Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Guías y tutoriales

Cómo conectar el móvil a la TV

9 min

Te explicamos (casi) todas las formas de conectar tu móvil a la televisión. ¿Cuál te encaja más?


Sí, cada vez tenemos móviles con pantallas más grandes pero cuando estamos en casa y podemos escoger, casi todos acabamos acudiendo al televisor de nuestra casa. Y es que, ¿quién prefiere ver Patrick Melrose o jugar al Fortnite en menos de 10 pulgadas cuando puedes hacerlo en más de 30?

Pero no solo nos interesa conectar el móvil al televisor para ver series o jugar a videojuegos. Quizá queremos mostrar fotografías de un viaje, poner música o incluso googlear en familia. Ahora que ya tienes claras las ventajas, vamos a explicarte de qué formas puedes hacerlo, tanto si tienes un iPhone como un móvil Android.

¿Cómo duplicar la pantalla de tu móvil en la TV?

Existen muchos métodos para duplicar la pantalla de nuestro móvil en función del terminal que tengamos, de la marca del televisor o de si queremos hacerlo de forma inalámbrica o por cable. A continuación vamos a explicar todas las opciones a nuestro alcance.

Por cable

Una de las opciones más sencillas y tradicionales es conectar el móvil a la tele a través de un cable por la entrada HDMI de tu televisor. En el caso de que tu tele no tenga entrada de HDMI, también hay cables adaptadores para que puedas llevar a cabo la conexión.

Si tienes un móvil Android, existen dos opciones en función del modelo que tengas. Puedes conectarlo a través de Micro HDMI si tienes este puerto en tu teléfono, o a través del mini USB mediante un adaptador.

Si por el contrario tienes un iPhone, deberemos utilizar un adaptador A/V Lightning a HDMI y un cable HDMI para conectar el móvil con el televisor.

Conector Micro HDMI

En el caso de que tu móvil Android tenga una entrada Micro HDMI, necesitarás un cable que por un lado sea Micro HDMI y por el otro HDMI. Tan solo deberás conectar el móvil a tu televisor y se duplicará la pantalla al instante.

Para saber si cuentas con una entrada Micro HDMI, junto al puerto deberías encontrar las letras “HDMI” que lo diferencian de las demás entradas. Si no encuentras las letras, es que tu terminal no cuenta con esta opción.

Conector Mini USB

Si nuestro móvil no cuenta con entrada Micro HDMI, algo que suele ser bastante habitual, otra opción es duplicar la pantalla a través del conector mini USB, el mismo que usamos para cargar la batería.

Ahora bien, esta alternativa no sirve para todos los móviles. Para que te funcione tu teléfono debe contar con la tecnología MHL, disponible en marcas como Samsung, Huawei, LG o Sony, o con la tecnología SlimPort, actualmente en desuso, que usaban teléfonos como los Google Nexus.

MHL

Esta tecnología es una alternativa al sistema HDMI que nos permitía duplicar la pantalla y poder ver vídeos en alta definición. Y hablamos en pasado porque el propio sistema se ha ido actualizando hasta llegar a la versión 3.0 de MHL que tenemos hoy en día, y que mejora sustancialmente las características de la primera versión.

Con la tecnología MHL 3.0, podremos ver vídeos en 4K sin que se corten lo más mínimo, la posibilidad de controlar el móvil desde el mando a distancia de la tele e incluso que el móvil se cargue mientras lo tenemos conectado. Si contamos esta tecnología MHL (las siglas para Mobile High Definition Link) en nuestro terminal necesitaremos un cable MHL, que nos permitirá conectar nuestro mini USB a la entrada HDMI del televisor.

Si, por el contrario, nuestro móvil tiene la tecnología SlimPort, un protocolo que ahora ya se usa en pocos terminales, necesitaremos también un adaptador concreto (y algo más caro que los cables MHL).

Por wifi

Ya hemos visto que tenemos varias opciones para conectar el móvil a la televisión a través de cables y, aunque todavía dependemos de ellos, estamos en la era de lo inalámbrico. Por eso, también existen alternativas si no te gusta tener cables de por medio en el salón o no quieres depender de lo largo que sea el cable para poder estar estirado cómodamente en el sofá.

Con Chromecast

La opción más sencilla y económica para enviar contenido del móvil al televisor sin cables de por medio no es otra que Google Chromecast, un pequeño pincho que se conecta a tu televisor y que hace de enlace entre este y tu móvil, permitiéndote ver Youtube o las series de Sky en la gran pantalla a través de la tecnología Cast.

Chromecast se conecta al televisor por HDMI, y lleva un cable por el otro extremo que debe enchufarse a una salida USB o a la corriente usando el cabezal que ya incluye el aparato. En caso de que nuestro televisor no tenga HDMI, siempre podemos comprar un adaptador para solventarlo.

Después, hemos de encender el televisor y poner la toma de HDMI en la que hayamos conectado el aparato. Es el momento de descargar la app Google Home en nuestro móvil para conectarnos con Chromecast, una aplicación que está disponible tanto para teléfonos Android como iOS.

Al entrar en la app, deberemos buscar la sección de Chromecast para hacer la configuración. En ese momento te pedirán tu cuenta de Google para vincularla al aparato, deberás aceptar los permisos de ubicación y después, buscar tu Chromecast. Cuando el móvil lo haya encontrado, pulsamos en “Siguiente”.

En este punto, deberíamos ver un código en nuestro televisor, algo que nos preguntará la propia aplicación para asegurarse de que hemos vinculado nuestro Chromecast correctamente. A continuación se nos preguntará la región en la que estamos, la habitación en la que está Chromecast (si es el salón o un dormitorio por ejemplo) y la señal wifi a la que conectarnos, que por defecto será la que estamos utilizando en el móvil. Ya está, la pantalla del televisor nos dirá que ya podemos empezar a mandar contenido.

Como ya hemos comentado, con Google Chromecast podrás ver tus series favoritas, sí, pero también podrás hacer muchas otras cosas, te las contamos aquí.

Chromecast apareció en 2013 y actualmente van por la tercera versión del aparato, que sigue mejorando su velocidad y cuesta tan solo 40 euros. Eso sí, para poder enviar contenido en 4K tendremos que recurrir al hermano mayor de la familia, Chromecast Ultra, que cuesta casi el doble. También debes saber que hay otros sticks HDMI además de Google Chromecast, como el Fire TV de Amazon.

Con Smart TV

En el caso de que cuentes con una Smart TV, podrás disfrutar de las principales ventajas de conectar el móvil al televisor como ver series o escuchar música de tu cuenta de streaming musical sin necesidad de tener ningún aparato más. Será suficiente con bajarte las aplicaciones directamente en el televisor.

Además, también podrás disponer de otras funciones no integradas en el televisor, como la posibilidad de mandar las fotos y vídeos de tu móvil a la gran pantalla a través de aplicaciones gratuitas como AllCast o Cast to TV.

Conectar iPhone a TV

Para conectar tu iPhone a la televisión hay muchas opciones a tu alcance.

Si no te importa usar cables, como hemos visto anteriormente, puedes contar con un cable llamado oficialmente como “Adaptador de Conector Lightning a AV digital”. Con este adaptador y un cable HDMI podremos conectar el móvil con el televisor sin problemas. ¿Tu televisor no tiene salida HDMI? No pasa nada, también existe otro adaptador Lightning para VGA, aunque en este caso el cable no es capaz de transmitir el sonido, tan solo la imagen.

Si quisieras tirar de una opción inalámbrica a través de un stick HDMI como el Google Chromecast, también puedes ya que la aplicación para configurarlo, Google Home, está disponible para iOS. Existen rumores que dicen que Apple está preparando su propio stick, probablemente para impulsar su plataforma de streaming que tiene pensado lanzar en 2019.

Apple TV

Sin embargo, a día de hoy la forma 100% Apple de conectar nuestro iPhone al televisor de forma inalámbrica no es otra que el Apple TV. A través del Apple TV y de su tecnología AirPlay también podremos ver series, escuchar música o mandar fotos desde nuestro iPhone.

Existen dos modelos de Apple TV, el estándar cuyo precio es de 160 euros y el 4K que puede comprarse a partir de 200. La principal diferencia es que el modelo 4K, como su propio nombre indica, ofrece la emisión de contenidos en esta resolución, además de poder contar una mayor capacidad de almacenamiento.

Apple TV va conectado al televisor a través de un cable HDMI y también enchufado a la corriente. El aparato utilizará la conexión wifi aunque, si lo prefieres, también puedes conectarlo al router con un cable Ethernet.

Después, deberás encender la televisión y escoger la entrada HDMI a la que lo hayas conectado. Es el momento de vincular el mando a distancia que te vendrá en la caja. Clica en la superficie táctil del mando, que encontrarás en la parte superior. Si no se enlaza, coloca el mando sobre el Apple TV.

Luego, te tocará escoger tu región e idioma. También será el momento en el que puedas activar a Siri y escoger en qué habitación está el aparato.. Una vez ya tengas Apple TV configurado, podrás bajarte aplicaciones de streaming de vídeo o musical, además de poder transmitir vídeos desde tu iPhone o duplicar la pantalla en la tele.

Para transmitir un vídeo, bastará con entrar en “Fotos”, clicar en el icono de “Compartir”, luego en “AirPlay” y buscar tu Apple TV. Si no lo encuentras, asegúrate de que tu iPhone está conectado a la misma red wifi que el aparato.

Si lo que preferimos es duplicar la pantalla del móvil, bastará con abrir el menú rápido o Centro de Control y pulsar en el icono de “Duplicar la pantalla”. Entonces te aparecerá una lista de dispositivos con los que podrás enlazarte, selecciona tu Apple TV. En tu televisor aparecerá un código que deberás escribir en el móvil para evitar que desconocidos puedan conectarse. Cuando queramos dejar de compartir la pantalla, tendremos que volver al icono de “Duplicar la pantalla” y clicar en “Dejar de duplicar”.

Debes tener en cuenta que la pantalla por defecto se verá en el televisor de forma vertical. Para que tu pantalla aproveche todas las pulgadas del televisor, tendrás que modificar las proporciones de imagen de la pantalla grande.

Conectar Android a TV

Lo mismo sucede para terminales Android, todas las opciones que hemos visto anteriormente para conectar nuestro móvil al televisor nos sirven, excepto la Apple TV.

Podremos conectarnos por cable a través de un micro HDMI o de un puerto USB. También podemos prescindir de cables y conectar nuestro Android a la tele a través de un stick como el Google Chromecast, o incluso de forma más sencilla con nuestra Smart TV.

Conectar el móvil a la TV por marcas

En este sentido, las marcas más populares de Smart TV cuentan con aplicaciones propias, como por ejemplo Samsung con Samsung Smart View o LG con LG TV Plus, para que podamos compartir el contenido de nuestro móvil al televisor o usarlo como mando a distancia.

Sin embargo, aunque siempre ayudará en la compatibilidad, no es necesario que tengamos un móvil de la misma marca que el televisor, ya que estas aplicaciones suelen ser universales y nos sirven tanto para terminales Android como iOS.

Ahora que ya sabes todas las opciones que tienes a tu alcance para conectar el móvil a tu televisor y disfrutar del pantallote, tan solo te queda escoger la que mejor se adapte a tus necesidades. Sácale el máximo partido a las pulgadas del televisor con tu smartphone.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!