Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Tecnología

Lo último con lo que juega Google son cables táctiles para tu móvil: I/O Braid

3 min

Tras el intento de que no tocáramos el teléfono gracias a la cámara frontal del Pixel, ahora tienen en el laboratorio unos cables que reconocen nuestro tacto


A Google lo conocemos por ser el buscador en la red de redes, alguno más metido en el tema tecnológico sabrá que es la empresa que está detrás de Android, pero en realidad es un laboratorio infinito de ideas, que intenta llevarlas a la práctica de la mejor manera posible.

A veces son cosas que no salen de sus oficinas, otras se atreven a integrarlas en productos reales, pero lo que sí hace de forma inteligente es mostrarnos de forma periódica el estado de esos proyectos, invitándonos a pensar un poco en el futuro.

Lo último que tiene el horno es un sistema de control innovador llamado I/O Braid, inicialmente pensado para nuestros dispositivos móviles: cables táctiles.

Según como toques el cable, hace una cosa

Tal y como suena, imagina que puedes interactuar con el cable de tus auriculares, o con un cordón que llevamos colgado. El ejemplo que en Google nos ponen es sencillo: controlan la reproducción de música en el teléfono móvil con diferentes interacciones sobre el cable.

Apretarlo con dos dedos hace las veces de reproducir y pausa, un doble toque pasa a la siguiente canción, y retorcer un poco el cordón hace que suba o baje el volumen de la canción. Obviamente podríamos encontrar muchas más aplicaciones, pero creo que queda bastante claro de lo que estamos hablando.

Lo interesante de la historia es que estos cables táctiles nos permiten controlar dispositivos sin tocarlos directamente. Vamos a conocer mejor cómo lo consigue y qué tecnología hay implicada:

El poder de la inteligencia artificial

db05fdfc-cfec-4824-9120-4486bd2fd4f3-image8

Helical Sensing Matrix, HSM, o matriz de detección helicoidal, aquí está la clave del asunto. El cable cuenta con un recubrimiento especial con una serie de conductores que detectan la interacción con nuestra piel.

Adicionalmente,en el interior, hay unos cables confeccionados con fibra óptica que detectan con alta sensibilidad, ya que cortamos o dejamos pasar la luz con nuestro contacto.

El funcionamiento lo podéis entender mejor en el vídeo que ha publicado la propia Google, pero nos tenemos que quedar con que el sistema identifica sin problemas los toques, la intensidad, el tiempo, los deslizamientos e incluso las rotaciones y flexiones.

Detrás de todo esto no hay un simple mecanismo de detección, ya que Google está entrenando a un sistema de inteligencia artificial para que aprenda la mayor cantidad de formas posibles de gestos, y su transformación en señales digitales.

479ea359-9331-4508-8935-ca3f05fe6b8e-image11

Nos cuentan que hay contempladas más de 850 formas, sacadas de doce personas diferentes interactuando con los cables, realizando los mismos gestos, cada uno con sus particularidades. La precisión del algoritmo está en un 94% respecto a las funcionalidades deseadas.

Por ahora experimental, con muchos retos

Tranquilidad en las masas, esto que Google nos enseña por ahora no es más que experimento de laboratorio, aunque con la empresa del buscador nos podemos esperar cualquier cosa. Lo que parece claro es un sistema que todavía tiene muchos retos y vallas que saltar, ya que está sujeto a muchas interacciones experimentales difíciles de evitar.

El principal cometido de Google es seguir entrenando a su algoritmo de inteligencia artificial, para cubrir mejor el funcionamiento, al tiempo que estudian su implementación en otros lugares “textiles” que no son cables o cordones. Por ejemplo, las chaquetas del futuro:


La chaqueta Jaquard

Desde hace muchos años Google lleva persiguiendo la idea de mezclar ropa con tecnología, y uno de sus proyectos más sonados es Project Jacquard. Para darle visibilidad a esta historia hicieron migas con Levi’s y crearon chaquetas vaqueras.

Una prenda llamada ‘the Commutter’, muy especial por sus posibilidades y precio, ya que cuestan 350 dólares. Se trata de una chaqueta aparentemente normal, sin estridencias ni ningún elemento que no esté vendiendo tecnología: productos invisibles con hilos conductivos, conectividad inalámbrica y superficies táctiles en los tejidos sobre prendas convencionales.


Project Soli

1571152821_archive_Motion_Sense_rz750

A este lo conocemos mejor, es un proyecto que llevaba años en desarrollo en los laboratorios de Google y al final terminó formando parte de los teléfonos Pixel 4 y 4 XL. Project Soli lo utilizaron en la cámara frontal de estos dispositivos.

¿Para qué? Pues era un intento de revolucionar la forma en la que usamos los teléfonos, ya que el radar que incorpora permite reconocer en el aire las manos y dedos del usuario, pudiendo interactuar con el teléfono sin necesidad de tocarlo.

Una segunda mejora tiene que ver con la seguridad biométrica, ya que consigue que el reconocimiento de rostros sea mucho más eficiente.


¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!