Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Tecnología

Descubre todas las diferencias entre módem y router

6 min

Los dos están relacionados con la conexión a Internet de tu casa, pero cumplen funciones importantes muy distintas.


Llevas toda la vida utilizándolos de forma indistinta y nunca nadie te ha corregido. No es culpa tuya, es que en España no se hace pedagogía sobre las herramientas diarias relacionadas con Internet y la tecnología.

¿Te imaginas una asignatura sobre glosario de conectividad? ¿O un profesor que en vez de enseñarte a manejar las sangrías de Word se pusiera a explicarte cuáles son las mejores extensiones de Chrome? No ¿verdad?

Para eso tienes que ir a Internet e informarte tu mismo. De lo contrario podrían llegar a engañarte. No hablamos de un truco tan barato como el phishing, pero sí de errores con las empresas que te llevarán a pagar más de lo que deberías.

Confundir el módem y el router no es un error tan grave como para que te ocurra eso, pero sí te puede dar más de un problema a la hora de hablar con el servicio técnico para que te arreglen la conexión.

Si te interesa este tema sigue leyendo por que por fin vas a conocer para qué sirve uno y otro, sin tostones técnicos o explicaciones más largas que un día sin Instagram.

¿Qué es y para qué sirve un módem?

Salías del colegio, corrías a casa esperando la llamada de la chica que te gustaba, y cuando por fin entraba escuchabas el clásico “piiiiiiiiiiiiii”. Ah, tu hermano estaba navegando a la vez por Internet y tenía ocupada la línea.

Esto, aunque no lo creas, tiene que ver con el módem (en esa época el teléfono y el ordenador estaban conectados a la línea con la misma frecuencia y por eso el aparato no podía diferenciar entre uno y otro).

¿Sigues sin entenderlo? Presta atención a la etimología de la palabra. “Modem”, aunque nunca te lo hayas planteado, es un acortamiento de “modulator” o “modulador” en español y también de “demodulator”.

Esta última acepción se explica a que el aparato, como señala el diccionario de Oxford, también sirve para “convertir los datos de una forma apta para el procesamiento a otra apta para la transmisión telefónica”.

Ahí está la clave. El módem es un dispositivo que convierte señales digitales en analógicas y viceversa, para que pueda transmitirse a través de líneas de teléfono o fibras ópticas. “Conectado a un ordenador, permite la comunicación con otra vía telefónica”.

En la práctica y para lo que nos interesa, es un aparato que traduce la señal analógica de tu ISP (tu compañía de Internet) en señales digitales que tus equipos puedan procesar. No queremos ponernos técnicos, pero esto lo hace mediante un cable RJ11 (FYI).

luces módem

Los hay de dos tipos, internos y externos, aunque los que están más extendidos son los segundos:

  • Módem interno: es una tarjeta que lleva inscritos todos los circuitos de un módem normal, y que suele venir instalada entre los propios componentes internos del ordenador. (“conectándose al bus interno de comunicaciones”).
  • Módem externo: es el que estás probablemente usando para leer esto. Es una caja (habitualmente de color blanco o negro) que se conectan por cable a la red de teléfono. Llevan luces incorporadas que indican el estado de la conexión.

¿Qué es y para qué sirve un router?

No hemos dejado este aparato en segunda posición por casualidad. Para entender qué es un router antes hay que haber interiorizado el funcionamiento del módem. ¿Por qué? Pues porque este entra en acción justo después.

Si bien el módem traduce y envía la señal, solo lo hace hacia un dispositivo. Para poder conectarte a Internet con el ordenador, el móvil y la tablet necesitas de un aparato que reparta la señal. Ese es el trabajo del router.

Como su propia palabra indica, “enruta” la señal para que llegue a todos los periféricos que estén en su radio de acción. Por eso un módem sí puede funcionar sin un router, pero un router no vale para nada sin un módem.

Esto, claro, siempre y cuando solo quieras conectar un dispositivo a la red. Lo cual, siendo totalmente sinceros, es irreal en la era digital que vivimos.

El módem se suele conectar a uno de los muchos puertos del router (conocido como “red de área amplia” o WAN), mientras el resto de dispositivos se conectan al mismo de forma inalámbrica a través del estándar Wi-Fi.

¿Has revisado tu instalación y no encuentras el módem? Ahora mismo vamos a eso.

Ni módem ni router: una solución híbrida

Hace algunos años las compañías telefónicas sí ofrecían por un lado el módem y por otro el router. Era otra época en la que no era tan habitual tener 5 o 6 dispositivos en casa conectados a la red.

En la actualidad lo más habitual es que se ofrezcan aparatos “dos en uno”. Son los conocidos como módem-router, y en ellos se aglutinan tanto las funciones de uno como del otro. Si no haces un uso muy intensivo de Internet, te valdrá con el que te ofrezca la operadora.

Te ahorras cableado, instalaciones y complicaciones técnicas. Solo tienes que preocuparte de que lo que conoces como router (que en realidad también es un módem) funcione correctamente, y llamar al servicio técnico si no es así.

En el caso de que estés teniendo problemas de conexión, a lo mejor ha llegado la hora de echar un vistazo y comprar un modelo más potente. Antes de eso, ojo, te recomendamos que aprendas a diferenciar los distintos tipos de routers.

Voy a comprar un router ¿qué tengo que mirar?

Ahora bien, si ni aún así te aclaras por los anglicismos y el resto de datos técnicos, siempre te quedará la sección de más vendidos de Amazon. Los votos te pueden ayudar a elegir el producto con más popularidad.

Para los más listillos, aquí van unos pocos factores a tener en cuenta para que no te den gato por liebre:

  • Puertos: fíjate en el número de puertos Ehternet que ofrece. Casi todos los fabricantes se ponen de acuerdo para incluir cantidades similares, pero las diferencias las puedes encontrar en los puertos USB y en el estándar de estos.
  • Versión: a mayor versión, mayor velocidad de conexión. No es una cuestión en absoluto baladí. Cuando vayas a comprar trata de encontrar modelos que tengan certificación WiFi 6.
  • Potencia: hablamos tanto del procesador como de la memoria. Son componentes muy importantes en un router, porque de ellos depende el rendimiento del aparato.
  • Firmware: aunque antiguamente entrar en la configuración del router era algo vetado a informáticos y frikis, hoy es de lo más normal poder ajustar ciertos parámetros. Eso te lo permitirá este factor, y no todos cuentan con el mismo número de opciones.

Tenemos que advertirte de que comprar un router bueno y de calidad puede costarte más de 200 euros. Por eso es importante que estudies tu consumo y evalúes con seriedad si lo necesitas.

Algunas marcas de prestigio que te pueden orientar en la compra son TP-Link, Asus, Netgear, AVM o D-Link, aunque hay muchas otras. Si eres gamer, desde Bloygo te acabamos de dar el secreto para acabar con la latencia y el temido ping.

SUSCRÍBETE Y GANA PREMIOS

LO + TOP

RELACIONADOS