Wifi a algo que no pueda relacionarte directamente contigo, por mucho que los posibles intrusos sepan que "Paca2021" es una contraseña que tú usarías, al no saber cuál de las redes que aparecen es la tuya, tendrían una dificultad añadida.

En fin, que para cambiar el nombre hay que hacer lo mismo que para la contraseña. Entrar en 192.168.1.1 y seguir la ruta que te enseñamos antes (Configuración inalámbrica > Seguridad inalámbrica > Contraseña).

El gran desconocido: ¿WEP, WPA o WPA 2?

Si no estás interesado en el mundo de la informática, seguramente los términos WEP, WPA o WPA 2 te parecerán siglas o palabras desconocidas. No te preocupes, te las explicaremos de forma sencilla, ya que serán tus grandes aliados a la hora de acorazar tu red familiar.

Esos tres términos son los principales tipos de cifrado inalámbrico, con distintos niveles de seguridad. El más recomendado generalmente es WPA, puesto que funciona con todos los dispositivos electrónicos. Sin embargo, el WPA 2 es el más seguro, aunque no funciona con todos.

Respecto al último, al WEP, todavía puede encontrarse en algunas redes antiguas. Si ese es el caso, te aconsejamos cambiarlo, ya que tiene importantes deficiencias en protección.

Qué hacer si te roban wifi

Si encuentras dispositivos que no se corresponden con los que tienes en tu hogar, eliminarlos es muy sencillo. Además, tienes la opción de bloquearlos para que nunca más puedan volver a conectarse.

Expúlsalos accediendo a configuración

Una vez más, la solución pasa por acceder a 192.168.1.1, el centro de mando de toda la red Wifi doméstica. Una vez ahí, dirígete al apartado «Dispositivos conectados» (anteriormente explicamos cómo llegar hasta ahí fácilmente). En esa lista de «enchufados» podrás seleccionar a los que no reconozcas como tuyos y eliminarlos.

Siempre cabe la opción de que por las características de tu red no tengas acceso a ese panel. Entonces, la mejor opción es llamar a la operadora de telefonía y decirle que te den acceso a tu configuración para que tú mismo puedas eliminar a los usuarios que desees.

Disuádelos para mantenerlos lejos

Si les haces creer que tu Wifi no merece la pena, acabarán por buscar otra red a la que conectarse. ¿Cómo logramos esto? No pretendemos que te pongas a repartir folletos hablando mal de tu compañía telefónica, solo basta con desconectar la red cuando salgas de casa. Así, no podrán conectarse siempre que quieran y acabarán aburriéndose (esperemos).

Crea un filtro MAC

Esta opción es casi infalible, ya que creas una lista con los medios electrónicos de tu hogar que pueden conectarse a tu red. Así, ningún vecino podrá hacer uso de la misma, ya que no se encontrará en tu lista de invitados.

Para ello, accede de nuevo a tu configuración. Una vez ahí, ve al apartado «Wifi» (o uno que tenga nombre parecido) y después a Filtrado MAC. Es en esa sección donde crearás tu lista con los dispositivos permitidos introduciendo sus direcciones MAC.

Si no conoces tu dirección MAC, no te asustes, es muy fácil obtenerla. En Windows tienes que abrir el comando Ejecutar pulsando la tecla Windows + R. Ahí, escribe cmd y pulsa la tecla Enter. Eso te llevará al Símbolo del sistema. Luego solo tienes que escribir ipconfig /all para que te aparezcan distintas entradas. Fíjate en la que pone «Dirección física», es tu dirección MAC.

Si tu sistema operativo es macOS, tienes que ir a Preferencias del sistema > Red y en el panel de la izquierda selecciona la red a la que estás conectado. Después, accede a Avanzado (en la parte inferior) > Hardware y ya habrás encontrado la dirección.

En Linux tampoco hay que seguir un método difícil. Debes ir a la consola del sistema, escribir ifconfig y en el apartado HWaddr estará tu dirección personal.

En Android, la ruta sería Configuración > Wifi > Ajustes avanzados y en esa parte tendrías la dirección. Para iOS el procedimiento es igual de sencillo, vas a Ajustes > General > Información > Dirección Wi-Fi, que es el que mostrará tu MAC.

Como has podido ver, cómo saber si te roban Wifi es muy sencillo, así como eliminar a los intrusos, si es que ya han conseguido entrar en tu red doméstica. Recuerda que, aunque sea bonito compartir, tus vecinos no deben vivir a tu costa sin tu permiso, ya que además se trata de un tema de seguridad: a través de la red pueden entrar en tu ordenador o móvil, llegando incluso a tus fotos y datos personales.

SUSCRÍBETE Y GANA PREMIOS

LO + TOP

RELACIONADOS