Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Tecnología

Esas aplicaciones están acabando con tu batería: consejos para alargar la vida de tu móvil

7 min

¿Conoces las opciones ideales de carga? Hay demasiados mitos relacionados con la carga de nuestros teléfonos, también aplicaciones que consumen demasiado


Quedaron muy lejos los días en los que los teléfonos duraban una semana sin tener que ser cargados, hoy, con mucha suerte, nos duran una jornada. Es obvio, son auténticos ordenadores portátiles que siempre están conectados y nos muestran la información en pantallas impresionantes, con una calidad gráfica difícil de imaginar hace pocos años.

Los fabricantes no encuentran el santo grial de las baterías y han optado por evolucionar los sistemas de carga. Es muy importante la optimización del sistema operativo al hardware, y el buen desempeño de las aplicaciones, pero también nosotros podemos hacer cosas para alargar la vida de nuestros teléfonos.

En este artículo os presentamos dos partes que se complementan, en primer lugar vamos a hablaros de las opciones ideales de carga y desmitificar algunas costumbres que no tienen sentido hoy en día. En una segunda parte os presentaremos aplicaciones glotonas y algunos consejos para alargar la batería.

En busca del porcentaje de carga ideal

Numerosos estudios, incluso los propios fabricantes, aconsejan no acercarse a los extremos de su capacidad durante la jornada: ni al 0% de batería, ni al 100% en su recarga. Como un vicio heredado del pasado, pensamos que las baterías tienen memoria y hay que dejarlas bien vacías antes de empezar con una nueva carga, pero esto ya no tiene sentido e incluso es perjudicial.

photo-1545235616-db3cd822ad8c

La carga ideal del teléfono debería moverse entre el 40 y el 70%, pero es una cantidad complicada de mantener en el día a día y es mejor pensar en un rango más realista, como puede ser tener la batería del móvil entre el 20 y el 80%. Compañías como Samsung recomiendan nunca bajar del 20%.

¿Cómo se consigue esto? Si estás en movilidad puede resultar más complicado, pero si estás en casa o llevas una batería externa, podemos hacer pequeñas cargas que nos vayan colocando el teléfono dentro de esa franja ideal.

Si vas a guardar tu teléfono mucho tiempo en un cajón, también es saludable dejarlo en una carga cercana al 50% antes de apagarlo.

¿Se puede calibrar una batería?

Continuando con porcentajes, tenemos que saber que el sistema operativo interpreta la carga que nos queda en base a unos algoritmos que pueden perder fiabilidad conforme pasan las jornadas de carga. Es buena práctica hacer una calibración mensual.

vida_bateria

¿Cómo? Fácil, en primer lugar cargamos el teléfono al 100%, luego lo usamos de forma normal hasta que consigamos llegar al mínimo de batería, entre 0 y 5%, de hecho algunos fabricantes apuestan por que el teléfono se nos apague solo. Lo siguiente es dejarlo reposar unas horas antes de ponerlo a cargar, en una carga que tendrá que ser con el dispositivo apagado y hasta el 100%.

Evita el sobrecalentamiento

Las temperaturas extremas son el principal enemigo de nuestras baterías. Especialmente debemos tener cuidado con los sobrecalentamientos, que reducen el rendimiento y terminan por acortar la vida útil de nuestros teléfonos.

¿Estás grabando mucho vídeo o jugando mucho tiempo a un título exigente? ¿Notas que el teléfono se calienta demasiado? Es bueno hacer pausas y dejarlo refrigerar. De la misma forma que el calentamiento producido por el propio teléfono es malo, también lo es cuando es el sol o el ambiente el que va a tostar nuestro terminal: no lo dejes expuesto.

photo-1563276652-585c729ce76b

En el momento de cargar el teléfono tampoco es aconsejable situarlo cerca de fuentes de calor intensas, incluso es recomendable no ponernos a jugar o ver vídeos mientras carga. Hay teléfonos como los OnePlus que contemplan estas situaciones, pero es mejor dejarlos respirar en esos momentos.

Los teléfonos están diseñados para aguantar mejor el frío que el calor extremo, pero eso no implica que también les sienten mal las bajas temperaturas. Están pensados para funcionar bien en ambientes que estén alrededor de los 20 grados, si nos vamos a un lugar con 5 grados bajo cero, la capacidad de la batería se va a ver reducida de forma importante.

¿Dejamos el móvil cargando por la noche?

La tecnología de las baterías actuales y los sistemas de carga no van a sufrir por que nos dejemos un teléfono cargando. Se pondrá a cargar hasta su máximo punto y cuando llegue a él, cortará el flujo de energía. Tampoco supone ningún peligro.

Posiblemente el teléfono lo tengamos encendido y siga consumiendo energía, entonces el sistema de carga se volverá a conectar para ir rellenando la batería en pequeños intervalos, en este sentido todo está controlado.

Otro tema diferente es el de los porcentajes de carga ideales, de los que os hablamos en el punto anterior: el teléfono va a estar cargándose por encima del 80% todas esas noches. Sistemas operativos como iOS 13 lo tienen en cuenta que hacen una recarga nocturna inteligente, no sobrepasando del 80% en toda la noche, hasta el final, que lo cargarán al máximo.

Usa un cargador de calidad

photo-1517320069935-381614f8c1e5

Nos fijamos en el conector, si es el mismo que tiene nuestro teléfono, adelante, nos ponemos a cargar. Pero no es buena práctica usar lo primero que tenemos a mano, lo ideal es elegir el cargador oficial, el que viene en el paquete de compra, o en su ausencia, uno con al menos la misma calidad y especificaciones.

Cada cargador tiene unas características determinadas, incluso tecnología y diseños diferentes en su interior que hacen que la carga esté optimizada para un terminal concreto. Esto se ha agudizado ahora que los sistemas de carga rápida se están extendiendo.

Puede que con un cargador de dudosa calidad tardemos más en realizar la operación, no se cargue bien, incluso se produzcan daños. Para asegurarnos unos mínimos, miraremos el voltaje e intensidad del cargador oficial, e intentaremos cumplir con eso.

Aplicaciones que destrozan tu autonomía

photo-1544976556-90b74491fe33

Hay aplicaciones que consumen muchos recursos, y no necesariamente por estar mal programadas, algunas son muy necesarias y otras puede que tengas que buscar una alternativa para conseguir el mismo servicio con un gasto menor.

  1. Creo que es comprensible, aplicaciones como Netflix son grandes consumidoras de energía, nos encanta pero es obvio que necesita de muchos recursos para funcionar: hace streaming y su principal función es reproducir vídeo. Le pasa lo mismo a otras de su terna, como HBO o Amazon Prime Video.
  2. Los servicios de Google Play suelen aparecer siempre en las aplicaciones que más recursos comen, sin conocer nosotros bien la razón. No hay que desactivarlo, es lo que nos permite tener el resto de aplicaciones siempre actualizadas, también es el encargado de autenticarnos, mejora las búsquedas sin conexión, o mejora la experiencia con mapas y juegos en Android.
  3. Atentos a las aplicaciones del tiempo, como Weather Channel, un clásico para ver el pronóstico meteorológico. En Android el propio servicio de Google nos parece mejor opción. En general es bueno echar un ojo a widgets y aplicaciones que muestran información en primera plana.
  4. Las redes sociales son muy glotonas por estar siempre liadas con notificaciones, pero aquellas que se atreven a hacer contenido en directo como historias con filtros en tiempo real, se llevan la palma en consumo. La que más gasta diríamos que es Snapchat, que accede a la vez a la pantalla, a la cámara y al micrófono, al tiempo que realiza los efectos. Del mismo palo, Instagram o Facebook.
  5. Las aplicaciones de Amazon están muy mal optimizadas, tanto las compras con Prime (Amazon Compras) como los libros a través de Amazon Kindle, son muy tragonas sin realmente mostrarnos nada especial. Podríamos prescindir de ellas si no las usamos a diario.

Buenos hábitos para alargar tu batería

photo-1536692192939-f1547f1cde39

Al margen de tener cuidado con las aplicaciones citadas, hay cosas que son siempre interesantes a tener en cuenta para que tus jornadas de teléfono sean más largas, vamos a exponerlas en el siguiente listado:

  • Los juegos y las aplicaciones que muestran vídeo son claramente las que más consumen, todo lo que sea tener la pantalla encendida y el procesador gráfico funcionando, es quemar batería.
  • De nuevo vamos con la pantalla, si necesitas alargar la vida durante el día, reduce el brillo de la misma. Reducir el tiempo de espera de la misma también puede ser positivo, para que se apague sola con rapidez si no estamos interactuando.
  • Cada uno tenemos aplicaciones diferentes, así que echa un vistazo a los ajustes de batería para descubrir qué otras aplicaciones consumen una cantidad desproporcionada de energía.
  • Las aplicaciones que utilizan geolocalización como Google Maps son también devoradoras de energía.
  • Si no los están usando, desactiva conectividades como Bluetooth, GPS, incluso WiFi. Ten en cuenta que en lugares con poca señal, el teléfono consume más intentando conectar. Ante la duda, siempre usa WiFi.
  • Las versiones de pago suelen ser menos glotonas al no contar con anuncios.
  • Confía en el “modo ahorro de batería” de los teléfonos.
  • Apaga los asistentes inteligentes si necesitas energía.
  • Limitar el uso de datos en segundo plano, para cuando estamos fuera de WiFi que no consuman. Se configura en el menú de datos móviles de tu teléfono.
  • Mantén el teléfono actualizado, tanto el sistema y las aplicaciones.
  • Desactiva notificaciones menos importantes.

Imágenes | Jonathan Kemper | Daniel Korpai | Caspar Camille Rubin | Alexander Andrews | Steve Johnson


¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!