Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Internet

¿Cómo eran los navegadores webs de los inicios? Conoce las opciones más importantes antes de que Chrome existiera

4 min

Un repaso por la historia más reciente de nuestra tecnología, desde los primeros navegadores a mediados de los noventa hasta nuestros días


Podemos decir sin miedo alguno que el navegador web es la aplicación más importante de nuestros dispositivos informáticos, es la puerta a Internet de los ordenadores, prácticamente podemos hacer de todo a través del navegador.

Los navegadores web llevan con nosotros más de dos décadas, con nombres muy sonados como Chrome, Firefox, Netscape o Internet Explorer alternando el dominio, con la particularidad de que muchos de ellos han estado presentes en diferentes plataformas: el navegador siempre ha estado por encima del sistema operativo.

Si os interesa conocer cómo ha sido la evolución de los principales contendientes, desde 1996 hasta el año pasado, echad un vistazo al siguiente vídeo:

Los móviles pasan de direcciones web

La realidad es que la llegada de los dispositivos móviles y sus tiendas de aplicaciones han cambiado bastante la forma de acceder a los servicios de Internet. El navegador web sigue ahí, presente y necesario, pero nos hemos acostumbrado a acceder a las cosas a través de un icono, pasando bastante de direcciones web.

En los navegadores tradicionales el denominador común siempre ha sido esa barra de direcciones, donde introducimos combinaciones complicadas de recordar con puntos, letras y números, esperando que debajo nos aparezca la deseada web donde navegar.

Pero la realidad es que la forma en la que navegamos por la red de redes ha evolucionado mucho en todo este tiempo, por eso vamos a hacer un repaso por la historia:

Navegando a comienzos de los 90

WorldWideWeb y Line Mode Browser

El primer navegador web data de 1990 y fue creado por Tim Berners-Lee, que a su vez es el padre de la World Wide Web, nuestra Internet. Ese navegador se bautizó igual, WorldWideWeb, para luego pasar a ser llamado Nexus para no llevar a confusión.

Estuvo únicamente cuatro años activo, y era además de navegador, un editor de las páginas web (HTML WYSIWYG). Funcionaba sobre el sistema NeXTSTEP, que más tarde daría forma a lo que hoy en día es macOS.

Ya contaba con cosas básicas hoy en día como los botones de navegación hacia adelante y atrás en páginas. Fue sustituido por Line Mode Browser, con la capacidad de funcionar en más sistemas de la época. Pruébalo aquí.

Mosaic

Posiblemente este es el más recordado como primer navegador, aunque no lo fuera. Lanzado en 1993 por Marc Andreessen, se podía utilizar en sistemas Unix, Windows y Mac. Es el primero que se parece a lo que hoy en día entendemos como navegador web.

Lo más importante de él es que sirvió de base para uno de los dominadores de la escena en los noventa, Netscape Navigator. Su código también fue utilizado en Internet Explorer y Firefox.

Llegaron Netscape e Internet Explorer

Netscape

El propio Marc Andreessen dio forma al sucesor de Mosaic en solo un año, era Netscape y se convertiría en el navegador más importante de los noventa, con permiso de Internet Explorer, ya que la pelea entre ambos fue bastante interesante.

Los más mayores lo habréis usado, era compatible con la mayoría de sistemas e introducía muchas de las tecnologías web - JavaScript, cookies, estándares W3C - que hoy en día nos han creado un Internet tan potente.

En él encontrábamos herramientas para el correo, grupo de noticias, incluso un editor de páginas web. Por todo este compendio de servicios terminó llamándose Netscape Communicator.

Internet Explorer

En 1995 llegó su rival más duro que a la postre terminó quedándose con el mercado, no fue otro que Internet Explorer de la mano de Microsoft. Al venir con el sistema operativo Windows la penetración fue muy rápida, llegando a conseguir una cuota de mercado del 95% en 2002.

Resulta curioso conocer que incluso estuvo disponible en Mac, previo pago de Microsoft por hacerlo el navegador por defecto del sistema. A pesar de su dominio mucha gente lo veía con malos ojos por la forma en la que se introdujo en nuestras casas, además de por no cumplir con todos los estándares webs, de hecho había que adaptar las páginas.

La aparición de Firefox

Otro versus importante, tras Netscape el siguiente contendiente para el navegador de Microsoft fue Firefox. Partiendo del código abierto de Netscape que se liberó en 1998, la gente de la fundación Mozilla sacó el navegador gratuito y libre que ahora relacionamos con el zorrito.

En 2010 llegó a tener el 30% de la cuota de mercado, peleando codo con codo con Internet Explorer.

Safari es la opción Apple

Apple decidió ir por su cuenta en esto de los navegadores, ofreciendo la mejor opción para todos sus equipos. Creó Safari en 2003 y nos acompaña hasta nuestros días con una cuota bastante más importante de lo que pueda aparecer, ya que es también el navegador de los sistemas móviles de la casa, donde es la única opción.

Qué pasa con Opera

Opera siempre ha estado ahí en un segundo plano, nunca cerca de ser dominador, pero con una cuota de mercado mínima que lo ha hecho sobrevivir. Activo desde 1996, nacido de la operadora noruega Telenor, ha intentado ofrecer cosas diferentes para postularse como un segundo navegador o alternativa.

El dominio de Chrome

Aunque no es el más veterano - nació en 2008 - es el que se ha comido la tostada, dejando a todas las alternativas muy atrás, siempre que hablemos de ordenadores. Desarrollado por Google, además de ser un gran producto y pieza angular de los servicios de la casa, también han sabido introducirlo con maestría: cada vez que usabas el buscador en cualquier navegador te sugería que usaras Chrome.

En solo tres años de vida consiguió superar a un estable Firefox en número de usuarios, y en poco más de un año ya era el dominador por encima de Internet Explorer. Actualmente se mueve en cuotas de mercado del 70%. Si mezclamos dispositivos móviles con ordenadores es muy posible que el segundo puesto esté en Safari de Apple, teniendo a Internet Explorer (y su heredero Edge) en el tercer puesto.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!