Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Guías y tutoriales

Lo que tienes que saber sobre la huella dactilar y el RGPD

8 min

¿Es legal que te pidan la huella dactilar para entrar a tu oficina o al gimnasio? Te contamos todo sobre este sistema biométrico y sus aplicaciones.


En los últimos tiempos hemos leído muchos artículos sobre los sistemas biométricos, el acceso con huella dactilar y el RGPD, pero la pregunta es: ¿Tienen relación de verdad? Todo esto ha saltado porque hoy en día muchos centros deportivos piden la huella para entrar al gimnasio, lo que ha causado mucho revuelo e incluso problemas judiciales. Porque si no eres Tom Cruise en Misión Imposible, noooormaaaal que te parezca raro que se necesite tu huella o tu retina o un pelo tuyo para entrar a cualquier parte.

Así que en este artículo intentaremos sacarte de dudas sobre la legalidad del control de acceso por huella dactilar y sobre otro tipo de sistemas de entrada a sitios que, a priori, no entrañan grandes riesgos de seguridad o de suplantación de identidad, porque vamos, si ya te cuesta a ti ir al gym habiéndolo pagado, ¡como para que quiera ir otro!

El auge del acceso con la huella dactilar

Lo primero que tienes que saber es que todavía no es posible que otra persona te suplante en el gym y te pongas en forma tú. Así que si tu plan maestro para esta operación bikini es dar el cambiazo con ese amigo tuyo que no se salta un leg day, vas listo. Lo segundo que debes saber es que normalmente los requisitos para poder acceder se basan en preguntar por algo que sabes, pedir algo que tienes o hacer valer algo que eres. Suena filosófico pero es de lo más terrenal: algo que sabes es tu usuario y contraseña; algo que tienes puede ser tan antiguo como una llave de cerradura de las de toda la vida; algo que eres aplica desde tu más tierna infancia cuando ibas al preescolar y podías entrar porque tus padres te habían matriculado, con lo cual eras alumno de ese colegio.

No obstante, todos esos sistemas de control de acceso también han sido impactados por la tecnología, de forma que a día de hoy muchos de los datos requeridos para hacer uso de una instalación o servicio se obtienen a partir de características fisiológicas, físicas o de comportamiento y son conocidos como datos biométricos.

En los últimos tiempos, el coste de todo lo relacionado con la tecnología se ha ido abaratando hasta conseguir que los lectores de huellas sean accesibles para casi cualquier tipo de compañía. Los sistemas de acceso más novedosos, como los de la huella, los faciales o los de retina, poco a poco han ido dejando atrás a los más tradicionales (tarjeta, contraseña...).

¿Cuál es el problema? Que los llamados datos biométricos son muy sensibles, ya que no se pueden revocar y, además, contienen información que puede ser relativamente fácil de clonar. Tampoco te emparanoies, que no estamos en Westworld y no hay 300 "tús" pululando por ahí. A lo sumo el doble que se supone que todos tenemos y poco más.

Gimnasios con acceso por huella dactilar

Algunos gimnasios han optado por el método de acceso mediante huella y por eso se han llevado alguna que otra denuncia. El Comité Europeo de Protección de Datos pone a estos centros deportivos de ejemplo de uso desproporcionado de los controles de acceso. Al menos por ahora, aunque es imposible descartar su normalización en un futuro prácxticamente inmediato.

Así que a la pregunta de si es legal el uso de la huella dactilar, la respuesta es que no o que, por lo menos, no puede constituir el único método de acceso, negarse no puede conllevar sanciones para el usuario y debe ser autorizado por este a la hora de celebrar un contrato privado con el gym o cualquiera que sea el establecimiento que solicita esta forma de acceso.

El gym te puede pedir la huella dactilar si tú aceptas darla

Antes de que veas en este tema la excusa definitiva para que el gimnasio no te vuelva a ver el pelo, y veas claras tus opciones por aquello de que para entrar al gym tienes que quebrantar la ley y para entrar a la heladería no, hagamos énfasis en el matiz que hemos hecho en el apartado anterior.

La celebración de un contrato privado (matriculación) que haces con el gym o, por ejemplo, con una empresa en la que deseas empezar a trabajar, puede dar lugar a concesiones que no estén plenamente estipuladas por la ley. Como cuando tu hermana recién parida te exige quitarte los zapatos para entrar a su casa sin contaminar al bebé y tú aceptas porque tu deseo de visitarla es mayor que tu asombro ante dicha petición, puede que realmente desees apuntarte a un determinado centro deportivo y por ello aceptes mediante un contrato privado que la forma de identificarte para acceder al recinto es con un lector de huellas.

No obstante, el establecimiento debería ofrecer otro mecanismo de identificación que complemente y en ocasiones pueda sustitur al biométrico, por ejemplo, una llave inteligente, una tarjeta de socio o tu propia ficha para que el recepcionista te deje pasar el torno si, por ejemplo, un día está estropeado el lector de huellas o te has lesionado el dedo (cortes, quemaduras, picaduras, etc...) y por lo tanto tu huella no es legible.

Otro punto relevante en este sentido es que la incorporación de la huella dactilar o cualquier otro sistema biométrico en los controles de acceso, no debería ser repentina ni una sorpresa para el usuario. Es decir, no es lícito que un día cualquiera estés yendo al gimnasio con intención de acceder con un carné de socio de siempre y te encuentres con que se han modernizado y ahora te exigen identificarte con tu huella. En este caso, estaríamos hablando de que el establecimiento ha modificado de manera unilateral e inconsulta un acuerdo previamente establecido contigo y dichas modificaciones quedarían sin efecto a no ser que te las planteen y tú las aceptes de forma explícita. En este caso podrías optar por poner una hoja de reclamaciones mientras decides si pasas por el aro torno con tu huella o te das de baja.

Para qué sirven los sistemas de identificación biométricos

Es interesante saber para qué suelen utilizarse estos métodos en la actualidad, aunque está claro que cada vez son más sus aplicaciones.

- Puertas de acceso al trabajo: este tipo de sistemas suele ser muy utilizado para eliminar el uso de las llaves en las empresas. Hay negocios en los que los diferentes turnos pueden hacer un poco engorroso el intercambio de sistemas clásicos, así que optar por estos métodos suele ser una alternativa muy interesante. Además, hay casos en los que tener que abrir la puerta continuamente puede afectar a la productividad de los trabajadores. Actualmente su auge está en aumento porque muchas empresas quieren reducir el uso de plásticos y ven en la identificación biométrica una buena forma de hacerlo para eliminar las típicas tarjetas de identificación y reducir su impacto ambiental.

- Más seguridad: en organizaciones en las que suele entrar y salir mucha gente, este sistema es, sin duda, otra vía de aportar más seguridad. Controlar quién entra y quién sale es muy importante para evitar que al centro de trabajo puedan acceder intrusos; por eso, con un control de acceso solo podrá acceder al centro el personal que previamente haya sido autorizado.

- Delimitar las diferentes zonas: en una empresa no todos los empleados pueden acceder a todas las áreas del centro de trabajo, ya que es frecuente que en algunas zonas sean almacenadas o custodiadas cosas de mucho valor o materiales extremadamente peligrosos. Delimitar las zonas de un lugar de trabajo es otra de las funciones de los sistemas de acceso.

- Mayor control: a veces, los trabajadores pueden olvidarse de identificarse, y en estos casos un sistema de control de acceso es una buena elección, ya que hasta que el empleado sea identificado la puerta o el tipo de barrera que haya no se abrirá.

Sistemas de identificación biométrica (y no) más comunes

Por supuesto, hay sistemas de acceso para todos los gustos. Conocerlos te ayudará a escoger cuál se adapta más a las necesidades que puedas tener en tu empresa.

Identificación por huella

Como ya hemos comentado antes, el sistema de identificación por huella es uno de los más utilizados actualmente. Este método utiliza puntos biométricos para poder identificar a las diferentes personas que estén autorizadas a acceder.

¿Por qué es un sistema muy utilizado? Porque es uno de los más económicos y seguros y evita que un trabajador pueda fichar por otro a la hora de entrar o salir del trabajo.

Identificación facial

Este sistema también utiliza puntos biométricos para permitir el acceso a cualquier tipo de zona. Es casi igual de económico que el de la huella dactilar, así que dependiendo de las necesidades de tu empresa y de lo que te resulte más cómodo, puedes optar por uno o por otro.

Identificación por retina

Este es un poco menos utilizado, ya que puede resultar menos económico. Hay muchos tipos de establecimientos que lo utilizan. De hecho, hay un bar en Bélgica que lo tiene para que solo sus clientes puedan acceder a sus instalaciones. ¿Te parece exagerado?

Identificación por proximidad

Es un método mucho más clásico pero que se sigue utilizando. La desventaja de este tipo de sistema es que se necesita llevar un objeto encima para poder acceder a la zona (tarjetas, llaveros, pulseras...).

Suelen ser utilizados en empresas en las que los empleados se tienen que ensuciar mucho las manos, ya que es una manera de mantener el control de todas las entradas en perfectas condiciones y que dure el tiempo estimado.

Identificación por contraseña

Este sistema para poder entrar seguramente sea el más tradicional. Aun así, no se ha dejado de utilizar, y con él cada empleado escoge la contraseña que quiera para poder acceder al centro de trabajo. Es un sistema barato y que funciona, eso sí, es un poco más lioso que los otros que hemos descrito ya que cualquier persona puede olvidarse de la contraseña, lo que puede causar problemas y pérdidas de tiempo.

Los controles de acceso más controlados que nunca

Como has podido ver, los elementos para regular el acceso a determinados locales están siendo en fase de evaluación, ya que no pueden ir en contra de la legislación de protección de datos, pero al mismo tiempo deben seguir permitiendo que se celebren contratos privados con el debido derecho de admisión y otras restricciones que las partes involucradas consideren pertinentes. Lo cierto es que la digitalización de prácticamente todo lo que hacemos nos irá llevando a sistemas de control cada vez más avanzados, ¿qué crees que será lo próximo?

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!