Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Guías y tutoriales

Chromecast: el primer paso hacia tu smart home

1 min

Con Google Chromecast puedes enviar contenido de tus dispositivos a la tele a través de Wi-Fi. Pero hay muchas otras cosas que también puedes hacer, ¡y te las contamos!


En algún momento que ahora nos parece muy lejano, el Google Chromecast tenía como promesa principal la de “convertir tu televisor en un SmartTV”. Eso, desde luego, sonaba muy bien en un momento en que los televisores inteligentes todavía no estaban tan extendidos y sigue siendo una propuesta de valor si se tiene en cuenta que cambiar de televisor no es algo al alcance de todos los bolsillos.

Pero el Chromecast es, en realidad, mucho más que un truco para transformar un cacharro de otra generación en una súper tele último modelo. De hecho, esa premisa ni siquiera es del todo verdad: prueba a ponerle un Chromecast a una tele de tubo. ¿Puedes? ¿No puedes? Pues eso. Sólo vale para teles no muy viejas que tengan entrada HDMI.

Entonces, ¿qué es y cómo se usa un Chromecast?

Empecemos por explicar lo más fácil: un Chromecast es un dispositivo que se conecta a la tele o a un monitor vía HDMI y, además, a la Wi-Fi.

De esta manera, es capaz de reproducir la pantalla de otro dispositivo conectado a la misma red, a modo de espejo, tanto así, que la función se llama “mirroring”, que viene a ser algo como “espejización” o un palabro similar.

Es compatible con dispositivos Android y con dispositivos iOS gracias a la app de Chromecast o a la extensión del navegador Chrome llamada Google Cast.

En principio, oficialmente sólo es compatible con YouTube, Google Movies, Wuaki.tv, Deezer y otras más, pero, siempre que tengas un ordenador, teléfono o tablet más o menos potente y una conexión a Internet digna, podrás hacer algún jibiri-jibiri para sacarle el jugo al invento.

Tus fotos y vídeos en la tele

Te vamos a contar cómo mostrar contenidos de tus galerías de imágenes en la tele a través del Chromecast, pero, por favor, utiliza este conocimiento con sabiduría y una pizca de compasión, es decir, no vuelvas loco a todo el mundo con la reproducción en bucle de las fotos y vídeos de tu boda.

Desde el icono de Chromecast, si hay suerte

Algunos ficheros vienen bendecidos con la opción de verse en una página del navegador, así que sólo tendrás que pulsar Ctrl + O con el navegador Chrome abierto para que se abra el explorador de tu ordenador y puedas abrir lo que quieras y retransmitirlo.

Desde un programita que te ayude a hacer el truco

Hay algunas opciones de software, como por ejemplo Plex, que te ayudan a convertir tu ordenador en una especie de plataforma de multimedia y, a partir de allí, hacer mirroring con tu contenido en Chromecast.

Desde la nube

Una búsqueda sencilla te permitirá dar con algún servicio de vídeo en la nube y, a partir de allí, retransmitir es relativamente sencillo. RealPlayer Cloud, por ejemplo, es una buena opción compatible con Chromecast para este cometido.

Desde una app

¡Benditas apps! Las hay para todo y esto no iba a ser la excepción. Si eres usuario de Android puedes probar con JustCast o Castaway Free. Si eres de iOS quizá quieras echar un vistazo a ChromeStream o CastOnTVFree.

Ofertas sólo para usuarios

Vale, que no es un tip muy ortodoxo que se diga desde el punto de vista más techie pero, ¡donde esté un buen chollo que se quite todo lo demás!

En el menú de la app Google Home hay una sección de ofertas que cambian cada cierto tiempo y que te permite disfrutar bajo condiciones bastante especiales de algunos servicios por tiempo limitado.

No siempre se muestra lo mismo y en España (sí, la cosa va por países) hay pocas ofertas, así que, como todo buen cazador de chollos que se precie de serlo, tendrás que estar echando un ojo cada tanto a ver si hay suerte. ¡A por ello!

Y, ya que hablamos de chollos, que sepas que en Yoigo puedes conseguir Google Chromecast y otros dispositivos de Google Home por cero euros, dependiendo de tu tarifa.

X-Files

Todos tenemos placeres culpables relacionados con nuestro consumo de Internet. Si, por ejemplo, te encanta echarte maratones de seis horas de los mejores episodios de Peppa Pig, pero a tus 36 añazos te da un poco de palo que tu pareja se entere, ¡descuida! Google Chromecast podrá ser muchas cosas, menos un chivato.

Para mantener tu dignidad a salvo, sólo tendrás que escribir chrome://extensions en la barra del navegador y, una vez dentro, buscar la extensión Google Cast.

En ella podrás “Permitir el modo incógnito” y ya estaría. Tus secretos a salvo.

Minijuegos en la tele

¿Todavía existe gente que se empeña en negar que la mítica víbora de los Nokia era absolutamente adictiva? ¿No? ¡Menos mal!

Vale, pues con apps como Gaming Cast puedes elegir entre una selección de minijuegos muy míticos, enviarlos a la tele y usar el móvil como mando a distancia.

¿Lo malo? El catálogo de juegos disponibles es súper limitado. Lo bueno: ¿quién dice que no se ampliará?

¡Más trucos para Chromecast!

¿Sigues con ganas de más trucos para Chromecast? Aquí un bonus track...

Desocupa un enchufe y haz que tire de la tele

¿Lo sabías? Muchas personas crean verdaderas bombas de relojería empalmando cables con cables y cabezales que van a un ladrón que, a su vez, va al mismo pobre y saturado enchufe de pared.

A no ser que estés intentando conseguir un chispazo capaz de revivir otra vez a Frankenweenie, lo más probable es que despejar un poco tu zona de cables te parezca una buena idea.

Con Chromecast, puedes: si tu televisor tiene puerto USB, retira el cabezal que va a la toma de corriente e inserta ese USB en el puerto de la tele. ¡Magia potagia! Tu Chromecast se alimentará del propio televisor.

Desafía a tu propia cobertura de Internet

Si el Internet de tu casa va más lento que una tortuga en slow motion (ya estás tardando en contratar la fibra de Yoigo) es posible que tu Chromecast no reciba la información a tiempo y ese capítulo de Vikingos que tus amigos devoran en 40 minutos para ti sea una saga de tres horas.

¡No te preocupes! En casi cualquier tienda de cacharros, sí, Amazon incluida, podrás encontrar un invento que te salvará la vida: Un adaptador Ethernet. Coge uno que tenga mini-USB y Ethernet y así podrás hacer que tu Chromecast “vaya por cable” y no por Wi-Fi.

¡Sáltate la Wi-Fi!

Se supooooone que el Chromecast sólo recibe contenidos que salgan de dispositivos que estén conectados a la misma Wi-Fi.

No obstante, si trasteas un poco con la app de Google Home, te darás cuenta de que puedes activar el “Modo Invitado” que permite que se envíen contenidos desde dispositivos que no estén compartiendo conexión.

¿Hemos resuelto tu dilema y ahora ya sabes si comprar este cacharro o no? Seguro que hay un montón de cosas más que se pueden hacer con Google Chromecast y que hacen que merezca la pena. Además, puedes conseguirlo desde cero euros con Yoigo, dependiendo de tu tarifa.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!