Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Guías y tutoriales

Cómo montar un setup gaming potente en tu habitación

8 min

Ponte al nivel de los streamers más famosos con un equipo potente y unos periféricos a la altura.


Dice la RAE que es un extranjerismo “innecesario” y que en realidad lo que hay que utilizar es “jugador o “jugón”, pero lo cierto es que cada día son más personas las que se suman a un colectivo con nombre propio.

Seamos sinceros, no es lo mismo decir “videojugador” que “gamer”. Lo segundo refiere a una estética, unos hábitos y un pensamiento muy concretos. Son esos que definen a toda una generación de jóvenes apasionados por la tecnología y los videojuegos.

Y sí, es una religión que se lleva por dentro, pero en los últimos años se han popularizado como nunca los setups; configuraciones de, normalmente habitaciones, para jugar. Son esas especies de naves espaciales que promocionan los streamers en Twitch.

¿Quieres montarte algo así en casa? No te vamos a culpar. Si te gustan los videojuegos es normal querer contar con el mejor equipo para disfrutarlos. Que todavía no tengas la habitación llena no es por ti, sino por tu bolsillo.

Y es que montarse uno de estos setups es realmente caro. Al menos si queremos emular a los influencers con lo mejor de lo mejor. Porque si hablamos de dar el pego o cumplir con lo mínimo, entonces sí hay opciones.

Es verdad que ya solo en el PC y las consolas se te van a ir unos buenos euros, pero si consigues encontrar buenas gangas para todo lo demás, el presupuesto final te puede quedar bien majo.

En este artículo te vamos a intentar mostrar los mínimos para montar un setup gaming barato. Desde accesorios hasta disposición del mobiliario. Todito todito.

Antes de empezar a montar el setup gaming…

Piensa. Nos bastaría con decir que pilles “un ordenador, una alfombrilla y una silla”, pero la cosa es algo más compleja. No hay una lista específica de productos que tengas que comprar. Todo dependerá de cómo quieres que sea el setup.

Hay usuarios a los que les basta comprar unas luces led, un segundo monitor y una alfombrilla, y otros que tienen que empezar desde cero porque seguían jugando con su portátil de 2013. Todo es cuestión de perspectiva.

Eso sí, hay una cosa que puedes anteponer a todo lo demás: la comodidad. No te compres nada que no vaya a estar más a gusto jugando. Lo decimos principalmente por el tema de la iluminación, que se tiende a prescindir de ella para parecer más cool.

En este apartado todavía no tendrás que gastar dinero, por lo que es mejor que te lo tomes con calma y te imagines a ti mismo ya jugando en la habitación. ¿Listo? Pues aquí van algunas cosas a tener en cuenta:

  • Iluminación: no nos referimos a las luces led, sino a la ubicación de la ventana respecto a la televisión o el monitor. ¿Hay una buena iluminación en general? Evita el contraluz y piensa cómo mejorarla antes de nada.
  • Espacio: no tiene por qué ser en tu habitación. Si esta no es muy grande puedes probar a utilizar otra estancia como base. Intenta, claro, que no sea una zona de tránsito habitual para tu familia o compañeros de piso. Ten en cuenta que el setup ocupa bastante espacio.
  • Cama: aléjala todo lo posible del PC y las consolas. Primero, porque irradian calor incluso minutos después de apagarse, y segundo, porque tendrás tentación de saltar de ella a la silla y viceversa. Mejor que no.
  • Muebles: ¿Tienes ya un escritorio majo? Puedes aprovecharlo para instalar el equipo. Si tienes estanterías u otras cosas por medio, es mejor que las retires o que pienses en reorganizarlo todo.
  • Orden: No hace falta que te digamos que un espacio desordenado aparenta ser más pequeño de lo que es. Ya que te vas a pasar muchas horas ahí, qué mejor forma de apañarlo que poniendo un poco de orden.
  • Ventilación: Si tu ventana contrapuesta a la puerta intenta calcular la zona de la silla en medio de esa recta imaginaria. Por ahí habrá corriente de vez en cuando. No olvides que los equipos irradian calor, y que en verano podrías cocerte cual macarrón hervido.
  • Color de las paredes: mejor tonalidades claras que oscuras. Te dará mayor sensación de amplitud.

Si ya tienes todo eso preparado entonces sí; es momento de ponerse manos a la obra y empezar a comprar los ingredientes de nuestra pizza techie.

¿Qué necesito para montar un setup gaming?

Para montar un setup gaming barato lo primero que necesitas es fijarte un presupuesto total. Pueden ser 1000, 2000 o 500 euros. Incluso con menos de eso te puedes apañar algo. Lo importante es que tengas claro desde el principio cuánto te quieres gastar.

El problema aquí es que de no hacerlo podrías acabar igual de perdido que a la hora de comprar un coche nuevo. Con tanto número y elementos distintos, se termina desdibujando el valor del dinero, y al final te arrepentirías del agujero en la cartera.

Con eso claro, pasemos al ataque.

PC Gaming

Es la partida en la que vas a palmar más pasta. No te alarmes. De hecho, si te tienes que gastar mucho dinero, es justo aquí donde tienes que hacerlo. Al menos si quieres jugar de forma fluida y sin cuelgues.

No vamos a entrar en muchos detalles porque ya tenemos otro artículo [este de aquí] en el que explicamos la movida. Pero te dejamos con unas pinceladas de requisitos técnicos para jugar tranquilo en 2021:

  • Memoria RAM: 8 GB si vas justo, 16 GB en presupuestos más elevados.
  • SSD: con un Crucial BX500, 480 GB, o un Samsung 870 EVO, 500 GB debería bastarte. Con más dinero tira hacia un ADATA SU800.
  • Tarjeta gráfica: la EVGA GeForce RTX y la AsRock AMD Radeon 6X son las mejores. En rangos más bajos de precios, una MSI GeForce GTX 1660 está bien.
  • Procesador: la familia Ryzen 5000 de AMD o i9 de Intel Core. Si vas más justo mira especificaciones más asequibles dentro de estas marcas.

Silla gamer

Hay mil y un detalles a valorar en este aspecto. Nosotros solo te vamos a decir que cuánto más configurable sea, pues mejor. Eso incluye tanto la altura, como el reposabrazos, el respaldo y el cabezal.

Apuesta por la polipiel o directamente por la tela (con el cuero te sudará el culo), que el cojín tenga memoria, que el pistón sea de clase 4, y que el respaldo se recline en un rango que vaya de los 90º a 135º.

Monitor

Quédate con esto: mucha frecuencia de refresco y poca latencia. Hay otras cosas secundarias a valorar como el HDR, la restitución del color, la retroiluminación o la misma resolución. Pero los 60 FPS son lo que son, no hay más.

No olvides tampoco el tiempo de respuesta (MPRT). NVIDIA, AMD y otras empresas ya cuentan con tecnologías de refresco adaptativo que protegen la imagen del siempre molesto stuttering y tearing. ¿Quieres más de un monitor? Si te aporta valor práctico, dale.

Alfombrilla

Son mucho más un elemento decorativo. Si juegas con poca sensibilidad en el ratón busca un mousepad extendido (también valen para el teclado y los brazos), y si haces lo contrario, limítate a uno compacto de entre 30 y 40 centímetros de anchura.

Las de tela son las más baratas, pero las de plástico cumplen mejor para FPS y otros juegos en los que se necesite rapidez. Si apuntas a lo premium mira modelos de aluminio, mucho más precisos y vanguardistas. El reposa-muñecas es siempre un plus.

Ratón

Es totalmente opcional, pero ya que estamos, mejor cambiarlo todo. Tendrás que elegir entre sensor láser (más precisos en DPI), y sensor ópico (mejor manejo a altas velocidades). Dependerá de tus gustos y preferencias.

En cuanto al DPI (sensibilidad del ratón), menos implica más precisión y al contrario igual. No te olvides de las opciones de configuración, la ergonomía y el sistema de conexión. ¿Cable o inalámbrico? Ahí ya depende de ti.

Iluminación LED

No todo es funcionalidad y números. No hay un buen setup gaming que se precie que no cuente con una buena iluminación. El gusto aquí hace mucho, porque hay quienes prefieren montarse una feria, y otros que abogan por la sutileza.

Para elegir las mejores luces mira su voltaje (elige entre 12V, 24V o 220V). Si estás pensando en una iluminación contextual intenta que tenga tecnología PWM. Con eso evitarás el parpadeo de las luces en grabación. Ah, y sé creativo.

Algunos ejemplos de buenos setup gaming

Con toda la teoría explicada, llega el momento de pasar a la práctica. Si eres un habitual en Instagram ya te habrás dado cuenta de que entre chicas en bañador, bebés, coches, comida y animales cute, hay muchos usuarios presumiendo de sus setups.

¿Por qué te interesa esto? Pues porque de ahí puedes sacar mucha inspiración para tu propia habitación. No te decimos que lo copies, pero sí que imites la disposición de elementos y otras cosas más sutiles. Mira, mira.

Nunca sabrás si la última superestrella del League of Legends te está pegando la paliza del siglo con un portátil desde el baño. Pero lo que sí puedes hacer es alegrarte un poco la vista en ese espacio en el que pasas tantas horas.

Móntate una buena battlestation, y además de presumir por redes sociales, empezarás a disfrutar de los videojuegos de otra forma.

SUSCRÍBETE Y GANA PREMIOS

LO + TOP

RELACIONADOS