Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Guías y tutoriales

Por qué hay baterías de móvil que explotan y cómo evitarlo

13 min

¿Por qué explotan las baterías de los móviles? ¿Son accidentes evitables? Te contamos todo lo que está a tu alcance para intentar prevenirlo.


Hay baterías de móvil que explotan sin que aparentemente sepamos cómo evitarlo y sin llegar a un conjunto de causas comunes que nos permitan predecir este fallo, ¿te suena?

Aunque las noticias sobre este tipo de accidentes suelen ocupar lugares privilegiados, lo primero que queremos transmitirte es un mensaje tranquilizador: las baterías de los móviles no suelen explotar, la incidencia de estos casos es muy baja y sí que se puede disminuir la posibilidad de que algo así ocurra.

Por qué explota una batería de móvil de litio

No existe una única razón, pero sí un posible motivo: el litio. Este metal es el más barato y el que menos peso aporta a la batería, por lo que parece lógico su uso. Sin embargo, como componente, tiene unos límites que no siempre terminan por ser los más efectivos. Es importante que sepas que:

Una batería soporta un máximo de 50º

A partir de los 40º, una temperatura que puede alcanzar fácilmente debido a los distintos ciclos de carga, es posible que en el interior de la batería se formen burbujas que terminen por alterar la forma de los electrodos, que pueden terminar por salir de la carcasa. Los electrolitos que los componen pueden llegar a hervir e incluso provocar que tu teléfono salga ardiendo.

En la mayoría de los casos, se trata de un defecto de fabricación

Al año se producen más de 1500 millones de unidades. En consecuencia, es más que probable que haya algún tipo de error. De hecho, desde el punto de vista estadístico, las explosiones de batería son mínimas, por lo que este factor es de vital importancia.

El diseño de las baterías en ocasiones puede contribuir a que ocurran los errores que pueden producir su explosión

El paso de los años ha permitido crear teléfonos mucho más finos, aunque con más prestaciones. Es decir, la batería trabaja más en menos espacio. Esta peculiaridad puede provocar que se altere la propia estructura interna de la batería. La misma está formada por el ánodo y el cátodo.

Si por reducir su tamaño terminan por tocarse, se produce el cortocircuito. A más mAh en menos espacio, mayor riesgo. No obstante, cuando una batería llega al mercado, lo hace después de múltiples tests que permiten validar su seguridad.

Los fabricantes han apostado por combinar el litio con el níquel (un metal más conductor)

En principio, se pensó que esta era la mejor solución para alargar la vida útil de una batería. Hoy en día se considera esta mezcla de metales como una apuesta segura para conseguir que una batería mal usada se caliente y termine explotando.

Como mensaje tranquilizador: ahora mismo es bastante raro que algún fabricante lance algún modelo con esta composición.

Otras causas para que explote la batería de tu teléfono móvil

2020-Junio-PORTADA-NUEVA-LINEA-GRÁFICA-mejores-telefonos-baterias

A pesar de que las anteriores son las causas más habituales para que tu batería explote ocasionando un accidente, hay otra serie de acciones que hacemos todos y que contribuyen, directamente, a que esta pieza tan importante de tu teléfono termine deteriorándose en menos tiempo.

Dejar cargando la batería toda la noche

La batería tiene un ciclo de carga. Las primeras que se pusieron a la venta se sobrecalentaban en este caso. Las modernas no, pero esto no significa que estar llenando un depósito lleno durante unas cuatro horas al día sea una buena idea. Es decir, estás provocando que cada día tu batería pierda cuatro horas de vida. Al mes serían 120 horas de aumento de temperatura y un deterioro más que importante de los electrodos.

¿Puede explotar una batería hinchada?

Sí, te aseguramos que puede explotar una batería hinchada. De hecho, la batería se hincha por la alteración de los electrodos que lleva en su interior. El tiempo de uso, el estar a punto de cumplir todos los ciclos de carga y los errores de contacto con el resto de las piezas son las consecuencias más directas de tener una batería hinchada.

Sin embargo, muchos expertos en la materia confirman que es muy complicado que una batería hinchada explote porque hay que exponerla a temperaturas demasiado altas o alterarla de forma voluntaria.

No obstante, es mejor prevenir: cuando notes que la tapa trasera de tu teléfono no cierra bien, o que el móvil se te apaga aun teniendo carga, echa un vistazo a la batería; si tu batería está hinchada, deséchala.

¿Puede explotar un móvil aunque no esté cargado?

Sí. Es cierto que puede explotar un móvil aunque no esté cargado. Y esto no significa que tengas que estar siempre cerca de un extintor, pero un teléfono móvil con una batería dañada puede explotar en cualquier momento.

Quizá pienses que si está apagado se evita el contacto de la batería, pero ¿has pensado en que no conoces exactamente qué sucede en su interior?

Si los contactos internos son defectuosos, se puede producir una explosión dejando tu teléfono en el coche en pleno verano o sobre la mesa que está cerca de la chimenea. Una vez más, lo mejor es comprobar el estado físico de la batería en cuanto notes alguna anomalía en el funcionamiento de tu teléfono.

¿Qué hacer si tu móvil explota?

Si te estás preguntando qué hacer si tu móvil explota, debes saber que los móviles que explotan parecen casi agruparse por modelos concretos. Conocemos el caso de diversas marcas de enorme éxito comercial que han terminado por retirar ciertos modelos del mercado por este motivo. Antes de explotar, tu teléfono comenzará a emitir una especie de silbido y notarás que su temperatura ha subido demasiado.

Primeros auxilios ante una explosión de móvil

Supongamos que tu móvil explota.

Identifica y gestiona daños humanos

Lo primero y más importante es asegurarte de que tú y las personas a tu alrededor no estáis heridos. Al explotar una batería de móvil, lo más factible es que ocasione tres tipos de daño en las personas: calambres o electrocución, quemaduras o cortes derivados del estallido de piezas cortantes como la pantalla.

Si alguien está herido, valora del 1 al 10 el tipo de daño. Si es un daño leve, del 1 al 5, continua al siguiente paso. Si es un daño o la persona manifiesta un shock o dolor mayor a 5, llama a una ambulancia o busca a un vecino que llame a una ambulancia.

Verifica que no haya fuego o contrólalo

El siguiente paso es verificar el entorno a partir de la situación generada por el móvil: lo más común es que después de la explosión el móvil esté roto, sin más, pero no olvides que puede que siga conectado a la corriente o con carga en su batería.

En casos menos frecuentes y más graves, puede que haya combustión y lo prioritario sea evitar la propagación del fuego.

Si no hay fuego, mantén la calma, ve al cuadro eléctrico de la vivienda si el móvil está enchufado y desactiva el suministro de corriente. A continuación, desenchúfalo tocando solo el extremo del cable, con precaución porque tanto el cable como el móvil podrían estar calientes.

Si hay fuego, procura apagarlo con un extintor o pedir ayuda.

Retira el móvil para desecharlo correctamente

Una vez desenchufado, comprueba el estado del enchufe. Si no estás seguro, evita usar esa toma de corriente y solicita la revisión por parte de personal capacitado: el conserje del edificio y la mayoría de los seguros de hogar pueden proveerte de esta ayuda.

Reestablece el suministro eléctrico de la vivienda siempre que no detectes daños graves y procede a retirar el móvil.

Debes cogerlo siempre con guantes de protección, te sirven los del horno. Aléjalo de fuentes inflamables y, si puedes, mételo en una caja de metal. Si observas que comienza a arder, usa un extintor o arena para apagarlo. Es raro, pero a veces, la combustión sigue latente y se reactiva con el oxígeno del aire al mover el móvil o con algún chispazo.

Para tirarlo, ten presente que debes evitar:

  • Tirarlo a un contenedor, ya que si hay fuego latente se puede activar y provocar un incendio. Además, es probable que expulse el líquido de la batería que es tóxico y no debe depositarse en un contenedor ordinario.
  • Llevarlo a reparar en una bolsa de plástico o a un manitas no autorizado por el fabricante. Igual de mal y casi peor: intentar repararlo tú mismo.
  • No reciclarlo correctamente cuando se haya enfriado. La forma correcta de reciclarlo es llevarlo a un punto limpio, o bien, localizar algún buzón que recicle móviles: suele haberlos en grandes superficies como supermercados o tiendas departamentales. También existen algunas marquesinas de bus que incorporan un depósito para tirar objetos electrónicos y pilas.

Prevención: la mejor estrategia para evitar que la batería de tu móvil explote

Cargar tu móvil en la cama, dejarlo en el coche aparcado en la calle, ponerlo encima de fuentes de calor como el cubre radiador o el mueble de la chimenea, dejarlo expuesto al sol en la playa... todos estos comportamientos son imprudentes y todos los hemos cometido alguna vez.

Si bien no se puede afirmar que han sido la causa de los accidentes ocurridos con móviles en todo el mundo, sí que sabemos que son acciones que elevan el riesgo de que la batería estalle.

Puede que estas sean algunas de las buenas prácticas que puedes adoptar para que tu móvil no represente un peligro:

  • Dejar el móvil en una superficie lisa y no combustible -o poco combustible- mientras se carga. Por ejemplo: una mesa de madera es mejor opción que la cama, una mesa de vidrio o una mesa con mantel.
  • No exceder el tiempo de carga de tu móvil. No hace falta que lo cronometres de forma estricta, pero sí es recomendable que no lo dejes, por ejemplo, cargando toda la noche.
  • Inspeccionar semanalmente el estado de tu móvil. Con los diseños actuales, que se caracterizan por un cuerpo uniforme y delgado, es fácil ver cuando la batería está hinchada.
  • Presta atención a los indicios de mal funcionamiento. Si se le baja el brillo a la pantalla constantemente, si se calienta en exceso, si emite alertas de temperatura, si se descarga en poquísimo tiempo o se apaga, es posible que tu móvil esté pidiendo auxilio porque su batería no funciona correctamente.
  • Evita riesgos innecesarios como usar el móvil mientras está enchufado o usarlo cerca del lavavajillas, bañera o piscina.

No queremos ser catastrofistas. Es nuestro objetivo ayudarte a evitar una situación que puede terminar con tu móvil deformado o provocándote una quemadura de consideración. Por todo lo anterior, los siguientes consejos te pueden ayudar a evitar el problema que venimos describiendo. Y atención, porque algunos son tan obvios que te sorprenderá que insistamos pero sí, hay gente que hace -o que no hace- cosas que parecen obvias en términos de prevención.

Ducha y móvil no son buenos compañeros

¿A que te duchas mientras pones música en tu teléfono móvil? Esta costumbre te distrae en el baño, pero debes recordar que el vapor del agua termina por entrar en el teléfono y, por supuesto, en la batería que se calienta y provoca el aumento de la temperatura en el teléfono de forma habitual. Comprueba lo que te decimos tras tu próxima ducha y evita esta situación.

Cuidado con el polvo

Si pones el móvil cerca de la ventana de tu habitación o de tu oficina es posible que lo tengas más a mano, pero también que el polvo ambiental termine por afectar a los circuitos internos. Puedes hacer la prueba del nueve si te apetece. Abre la tapa trasera de tu teléfono y comprueba si tiene demasiado polvo. De ser así, cambia la ubicación de tu móvil o protégelo del polvo.

No le des demasiado trabajo

¿Escuchas música o hablas mientras el teléfono se está cargando? Lo entendemos, lo has puesto a cargar para que tenga batería y porque quieres usarlo. Ten en cuenta que le estás exigiendo a tu teléfono que funcione y que se cargue al mismo tiempo por lo que tu batería quizá tenga una sobrecarga de trabajo que no pueda asimilar con facilidad.

Otro aspecto a tener en cuenta es el tipo de uso que le das al teléfono. En ocasiones, tienes abierto el acceso a los datos, a tu conexión de Internet doméstica así como las conexiones inalámbricas, la música y todo lo posible. Es como si pones la vitrocerámica, el microondas, el horno y todo lo que tienes a tu alcance pretendiendo ahorrar luz. Apagando lo que no necesitas lograrás ahorrar batería y evitar su calentamiento.

Apágalo

Apaga el teléfono cuando lo estés cargando, se cargará antes y de forma más segura. Recuerda que no eres el presidente del gobierno para tener que estar siempre disponible. En menos de una hora podrás tener tu móvil totalmente operativo e incluso podrás alegrarte al ver cuánto te echan de menos tus amigos y responder a los mensajes pendientes.

Sigue las instrucciones

Nos referimos a ese pequeño librito que venía con el teléfono y que, seguramente, nunca te has leído. Solo tienes que leerlo y seguir las recomendaciones del fabricante para conseguir alargar la vida útil de la batería. Lo entendemos, esto solo se hace los primeros 10 días, pero si lo tienes en cuenta te sorprenderás de los resultados.

El cargador siempre original

Usar un cargador compatible. El original termina rompiéndose y es más fácil comprar uno nuevo en un bazar. ¿Se carga la batería correctamente? Claro que sí, pero si nos permites ponerte un ejemplo es como echarle gasolina sin plomo 95 a un coche de gasoil. Es posible que funcione más o menos bien, pero no correctamente. Compra siempre el cargador original porque es el que te garantiza que la carga sea correcta.

Cuidado con los cambios de la batería

Cambiar la batería por una con más mAh. Si la original dura poco, ¿por qué no comprar una más potente? Pues lo mismo podías hacer con tu coche ¿no crees? Si tiene un motor de 200 cv., ¿por qué no le pones uno de 1000 cv.? Es decir, la placa base de tu teléfono está diseñada para funcionar con una cantidad determinada de energía y no con el doble. Cambia la batería, pero usa la correcta y, por supuesto, la de la marca original.

Préstale atención al funcionamiento del teléfono

Aparte de lo arriba mencionado, también puedes observar problemas de sonido, cierto retraso en la llegada de los mensajes y cambios en la intensidad de la pantalla. No intentes seguir usándolo pensando que es algo temporal. Apuesta siempre por cambiar la batería lo antes posible y evitarás problemas.

Confía en el servicio técnico de la marca fabricante

Seguro que cada vez que has tenido un problema con tu coche lo has llevado al taller del concesionario donde lo compraste o a uno autorizado. ¿Por qué piensas que tu móvil lo puede arreglar cualquiera? ¿No sería mejor dejarlo en manos de los técnicos autorizados por el fabricante para conseguir los mejores resultados?

Protege tu seguridad

Como acabas de comprobar, una batería puede explotar por diversas causas que pueden estar motivadas por un error de fabricación o por el mal uso que haces la misma. Sea como sea, una explosión no deja de ser un riesgo latente que ahora sabes cómo evitar. No dudes en revisar tu batería periódicamente y en seguir los consejos arriba expuestos.

Solo así conseguirás tener la certeza de que tu móvil te va a durar mucho más tiempo y de que su batería tendrá la vida útil más oportuna. No pienses que la batería de tu móvil nunca va a explotar, ya que hay personas que pensaban igual y que terminaron sufriendo las consecuencias de su descuido.

Cuando vuelvas a ver alguna noticia de baterías de móvil que explotan, quizá sepas por qué se ha producido la explosión y qué tienes que hacer para no protagonizar un episodio similar. Todo sea por convertir el uso de tu teléfono móvil en una actividad mucho más segura.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!