Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > ¡A lo Yoigo!

Diccionario Yoigo Vol. 8: la clave para entender a un informático sin saber HTML

5 min

Mapear, DM, VPN... con este vocabulario, no habrá rosco que se te resista.


Poquito a poco, seguimos traduciendo palabras tecnológicas para los comunes mortales mientras ampliamos nuestro diccionario. Porque sí, podrías atreverte a aprender élfico, klingon o incluso HTML para entender al informático del barrio, pero probablemente no te quede ninguna academia cerca y leernos es un poquito más fácil.

Si conocías estas palabras pero nunca las habías entendido del todo, esperamos poder encenderte la bombilla. Y si no las conocías, seguro que te serán de utilidad, aunque sea para fardar ante tus amigos ingenieros.

Mapear

Esta palabra tiene muchos años, y es que mapear no es más que trazar un mapa de una zona concreta, ya sea con tinta, papel (y mucho típex) como haría Colón al dibujar el mapa de la India o con migas de pan como hicieron Hansel y Gretel. ¿Y por qué mapear se ha convertido en una techiepalabra si lleva usándose desde hace tanto tiempo?

Pues porque ahora mapear es una funcionalidad más de aparatos inteligentes, como por ejemplo los robots aspiradores. Estas máquinas son capaces de, a través de inteligencia artificial y un láser que le permite leer superfícies, dibujar un mapa de tu casa con cada obstáculo que haya alrededor para que, al patrullar por tu salón, no esté chocándose constantemente con las patas de la silla. ¿Quién nos iba a decir a nosotros que fliparíamos tanto con un aparato que sirve para quitar la pelusa del suelo?

DM

Ya se sabe que en internet, nadie utiliza dos palabras si puede resumirlo en dos letras (o en un gif de gatos). Twitter puso de moda estas siglas, que significan Direct Message (mensaje directo en español) para referirse a esos mensajes que los usuarios mandan de forma privada a amigos o conocidos para que los demás no se enteren. Información que va desde dar tus datos personales a del tipo “¿has visto lo que ha dicho este?” o “tía, que he ganado la lotería”.

La cosa es que estas siglas se han convertido en internet en una de las formas más comunes de decirle a alguien que te escriba en privado, usándose en foros, juegos online u otras redes sociales como Instagram.

Photobomb

Ay, ¿a quién no le han hecho un photobomb alguna vez en la vida? Cuando hablamos de photobomb no nos referimos a aquella fotaza con la que podrás hacerte mundialmente famoso, o quizá sí, pero no por tus habilidades como flamante ganador del World Press Photo, sino por convertirte en un meme con patas.

El concepto de photobomb se refiere a esa instantánea que ya nunca llegará al álbum de fotos porque ha salido alguien detrás poniendo un careto. Imagina estar con tu pareja en Times Square y, tras media hora explicándole a una japonesa cómo va tu móvil mientras intentas que parezca que estáis solos, ¡pam! ahí está el graciosillo de turno sacando la lengua. Si te hierve la sangre ante una situación así, es normal. Se han comenzado guerras por menos que eso.

Dirección IP

Estas palabrejas son como Nirvana, un clásico de los 90 que a día de hoy sigue sonando con fuerza. Pero, aunque lleve tanto tiempo entre nosotros, eso no significa que a más de uno le salten chispas al oírla en una charla de bar.

La dirección IP (siglas de Internet Protocol) es básicamente como la dirección de tu casa, pero en internet. El interfono sería tu dirección de correo personal y tus vecinos, la gente con quien compartes el canal wifi. Por supuesto, tu casa internetera no sería una casa si no te llegara de vez en cuando al buzón un poco de publicidad en forma de spam.

Suponemos que ya te has hecho una idea. La dirección IP nos identifica en el ciberespacio ante los proveedores del servicio, la policía o un hacker, por ejemplo. De este modo, quien sepa nuestra dirección IP, podría llegar a saber desde dónde nos estamos conectando. Pero tranquilo, no hace falta que te preocupes en exceso, que la cosa no es tan fácil como meter la IP en Google y que se te abra Google Maps.

VPN

Ahora que ya sabes lo que es una IP, pasamos a la siguiente pantalla: las VPN.

Una Virtual Private Network (red privada virtual en español) se utiliza para desvincular esa dirección IP que te identifica en la red, enmascarándola. Más o menos, como cuando quiere quejarte del perro del vecino pero le dejas una nota sin firmar para no tener represalias.

En muchas ocasiones se asocia los VPN a comportamientos ilegales, debido al anonimato que este tipo de redes proporcionan, aunque también puede usarse para mandar información top secret tipo Wikileaks para que nadie pueda rastrearte. Además, también pueden usarse sin necesidad de ser un espía, por ejemplo para trabajar desde casa pero conectado a la red del trabajo con una mayor seguridad.

Otro uso bastante común es el de poder ver programas de televisión de otros países, como por ejemplo el late americano The Tonight Show que, con tu IP de España, no podrías ver.

Firewall

Como no podía ser de otra forma este palabro también está en inglés, aunque en nuestro país lo conozcamos como “cortafuegos”.

Esta palabra no es el mote de un personaje de Juego de Tronos, sino un programa informático que hace de barrera entre tu PC y el cibermundo exterior. Como un portero de discoteca, se reserva el derecho a admisión para bloquear accesos no autorizados y otro tipo de indeseables. No confundir con los antivirus, que están pendientes de cosas distintas, aunque complementarias. Al fin y al cabo, mejor contar con dos porteros para tener el local tranquilo si la cosa se pone fea.

Y con esto y un móvil plegable aquí te esperamos, tardes lo que tardes. Contándote las novedades techies más TOP, como el lanzamiento del Huawei P30 Pro, las mejores ofertas, como los 100Mb de fibra + 2 líneas móviles con 30 GB por 59 euritos al mes y alguna que otra palabreja, como las que te hemos contado hoy. Porque tu padre podrá seguir con los casetes en el coche y creer que pincho USB es un nuevo plato de Dabiz Muñoz, pero a ti la era digital no va a trollearte.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!