Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Tecnología

El futuro de Internet no pasa por el Wifi, sino por los cables

3 min

Miles de metros de cableado submarino son los responsables de que tengas Internet en casa. ¿Qué sabes de ellos?


A todos nos parece que eso de los cables no va con el futuro, que los Ethernet ya han vivido su época dorada en Internet y que ahora les toca esperar a su jubilación, pero, hemos de decirte que la realidad es muy distinta.

Lo cierto es que casi todo el Internet del planeta, hasta el mayor troll de Forocoches, depende todavía de los cables. ¡BOOM! Te acabas de quedar en blanco y el mítico error 404 domina tu mente. Tranquilo, que ahora te lo explicamos todo.

Internet bajo el mar

Empecemos con los fríos datos. ¿Qué queremos decir con que los cables dominan Internet? Pues que el ciberespacio es lo que es gracias a 300 tubos de fibra óptica que viven debajo del mar, como Bob Esponja. Mil millones de metros submarinos que son responsables del 99% del tráfico de datos a escala global. Así, como lo lees.

Pero claro, tener una infraestructura de este tamaño en las profundidades marinas es estar expuesto a daños por las anclas de los barcos, a los tiburones hambrientos y hasta a un kraken, y es que hay que tener en cuenta que algunos cables llegan a 9 kilómetros de profundidad, donde puedes encontrarte hasta lo más siniestro de la Deep web.

Infografía CablesAtlantico

Reparar uno de estos tubos es más complicado que sorprender a Harry Potter en un espectáculo del Mago Pop, además de muy caro, así que, para intentar evitar los accidentes, algunos cables llegan a tener el grosor de un brazo humano medio con hasta siete capas de protección.

Un método centenario

Pero todo este tinglado no es cosa de la fibra. Lleva haciéndose desde 1858, cuando se empezó a tirar cableado entre Estados Unidos e Inglaterra para conectar telégrafos. ¿Podrían ser estos cables los responsables del hundimiento del Titanic en lugar del supuesto iceberg? Pues va a ser que no.

Del telégrafo hasta la fibra hemos seguido utilizando más o menos la misma fórmula. Un barco lanza el cable conforme avanza lentamente y este va quedándose en lo más hondo. Así que, si un día te pierdes haciendo submarinismo, tan solo te hace falta que sigas el cable para llegar a tierra.

En este mapa interactivo se muestran los cables que existen actualmente y la postal visual que nos deja este mapa es la de un planeta con más tubos que un parque aquático. Todo para que puedas disfrutar de la mejor fibra en casa.

¿De quién es Internet?

Además, en el mapa también pueden verse sus propietarios que, dada la importancia de este cableado, podríamos calificarlos como los señores de Internet.

En el Océano Atlántico, saliendo principalmente de Estados Unidos y llegando a Inglaterra, nos encontramos con empresas como Deutsche Telekom, Level 3 o Microsoft entre otras, mientras que en el Pacífico reparten el bacalao (y por bacalao nos referimos a megas) Google, Facebook o Amazon.

Y para el futuro se prevé más de lo mismo. En nuestro país, Microsoft y Facebook ya han desplegado un cable que va directo a Bilbao (que al ser un cable vasco tendrá el tamaño del brazo de Vin Diesel) y se está preparando otro que irá de Brasil a Portugal sin pasar por el Reino Unido.

¿Por qué cables en lugar de satélites?

¿Y por qué se hace esto en lugar de usar los satélites? Pues porque la velocidad de transmisión de datos por cable es mucho menor, y el coste también.

Por absurdo que parezca, tirar un cable de Estados Unidos a Inglaterra solo implica salvar la distancia que los separe, mientras que usar un satélite a más de 30.000 kilómetros de altura implica que los datos irían de Inglaterra al satélite y del satélite a Estados Unidos. Imagina la diferencia de velocidad si quisieras conectar por satélite Alicante con Mallorca.

Así que, por el momento, los días inalámbricos de Internet quedan lejos y vamos a seguir dependiendo del cable, ese cordón umbilical que nos seguirá alimentando con vídeos de perretes y gatetes. ¿Quiere decir eso que Internet no está evolucionando? Por supuesto que no, cada día que pasa se logra una mayor velocidad y una mejor conexión, y todo eso gracias a nuestros amiguitos subterráneos. Si los satélites no van a mejorar lo que hay ahora, que sigan orbitando. ¡Larga vida al cable!

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!