Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Guías y tutoriales

Cómo convertir una tarjeta microSIM en una nanoSIM

4 min

Nos pintan un futuro sin tarjetas pero las nanoSIM están en todos los teléfonos que aparecen en el mercado, si tienes una más antigua te enseñamos a convertirla


Nos acercamos hacia un futuro sin tarjetas ni bandejas en nuestros teléfonos, el almacenamiento en la nube y los chips dedicados están ayudando a que tanto la memoria auxiliar como las tarjetas SIM sean cada vez menos importantes. Eso es lo que se otea en el horizonte, otra cosa es la realidad, con necesidades tan cotidianas como la de convertir una tarjeta SIM de mayor tamaño en otra que sea compatible con nuestro teléfono actual.

Es cierto que la SIM virtual ya existe y dependiendo del mercado es más o menos sencillo conseguir que tu dispositivo funcione con una, pero a día de hoy el estándar de mercado para que las operadoras se introduzcan en tu terminal es la nanoSIM. Es la tarjeta que tienen todos los teléfonos nuevos que vayas a comprar en la actualidad, y es la que tienes que llegar si has estado utilizando un teléfono con una SIM más antigua.

Hemos vivido tres generaciones importantes de tarjetas SIM, que principalmente se diferencian por el tamaño del contenedor del chip, ya que lo que es la parte importante y funcional es la misma en SIM, microSIM y nanoSIM. Pasar de una otra es posible con adaptadores, herramientas de corte, pidiendo a tu operadora - previo pago, o no - que te haga el cambio, o haciendo un poco de trabajos manuales.

TRES TARJETAS

Nosotros vamos a optar por esta última opción. Convertir una tarjeta miniSIM en una microSIM es un proceso sencillo y no debería tomarte más de 15 minutos. Pero antes de comenzar necesitarás tener a mano los siguientes elementos:

¿Qué necesitamos?

1. En primer lugar, esencial contar con la tarjeta actual de la operadora de tipo microSIM, en este tutorial vamos a partir desde este tamaño. Tampoco está de más tener una nanoSIM a mano, nos servirá para comparar el tamaño una vez convertida la nuestra.

2. Necesitaremos también una plantilla para marcar con claridad las zonas de corte. Tenemos que tener claro que el proceso de convertir una tarjeta de microSIM a nanoSIM pasa por deshacernos de gran parte del envoltorio de plástico, quedándonos prácticamente con la zona del chip.

Esa plantilla la podéis descargar en este enlace. Se tiene que imprimir en tamaño A4, una vez impresa tenéis que comprobar que vuestra SIM, sea normal o Micro, cuadre perfectamente con el tamaño impreso.

simarticulo

3. Podemos utilizar diferentes herramientas para realizar el corte pero creemos que lo más efectivo - y más fácil de encontrar - son unas tijeras. El plástico con el que están hechas estas tarjetas no es muy duro de cortar.

4. Pero antes de cortar tendremos que señalar bien la zona de corte, para eso será necesario un lápiz o rotulador. Una opción que nos facilita el corte es apretar con un cuchillo de cocina en las mismas.

5. Nos apoyaremos en una regla para que las líneas salgan rectas, también será útil un poco de cinta adhesiva para fijar la tarjeta a la plantilla. Obviamente puede valer cualquier otra cosa que consiga que no se mueva la tarjeta.

TODAS

6. Por último y no menos importante es una lija, ya sea en papel o en herramienta. Con ella podremos conseguir un acabado mejor de los laterales, al tiempo que podremos comer un poco de material si todavía no entra bien en la bandeja.

Operación NanoSIM

Antes de comenzar con la operación tienes que tener claro que estamos ante un procedimiento que hay que realizar con cuidado, cortar mal la tarjeta puede provocar que no funcione y tengas que comprar una nueva. Las instrucciones que compartimos son solo una guía, no nos hacemos responsables de los resultados.

CELO

Lo primero que hay que hacer es colocar la microSIM sobre la plantilla que debemos haber impreso con el tamaño real (A4), cualquier mínimo cambio en las dimensiones nos va a destrozar el asunto así que mucho cuidado con esto. La alineación de los contactos y la esquina cortada de la SIM nos ayudarán con la posición correcta.

Una vez colocada en su lugar tenemos que asegurarla con un poco de cinta adhesiva. Utilizaremos la regla y el rotulador para extender sobre ella las cinco líneas de corte. Llega el momento más complicado, separar la SIM y recortar.

REGLA2
REGLA1

Si quieres marcar mejor la línea de corte nos puede interesar utilizar un cuchillo de cocina, con él presionaremos sobre las líneas de la tarjeta SIM, tal y como podéis ver en la siguiente imagen. Completaremos los cortes con unas tijeras que estén bien afiladas y manden suficiente fuerza.

CUCHILLO

Debemos acometer los pasos con cuidado, especialmente en los cortes, siempre es mejor no pasarnos e ir rebajando poco a poco con la lija. Iremos ajustando el tamaño y arreglando asperezas hasta comprobar que entra perfectamente en la bandeja, sin holgura ni movimientos.

Tanto en el corte como a la hora de limar, los puntos más importantes a preservar son los contactos de metal del chip. Pero existen tarjetas antiguas que tenían el chip más grande y muy posiblemente tengamos que cortar un poco del mismo, no debemos preocuparnos si el corte es limpio.

TIJERAS
LIJA

Con respecto al grosor de las tarjetas, prácticamente es el mismo en todos los diseños. Podemos encontrarnos con algunos modelos en los que varíe un poco y sea más grueso, aunque sea imperceptible a nuestra vista. Tengamos esto en cuenta a la hora de colocar la tarjeta recortada en la bandeja y que todo cierre sin tener que forzar y dañar alguna parte.

IPHONE
¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!