Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Tecnología

Tecnología y salud femenina: innovación para menstruar con dignidad

4 min

La menstruación ha sido escondida por siglos y aun es motivo de vergüenza en algunos rincones del mundo. Por suerte, la tecnología se vuelca en hacer este proceso más digno para todas.


Cada vez son más las iniciativas tecnológicas pensadas para la monitorización de la salud femenina y para que todos los procesos naturales de la mujer sean lo más llevaderos posible.

Y es que no sólo hablamos de menstruación, sino también de embarazo y menopausia y de cómo las sociedades deberían estar cada vez más preparadas para asumir con respeto la existencia de estas etapas de la salud de la mujer.

Be Girl: Menstruar con dignidad en países en vías de desarrollo

Por desgracia, en un mundo cada día más globalizado, aún quedan rincones en los que está casi todo por hacer. La buena noticia es que hay personas haciéndolo.

Una de ellas es Diana Sierra, de Be Girl, que se ha propuesto que las niñas en África puedan menstruar con dignidad gracias a braguitas reutilizables que les permiten hacer vida normal durante su período.

En Pienso, Luego Actúo, la plataforma de branded doing de Yoigo, te contamos su historia. ¡Dale al play!

Si quieres conocer más historias como la de Diana, de personas que pensaron y actuaron para cambiar el mundo, entra en piensoluegoactuo.com. Si quieres conocer los avances tecnológicos más punteros para la salud femenina, sigue leyendo.

Innovación para mujeres: de 1921 al siglo 21

1921 fue un año clave en la búsqueda de eso que muchos conocen como “dignidad menstrual”. Fue el año en el que la primera compresa, Kotex, vio la luz en Estados Unidos, aunque los primeros documentos sobre la necesidad de innovar para hacer más cómoda la fase menstrual datan de 1790 y las primeras patentes de 1854, según una investigación de la Universidad de Iowa, que registra unas 185 patentes previas a la aparición de esta primera compresa.

Primer anuncio de Kotex, en 1921

Desde entonces hasta hoy ha llovido muchísimo y las ideas para hacer de la salud femenina algo más digno y confortable han ido desde considerar ropa creada específicamente para el período menstrual, hasta complejos vitamínicos concebidos para compensar las fluctuaciones hormonales que se producen durante la menstruación, el embarazo y la menopausia.

A continuación, veremos algunos de los pasos que la tecnología ha dado para facilitar las distintas fases de la salud femenina.

Fitbit: monitorización de la salud femenina

Las pulseras de actividad se están convirtiendo en un imprescindible para muchas personas en todo el mundo. Ya sea como meros monitores de actividad o con funcionalidades de cuantificador integradas a un smartwatch, marcas como Fitbit han dado un paso al frente en la monitorización de la salud femenina.

Así, las usuarias de los modelos de Fitbit que cuenten con monitorización de la salud femenina podrán registrar las distintas fases de su ciclo menstrual y tener una idea más clara de los cambios que experimenta su cuerpo durante las diferentes etapas del ciclo.

Según Fitbit, “Monitorizar el ciclo puede ayudar a comprender mejor qué sucede en el cuerpo, a reconocer irregularidades periódicas y a identificar patrones menstruales vinculados a actividades diarias, como el sueño y el ejercicio”.

Looncup: la copa menstrual inteligente

Cada día son más las mujeres que sustituyen las compresas y tampones por una copa menstrual. ¿Y qué tal si esa copa menstrual estuviese dotada de funcionalidades para aportar en la salud femenina.

Looncup fue un proyecto de Kickstarter en el que ya no se puede participar donando, pero que en su día consiguió casi 200.000 dólares y que todavía da mucho de qué hablar, especialmente porque sus creadores consideran que le queda muchísimo recorrido: de ser una copa menstrual vinculada a una app móvil a ser un verdadero ayudante para que tu médico acierte con sus diagnósticos gracias a la información que puede ocultar la sangre perdida en una menstruación.

Looncup sería, entonces, no sólo capaz de analizar el color y cantidad del flujo menstrual para avisar vía smartphone cuándo retirar la copa, sino que además podría generar reportes sobre signos de anemia, diabetes o colesterol, a partir del análisis de la composición de la sangre.

Livia, el enemigo de los cólicos menstruales

Ibuprofenos, bolsas de agua caliente, infusiones de la abuela y hasta masajes aprendidos de YouTube… los odiosos cólicos menstruales parecen invencibles, tanto en el caso de padecimientos como la endometriosis, como en las mujeres con buena salud y menstruaciones normales.

Esto justifica la creación de Livia, un dispositivo portátil, liviano, recargable y con una autonomía aproximada de 15 horas, que promete enviar estímulos eléctricos al vientre de la usuaria para bloquear sus receptores de dolor y, con ello, aliviar el dolor menstrual.

El camino por delante

Ojalá estuviésemos más cerca de poder decir que somos parte de una sociedad plenamente consciente del rol de la mujer en el día a día y de las fases por las que atraviesa el cuerpo femenino.

Aun así, gracias en parte a la tecnología estamos avanzando y dejando muy atrás la vergüenza de menstruar y los "chistes" machistas de tu cuñado, en un mundo en el que la figura femenina adquiere cada vez más autoridad, acercándose a un ideal de igualdad de género que hace más bien poco era todavía impensable.

De hecho, en algunos países de Asia ya se considera que las mujeres que sufran fuertes dolores durante su período menstrual puedan acceder a tres días de permiso remunerado con la llamada baja menstrual que, por cierto, ha estado a punto de instaurarse hace poco en Italia.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!