Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Tecnología

¿Conoces los riesgos de cargar tu móvil en un USB público?

5 min

Los USB públicos pueden ser una puerta de entrada para malware y hackers. Evítalos para proteger tu dispositivo de hackers y programas maliciosos.


Tenemos menos del 15% de batería. Llegamos a un establecimiento público. Echamos un vistazo de 360 grados deteniéndonos en cada rincón del local en busca de un conector USB. ¡Bingo! Justo al lado del sofá encontramos uno libre. Con paso decidido nos dirigimos hasta él para recargar el móvil mientras nos tomamos una taza de café. ¿Te suena esta escena? Pues tienes que saber que los puntos de recarga de USB púbicos pueden ser la puerta de entrada de malware, virus y hackers para tu móvil o dispositivo.

¡Cuidado dónde te 'enchufas'!

Encontrar un conector USB con su reluciente cable blanco en el hotel donde nos alojamos, en la cafetería donde descansamos o en el aeropuerto donde esperamos nos puede hacer gritar “¡alabada sea la diosa Fortuna!” cuando nos queda un 15% de batería en el móvil. Pero, ¿has pensado alguna vez quién puede haber al otro lado del cable?

La fiscalía de Los Ángeles sí que lo ha hecho. Ha lanzado una alerta pública en la que recomienda a los ciudadanos evitar los conectores USB públicos ante el peligro de ser víctimas del llamado juice jacking. Se trata de una técnica mediante la cual hackers pueden robarte directamente información privada de tu dispositivo como fotografías, contactos o contraseñas de todo tipo. La cosa aún puede ir a peor, ya que también podrían instalarte un malware para registrarte conversaciones y estar al corriente de toda la actividad que realices con el móvil.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Ingeniería en Informática ha alertado en diversos medios de comunicación que existe un “riesgo muy elevado”. Los expertos consideran que el peligro es similar al de conectarse a wifis públicas y la recomendación es la misma: “no utilizar los puertos de USB públicos, porque desconocemos quienes son los otros usuarios y cuáles son sus fines”. La Policía Nacional también lleva un tiempo recomendádonos tener mucho ojo donde cargamos nuestros smartphones.

¿Quién hay detrás del USB público?

No sabemos si el USB público está manipulado para infectar nuestro dispositivo con un código maliciosos para tenernos monitorizados sin saberlo. La empresa de seguridad informática Kaspersky indica que el hackeo a través de los conectores de USB públicos no es una técnica muy extendida, aunque recomienda ser precavidos porque “la amenaza existe y es real”.

De hecho, la compañía realizó hace unos años un experimento para demostrar que la seguridad de los móviles puede verse comprometida cuando se cargan mediante un USB estándar conectado a un ordenador. Es lo que se denomina handshake (“apretón de manos”).

La firma de antivirus constató que los dispositivos revelan “una gran cantidad de datos” durante el proceso de conexión entre ambos aparatos, como el nombre del dispositivo, el fabricante, número de serie, información de firmware o, incluso, el sistema de archivos. Y, según comprobaron, es posible encontrar formas de comprometer la seguridad de un teléfono inteligente, incluso sin tener que instalar un malware.

Tampoco conocemos donde se conecta el cable USB que usamos en establecimientos públicos. Sería perfectamente posible que en el otro extremo hubiera un equipo de piratas informáticos espiando tu móvil y accediendo a tus datos privados. Algunos sistemas operativos nos informan sobre la confiabilidad que nos ofrece la conexión. Pero aunque confiemos en ella, los hackers dominan técnicas para engañarnos una vez que no hemos enchufado en el puerto manipulado.

Toma precauciones, lleva siempre el cargador encima

Quedarse sin batería es uno de los peores temores para millenials, generaciones Z o familiares reenvían memes compulsivamente. Pero, ¿vale la pena arriesgar tu dispositivo por subir un poco el porcentaje de batería? En Yoigo os queremos dar unos consejos para que no te quedes a cero y te mantengas alejado de hackers.

  • Usa puertos USB de confianza. Sí, ya sabemos que es obvio, pero no nos cansaremos de recomendarte que te abstengas de utilizar los puertos USB públicos por muy grande que sea la tentación y lo necesitado que estés de batería.
  • No salgas de casa sin el cargador. Los cargadores actuales ocupan poco espacio y en la mayoría de lugares públicos encontrarás un enchufe donde recargar el móvil o tablet de forma segura. Los piratas informáticos no saben hackearlos... de momento.
  • Utiliza baterías portátiles. Si no quieres llevar el cargador, una buena alternativa son las baterías externas portátiles. Los conocidos como powerbanks son un salvavidas para muchos viajeros y siempre serán más recomendable que recurrir a un USB público.
  • Apaga el dispositivo mientras se carga. Si realmente no hay más opción que cargar el teléfono utilizando uno de los puntos USB públicos, los expertos recomiendan apagar el dispositivo mientras se recarga. De esta manera evitaremos que haya tráfico de datos y reduciremos los riesgos casi a cero.
  • Bloquea el móvil con una contraseña. Relacionado con el consejo anterior, si debemos recurrir una fuente de recarga pública, es conveniente blindar el dispositivo con un password y no desbloquearlo durante el tiempo de carga.

Es habitual que tengamos el móvil en modo MTP si solemos conectarlo al ordenador frecuentemente. De esa manera, el PC lo detecta automáticamente y puede acceder a la memoria de almacenamiento. ¿Qué pasa cuando lo conectamos en un lugar desconocido? Pues que corremos el riesgo de que nuestra información privada se vea expuesta.

Lo primero que debemos hacer cuando conectemos el dispositivo en un puerto de USB ajeno es asegurarnos que el móvil esté exclusivamente en modo carga. Fíjate en que no aparezca ningún icono del USB en la barra de notificaciones. En caso de que nos solicitase qué tipo de conexión queremos realizar, selecciona modo carga o desconéctalo para evitar un posible malware.


Cuando tu móvil llegue a ese temido 15% de batería, recuerda lo que te explicamos en este artículo antes de recargar tu smartphone en el primer USB público que te encuentres. Esa foto que quieres publicar o el mensaje que quieres enviar, ¿vale tanto como para exponer tu móvil a los riesgos del hackeo?

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!