Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Internet

La gente se está viniendo muy arriba investigando cómo comprar tiempo

7 min

Se supone que en Internet puedes comprar todo, incluso tiempo, en el sentido estricto de la expresión: comprar tiempo.


Si "el tiempo es oro" y el oro se puede comprar y vender, por esa regla de tres es posible comprar tiempo y vender tiempo. Está lógica tan aplastante como imposible se ha materializado en uno de los negocios más sorprendentes de Internet: la compraventa de tiempo expresado en fechas, días, horas o fragmentos de estas unidades.

Si ya nos sorprendimos al saber que había gente investigando cómo comprar una estrella, se supone que esto nos debería pillar con una capacidad de asombro un tanto mermada, ¿no? No. Va a ser que esto de comprar tiempo también es para fliparlo. O que nos pilla mayores.

Cómo comprar el tiempo que necesitas

Desde siempre el ser humano ha buscado la manera de ganar tiempo, de poder viajar al pasado o al futuro para vivir acontecimientos famosos o intentar cambiarlos. Esto siempre ha dado lugar a diferentes formas de lograrlo, algunas con más imaginación que otras, pero siempre nos han aportado un poco más de tiempo o la ilusión de conseguirlo. Por ejemplo, se podría decir que tenemos una forma bastante aceptable de creer que hemos descubierto cómo viajar en el tiempo con una máquina del tiempo más que decente y, sobre todo, viable. Ahí es nada.

Get your time, la web para comprar tiempo

Con Get your time se supone que puedes comprar tiempo. No importa qué día quieras, si es el momento actual, un día señalado que está por venir o uno en el que ocurrió una efeméride importante. O bien una fracción de estos.

La promesa de esta web es que a través de ella puedes comprarte un día o todos los que necesites. Además, permite comprarte el día que tu elijas, como puede ser el día que naciste, el de tu boda o simplemente un día para hacer un bonito regalo a alguien.

Comprarte un día te puede costar desde 4,99 € hasta los casi 300.000 € que has de pagar si lo que te interesa adquirir es, por ejemplo, el 11 de septiembre. Una vez comprado un día recibes un certificado de propiedad expedido bajo notario que te acredita como su dueño. Los días importantes de la historia se pueden fraccionar en segundos que puedes ir acumulando, luego los puedes ir comprando y vendiendo en un mercado de segundos de fechas importantes que existe en la página.

El sentido final de comprarte un día en esta web es poder personalizarlo y publicar la efeméride que quieras conmemorar en esa fecha, disfrutarla con los tuyos y cuando te canses de ella, puedes venderla para sacarle un beneficio.

Pero, ¿cómo de real es lo de tener un día comprado a través de Get your time? La web emite un certificado y tus unidades de tiempo se pueden utilizar en su mercado de compraventa de tiempo. Ahora bien, para ser sinceros, no estamos seguros de cómo de oficial es tu propiedad ni de lo que implica. Si te interesa, date una vuelta por su web y lee sus condiciones de uso.

Las cápsulas del tiempo

Ideadas hace mucho tiempo, son una forma sencilla y económica de comprar tiempo. Eso sí, no dejan de ser una metáfora que consiste en guardar dentro de un contenedor cerrado una serie de objetos de la época, que permanecerán ocultos y sin abrir durante muchos años. Este contenido logrará viajar en el tiempo tal y como se encontraba en el momento de cerrarse. Más o menos lo mismo que le ocurre a un atún en conserva, pero con otras cosas.

Las cápsulas del tiempo pueden ser de muchas maneras, desde pequeños recipientes o cajas, pasando por grandes arcones o incluso habitaciones completas. La cápsula del tiempo más grande del mundo consiste en una cripta con capacidad para 45 toneladas que se abrirá en el 2025, albergando en su interior incluso un coche.

Otras también conocidas son la cripta de la civilización cerrada en 1940 y prevista que se abra en el 8113, más de 6000 años después. El cineasta George Lucas también ha enterrado una cápsula en su rancho con material de la saga Star Wars, hay otras cápsulas cuya apertura está prevista para dentro de cien o incluso mil años. Cualquier formato es bueno para ganar tiempo.

Los viajes en el tiempo

Otro de los temas favoritos de la historia de la humanidad es el inventar una máquina que nos pudiese transportar en el tiempo. Escritores como H.G. Wells fueron capaces de crear con su imaginación estas máquinas para viajar en el tiempo, y algunos como Julio Verne escribieron sobre objetos que más tarde serían inventados.

¿Fueron capaces de viajar en el tiempo? Estamos -casi- seguros de que no (siempre estaremos a tiempo de cruzarnos con Julio Verne en el Primark y descubrir todo el pastel), pero lo que sí nos consta es que sus mentes no tenían límites. Por eso fueron capaces de viajar al futuro y predecir lo que nos iba a ocurrir. Muchas veces viajar en el tiempo no es algo físico, sino psicológico, y sin movernos de nuestra casa lo podemos lograr.

Cómo ahorrar tiempo en tu vida

Otra forma que tienes de conseguir tiempo para tu vida es analizar tus actividades habituales. Seguro que en muchas de ellas puedes hacer cosas para ahorrar tiempo.

-Evita desplazarte a sitios muy lejanos, seguro que puedes buscar cerca de tu casa lugares donde puedes hacer o conseguir estas mismas cosas. El tiempo gastado en los desplazamientos no es productivo a menos que estés yendo de viaje a la Luna.

-Fija intervalos de tiempo máximos para determinadas actividades. Llamar por teléfono, consultar las redes sociales, responder a tu correo electrónico... Estas tareas deben tener un tope de tiempo, ya que es muy fácil que se prolonguen demasiado.

-Reparte las tareas. Dejar para los fines de semana o para los festivos asuntos como lavar la ropa, limpiar u otras tareas domésticas te pueden dejar sin un necesario tiempo para el descanso y el ocio. Reparte estos trabajos en huecos a lo largo de la semana.

-Recorta el tiempo de ineficiencia. Hay cosas que podemos hacer en mucho menos tiempo, ya que vamos con mucha tranquilidad si no nos aprieta otra cosa. Si puedes hacerlo en la mitad de tiempo, hazlo sin dudar. Ese tiempo restante lo puedes aprovechar en otros asuntos.

Ideas de negocio con el tiempo

Existen muchas ideas de negocio que pueden aportar muchos ingresos. Solo hay que darles el enfoque correcto. Uno de los más curiosos y que más llama la atención es cocinar con el lavavajillas. Esta técnica, además de sorprendente, supone un importante ahorro en tiempo y dinero.

El lavavajillas genera una gran cantidad de calor mientras lava los platos y cubiertos. Si introduces la comida en recipientes herméticamente cerrados, se pueden cocinar, logrando unos platos muy ricos y haciendo dos cosas a la vez: cocinar y lavar los platos. Solo tienes que buscar por Internet y encontrarás gran cantidad de vídeos y recetas.

Automatiza tu hogar

Las nuevas tecnologías han permitido automatizar muchos sectores de la economía y, por tanto, las tareas rutinarias de nuestro hogar también. Las cosas más cotidianas de tu vida se pueden hacer de manera autónoma y con ello lograrás un ahorro de tiempo para dedicarlo a otras cosas.

La incorporación de la tecnología wifi a la mayoría de los electrodomésticos va a permitir su gestión mediante aplicaciones. Los robots aspiradores ya te evitan tener que barrer o pasar la mopa diariamente. Ya se han inventado robots para el planchado o para limpiar los cristales, por no hablar de los robots de cocina. En pocos años, la domótica va a regalarte mucho tiempo libre.

Comprar tiempo: un plan con fisuras

Comprar tiempo es una de las ambiciones modernas más notables. Ahora bien, ¿son ideas blindadas las que tenemos actualmente al respecto? No, claro que no.

Comprar un día puede ser una idea de regalo original muy bonita, pero no te garantiza el pleno derecho de uso sobre ese día y, aunque así fuera, ¿cómo irías a la fecha de la que eres dueño a hacer lo que consideres que tienes que hacer? O, mejor dicho, ¿cómo evitarías que los cambios que otros hagan en los días de su propiedad no afecten a los tuyos? Al mejor estilo de Los Vengadores Endgame, es muy fácil hacerte la melena un lío cuando aquello que estás manipulando es, nada más y nada menos, el tiempo.

Y, para muestra, este artículo escrito por un cavernícola desde su nave espacial. Fin.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!