Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > ¡A lo Yoigo!

Propósitos de 2019 que sí vas a cumplir

6 min

En Pienso, Luego Actúo de Yoigo, nos ayudan a plantearnos propósitos de Año Nuevo que no sólo podrás cumplir, sino que realmente cambiarán tu vida y ayudarán a cambiar la de muchas personas


Los propósitos de Año Nuevo son geniales y fáciles de cumplir, sobre todo en aquellos añonuevos que no duran mucho más de dos meses. Y es que, no nos engañemos, a partir del segundo martes del año empezamos con aquello de "el próximo lunes empiezo" y se nos empiezan a olvidar la cara de nuestro nuevo entrenador personal, la receta de la ensalada de quinoa y que no tenemos por qué comprar todos los trapos que se pongan las Kardashian en Instagram.

¿A que molaría tener propósitos de Año Nuevo que merecieran tanto la pena y fuesen tan pero taaaaan fuertes que pudiesen derrotar nuestra pasión por Netflix y nuestra ansia por los helados? ¿A que molaría que nuestra motivación fuese mucho más allá de presumir biquinis o juntar dinero para el próximo teléfono de Apple? Gracias a Pienso, luego actúo, la plataforma de branded doing de Yoigo, este año vas a poder elegir un propósito para 2019 (o varios) tan poderosos que no vas a parar hasta verlos hechos realidad.

Un tratamiento para la leucemia que la cure como si fuera un resfriado

Este 2019 podrás colaborar con la Fundación Unoentrecienmil, iniciada por un padre en el momento en el que a su hijo le diagnosticaron leucemia. ¿Y cómo puedes colaborar? No sólo se trata de dar dinero. Puedes dar difusión a lo que hacen, puedes enviar ánimos para que en los días más difíciles nadie pierda de vista aquello por lo que lucha. PUEDES y eso tiene que ser lo más importante.

Juntos podemos conseguir que la ciencia le plante cara a esta enfermedad y la leucemia tenga un tratamiento tan sencillo como si de un resfriado se tratase, lo que se traduce en calidad de vida para pacientes, familiares e incluso para esos médicos de guardia que tendrían mucha más tranquilidad al saber que lo que a día de hoy es una enfermedad complicada, puede tener un pronóstico mucho mejor.

Jubilación: el primer día del resto de tu vida

Si crees que tu abuela es un ejemplo a seguir por lo bien que se le da tejer patucos, mira mejor, mira más de cerca. Seguro que encontrarás muchas más cosas inspiradoras en ella.

Porque nuestros mayores nunca dejan de enseñarnos cosas, Pepe, Piti y Los Antonios te van a demostrar lo bonito que es dedicar tu tiempo a una ONG. Ellos lo hacen con más horas disponibles porque ya se han jubilado, pero tú también puedes echar algún ratillo haciendo algo que ayude a que el mundo mole más, ¿verdad?

Cuidar el ambiente gracias a la innovación

Sabemos que hace mucho que dejaste de gastar papel en cartas a los Reyes Magos, pero no por eso has dejado de soñar, ¿a que no? ¿Y si te dijésemos que puedes escribir cartas, a los Reyes o a esa compañera de trabajo a la que adoras encontrarte junto a la máquina de café, sin hacer daño al planeta?

El ejemplo de Sheedo te va a encantar: papel plantable para que después de utilizarlo puedas ponerlo en un macetero y dar vida. Este 2019 tu mejor propósito puede ser descubrir y emplear soluciones tecnológicas para cuidar nuestra casa más grande.

La menstruación no tiene que dar vergüenza

Nos estamos ventilando el mismísimo siglo XXI y todavía hay lugares en el mundo donde la menstruación genera agobio y vergüenza. Por increíble que parezca, en los países más "avanzados" todavía hay muchas mujeres que evitan llamar menstruación a la menstruación y en los países en vías de desarrollo hay mujeres que se esconden durante los días en los que están menstruando.

¿Y tú qué puedes hacer? Primero, informarte sobre lo que significa menstruar con dignidad. Segundo, normalizar la idea de la menstruación, empezando por ti: si eres chica, llámala por su nombre, nada de decir "es que estoy mala", "es que estoy en mis días", como si los días de antes y los de después no fuesen tuyos, sino del vecino. Si eres chico, no te sientas incómodo cuando las chicas de tu entorno hablen de la menstruación y, en cualquier caso, evita chistes sobre los cambios de humor que se generan con la regla.

Solidarízate con la vida salvaje y las especies en peligro de extinción

Que lo tuyo son los pomerania y que siempre has querido un pony y que las arañas te dan un poco de yuyu no es un secreto para nadie. Y, mira tú por dónde, tampoco pretendemos sugerirte que tu próposito de año nuevo sea amar a las cucarachas y adoptar a unas cuantas.

Lo que sí te vamos a sugerir es que conozcas y difundas las iniciativas que se llevan a cabo para ayudar a cuidar la vida salvaje. Hay un montón de especies en peligro de extinción que no sólo son chulísimas y sería genial que tus nietos las pudieran conocer, sino que además ayudan a mantener el equilibrio del medioambiente para que el planeta siga funcionando. Por eso es tan importante que tomemos consciencia de su existencia y les echemos una mano.

Piensa en los demás

Quizá si te hablamos de inclusión intelectual te parezca que es un término muy complejo y que necesita una gran dosis de conocimiento técnico para que puedas ayudar, pero eso no es verdad. Con que tengas empatía, tienes gran parte del trabajo hecho.

En este 2019, piensa en que no todo el mundo es como tú. Hay personas que hablan otros lenguajes, ya sea porque son de otros países o porque su forma de comprender lo que les rodea es diferente a la tuya, simplemente eso.

Cuando vayas a un museo, a un centro comercial, a un teatro, abre bien los ojos y piensa si están señalizados para que todas las personas entiendan qué hacer, dónde se compran los tickets o dónde están los servicios. Si crees que la forma de señalizar ese lugar podría mejorar, ve al buzón de sugerencias y deja por escrito la necesidad de universalizar la comunicación de cara a la inclusión intelectual. Una nota breve y directa como: "este museo podría tener señales para personas con discapacidad intelectual, consultad con la ONG Altavoz" puede ser el inicio de un bonito avance hacia la inclusión intelectual. Y será gracias a ti.

Música en vena: tú puedes ayudar

No sólo te tragas las galas de OT sino que obligas a tus compis de piso a verlas contigo. Además, no hay un año en el que no organices una súper quedada para ver Eurovisión. ¿La razón? La música te gusta, te anima, te llena. A las personas que están en los hospitales, la música les puede ayudar un montón, ¿lo sabías?

Música en vena es una iniciativa que lleva música a los hospitales para contribuir a mejorar el estado anímico de los pacientes. Si sabes que la guitarra o la flauta o incluso el triángulo se te dan de miedo, ¿por qué no te animas y contactas con ellos para ir de vez en cuando a tocar en un hospital? Seguro que los pacientes no serán los únicos que se sientan mejor con esta experiencia.

Si nada de esto te encaja, piensa y actúa

¿Sigues sin saber qué propósito de año nuevo te gustaría adoptar y ninguna de estas historias te ha inspirado lo suficiente como para hacerte parte de algo así?

No te preocupes, porque todavía hay algo que puedes hacer: suscríbete al canal de YouTube de Pienso, luego actúo y estate atento a las historias que se comparten cada semana. Verás que, cuando menos te lo esperes, descubrirás aquello que te haga sentir que necesitas unirte, formar parte de ello y, entonces, darás ese pequeño paso que lo cambiará todo.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!