Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Tecnología

Cómo elegir unos auriculares Bluetooth

5 min

Quieres dar el salto y te encuentras con una duda muy difícil de resolver: cómo elegir unos auriculares Bluetooth que no te hagan pensar que Freddie Mercury cantaba peor que tú


Los auriculares Bluetooth son cada vez más populares por la comodidad que representan: sin líos de cables al sacarlos de tu mochila, sin riesgo de ahorcamiento mientras haces running.

No obstante, tienen un gran punto negativo, según los más entendidos: la calidad del sonido es muuuuy mejorable, tanto, que hasta te puede llegar a parecer que tu ídolo musical de todos los tiempos se ha tragado a Darth Vader… o al revés… da igual.

Claro que, ¡faltaba más!, todo evoluciona, el mundo de los auriculares también, y, por lo tanto, cada vez hay opciones más capaces de aunar la comodidad con la calidad del sonido. El detalle es que, por lo general, a mejor sonido, más caro sale el invento.

Si te vas a dejar la pasta, que al menos sepas para qué

Hace unos años, el uso más común de los auriculares Bluetooth era deportivo y quienes los probaban vivían un antes y un después en cuanto a escuchar música durante sus rodajes (si alguna vez has salido a correr con unos auriculares con cable, no tenemos que explicarte demasiado).

A día de hoy, escuchar música sin cables es tendencia para casi cualquier estilo de vida, algo que hace arreciar la competencia y, por suerte para nosotros, obliga a los fabricantes a mejorar sus productos.

Suelen ser modelos in ear, es decir, que van dentro de la oreja y, aunque a nadie le gusta que sus auriculares suenen como los cascos grises que regalan en los trenes, la verdad es que los gadgets de uso deportivo -en principio- pueden incluso permitirse sacrificar un poco de “Hi-Fi” (alta fidelidad) porque son un complemento a una actividad y no la actividad en sí.

La cosa cambia cuando quieres tus auriculares Bluetooth para un uso intensivo con funciones de llamada o para escuchar música. Ahí sí que no hay tu tía: esperas, y con razón, que suenen perfectamente. Y, para conseguir eso, no te queda más remedio que estirarte un poco en cuanto a presupuesto.

Controla tus expectativas sobre la batería

Con los móviles, con los smartwatches, con los coches eléctricos, ¡y también con los auriculares! Las expectativas en cuanto a batería suelen ser tan enormes como las decepciones que vienen después, cuando te das cuenta de que no sólo no vas a tener un año de autonomía, sino que, además, con el paso del tiempo y los ciclos de carga, el rendimiento de la batería irá a menos.

Como estándar de mercado, los modelos de auriculares inalámbricos in ear ofrecen una autonomía de cuatro horas, aproximadamente, que al cabo de año y medio empieza a disminuir hasta más o menos la mitad. Los cascos de diadema tienen más capacidad y tardan más en degradarse, pero tampoco son infinitos, ni eternos.

¿Qué tienen que ver los códecs?

Vamos a ponernos un poco técnicos para contarte una cosa que influye en cómo se escucharán los contenidos a través de tus auriculares Bluetooth: existen unos cuantos códecs de compresión y, antes que lanzarnos de cabeza a hablar de ellos, vamos a explicarte rápido y mal qué es esto.

Cuando grabas vídeo o audio, estás generando una información muy compleja que ocupa un gran espacio. Este gran espacio difícilmente podría “viajar” entre un dispositivo y otro para convertirse en algo visible o audible, como los vídeos de YouTube o las canciones de Spotify.

Por eso, se han creado patrones de algoritmos que permiten convertir el vídeo y el sonido de un tochaco de la muerte a una serie de parámetros mucho más fáciles de gestionar digitalmente. A estos algoritmos los conocemos como códecs y los hay de varios tipos.

Para hacer esto fácil e indoloro, no vamos a entrar a detallar todos y cada uno de los códecs de audio con los que se trabaja actualmente. Simplemente, te diremos que los hay “con pérdida de datos”; es decir, que priorizan ocupar poco espacio a costa de disminuir la calidad del sonido, y los hay “sin pérdida de datos”, donde la calidad es fundamental, aunque se ocupe un espacio mayor.

aptX/AAC, bastante dignos

Cuando vayas a una tienda a por tus nuevos auriculares Bluetooth, encontrarás que la mayoría de las especificaciones incluyen los códecs aptX/AAC. Esto es porque son formatos de compresión que permiten un sonido de calidad bastante aceptable en casi cualquier auricular Bluetooth 4.0 o mayor.

Al ser prácticamente un estándar, volvemos al punto inicial: la calidad del sonido está directamente relacionada con la calidad de tus auriculares y, por lo tanto, es posible que las opciones más baratas del mercado no consigan llenar completamente tus expectativas.

Cancelación de ruido activa o pasiva: el feature definitivo

Digamos que te paseas por una tienda de electrónica y en la sección de auriculares inalámbricos tienes tu momento de la verdad: entre caja y caja y compro porque me toca, no sabes exactamente qué hacer y te da mal rollo gastarte la pasta en algo que a lo mejor no va a funcionar como tú quieres.

Keep calm and échale un ojo a la línea de “cancelación de ruido” en la tabla de especificaciones. La cancelación de ruido no es otra cosa que la capacidad que tienen los auriculares para evitar que el ruido externo se cuele.

Ahora bien, es posible que, si estás por la labor de gastar poco, te encuentres con muchas cajas de auriculares inalámbricos que pongan la función de “aislamiento de ruido” o bien, “cancelación de ruido pasiva”. Según para qué los quieras, estos te pueden hacer el apaño, pero ten en cuenta que su principio de funcionamiento es escandalosamente básico: generalmente, integran un material aislante entre la carcasa del auricular y la parte que estará en contacto con la oreja, sin más.

Si quieres apostar por algo más techie, limita tu elección a las opciones que incorporen cancelación de ruido activa. Esta consiste en, básicamente, desviar las ondas de sonido para que vayan en otra dirección. Se logra gracias a la estructura interna del auricular, que está dotado de pequeños micrófonos que captan el ruido exterior e invierten su polaridad para alejarlo de tus oídos y notarás que funciona mejor con ruidos graves y repetitivos que con ruidos agudos… Vamos, que será más fácil bloquear el sonido de un martilleo en la pared, que el ladrido soprano del chihuahua de tu vecina.

Ahora ya sabes, grosso modo, cómo elegir el auricular Bluetooth que mejor se ajuste a lo que necesitas. El siguiente paso es hacerte con un móvil en condiciones y una buena tarifa de datos para darle caña a tus playlists de música y vídeo, ¿no?

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!