Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Guías y tutoriales

Borrar datos almacenados de la aplicación y caché para conseguir más espacio

11 min

Cómo borrar la caché de tu navegador o de tus aplicaciones y cómo borrar los datos almacenados, para liberar espacio en tu móvil.


Borrar datos almacenados de la aplicación de un móvil así como borrar la caché, puede suponer conseguir más espacio en tu dispositivo móvil. Pero, para que funcione, tienes que hacerlo siguiendo una serie de pasos que te explicaremos.

Primero: es importante tener en cuenta la diferencia entre la caché y los datos almacenados en tu teléfono, sino que también puedes borrar la caché del navegador de tu ordenador. Al hacerlo, conseguirás que tu equipo vaya mucho más fluido. ¡Podrás competir a velocidad de navegación con tus amigos!

Saber exactamente qué es la caché

Borrar la caché en Android es un proceso que no muchos usuarios conocen o cuyo término confunden con otros, como borrar el historial o borrar los datos almacenados. Es posible que estés acostumbrado a eliminar los datos almacenados y la caché de tu sobremesa o portátil, pero no sepas que puedes conseguir la misma liberación de espacio también en tu smartphone.

Por eso, es importante que, en primer lugar, conozcas bien lo que es exactamente la caché. En realidad, el término «caché» viene del francés y hace referencia a datos ocultos o escondidos. Aplicado a los medios informáticos, se refiere a un tipo de datos que se almacenan en los dispositivos y que no se observan a simple vista. Se trata, en concreto, de una memoria, semejante a la RAM, pero muy rápida.

Lo que hace este tipo de memoria es almacenar información para aportar soluciones instantáneas, en el menor tiempo posible y con instrucciones que recicla de veces anteriores. Por ejemplo, ahí se guardan los datos de las cosas que utilizas habitualmente, los accesos de las cuentas que abres a diario, etc.

La finalidad es que cada vez que quieras entrar a esas cuentas no tengas que esperar a que se verifiquen los datos, porque ya estarán verificados, comprobados y almacenados. ¡Aprovecha tu tiempo para enterarte de otras cosas! Así el procesador no se sobrecarga y tu tiempo de espera en el acceso a la aplicación se reduce de manera considerable.

La razón a nivel técnico de que los procesos de verificación de datos guardados se hagan de manera tan rápida se debe a que los sistemas de hardware y software que utilizan lo que conocemos por caché se guardan dos veces. Esta duplicación de los datos de acceso te permite que este sea veloz, pero en un móvil al límite puede significar la diferencia entre un buen y un mal rendimiento.

En conclusión, la caché es un cúmulo de datos que permanecen guardados en el sistema de tu dispositivo hasta que tú decides eliminarlos. Mientras los conservas, puedes trabajar de forma más eficiente y veloz y, además, puedes usarlos para rescatar información de datos que hayas perdido. Se trata, por lo tanto, de una memoria que permite simplificar los procesos de cualquier dispositivo electrónico: ordenador, móvil, tableta....

Punto en contra: muchas veces en la caché se incluyen algunos errores o detalles de funcionamiento de versiones anteriores de alguna aplicación, lo que puede ocasionar errores de carga, de rendimiento o de funcionalidad que se solventan fácilmente en cuanto la caché es borrada.

Cómo funciona la memoria en caché

Aclarado lo que es la memoria caché, conviene determinar cuál es exactamente su funcionamiento. Así podrás estar al tanto de cómo tener tu móvil y PC a punto. Lo que hace el sistema de tu dispositivo es almacenar de manera doble el dato de cada nuevo acceso. Por eso, cuando quieres volver a acceder al mismo sitio, ya se ha guardado y el sistema se encarga de dirigirte a la caché de forma directa, sin hacerte perder el tiempo.

Importante: no confundas esta utilidad de la caché con otras que ofrecen algunos dispositivos de manera nativa. Por ejemplo, el llavero de MacOS que te permite almacenar contraseñas con independencia de la caché del o los navegadores que utilices.

Este sistema de almacenamiento también te ayuda a recuperar y rescatar información, pero (a su vez) exige que la memoria caché se actualice y renueve de manera constante. La función principal de esta memoria es guardar, de manera temporal y accesible para la información rescatada en el sistema, aquellos datos, funciones o tareas que mejoran y agilizan tu navegación.

Cada vez que abras una aplicación en el móvil o en el ordenador, el sistema ya habrá guardado todos los datos de acceso que necesitan para que te aparezca el menú principal de lo que buscas. Esta es la razón por la que no tienes que ingresar todos los datos cada vez que quieras acceder desde tu dispositivo habitual. Por si acaso tu intención era acceder desde el móvil de amigos.

Qué son los datos almacenados

Muchas personas no saben que existe una gran diferencia entre la caché y los datos almacenados. Suponiendo que decides borrar la caché de tu dispositivo, que sepas que solo se borra la información temporal. Esto quiere decir que se eliminan los datos de acceso, pero cuando quieras volver a entrar en tu aplicación, las cosas seguirán igual. No tiene ningún inconveniente, sino que tendrás que esperar un poco más para acceder la siguiente vez y ya está.

Una de las técnicas cuando una aplicación no funciona es borrar su caché. Como ya has leído, esto solo va a hacer que se ralentice tu proceso de apertura de nuevo, pero no se verán afectadas tus cuentas ni tus usos dentro de la aplicación de la que hayas borrado la memoria almacenada de manera temporal en la caché. Tampoco va a modificar tu configuración: ¡tus secretos están a salvo!

Borrar archivos ocultos de Android

Pero borrar la caché en Android o en tu ordenador no es lo mismo que eliminar los datos almacenados. Cuando haces esto, también estás borrando la caché, pero además borras todos los datos que habían sido recogidos. Esto significa que, cuando vuelvas a querer entrar en esa cuenta, aplicación o juego, tendrás que acceder como si fuera la primera vez que lo hagas y no se te habrá guardado nada de lo que tenías dentro.

Esto debe hacerse solo en casos muy concretos. Por ejemplo, si una aplicación no funciona, si da fallos continuos, si parece que la instalación se ha hecho de manera fallida y si la opción de borrar caché no lo soluciona. Ten en cuenta que si haces esto, vas a tener que volver a iniciar la sesión y, por lo tanto, debes contar con los datos de acceso: tu cuenta, tu contraseña y todo lo que necesites para hacer uso de esa app.

Diferencia entre borrar los datos y borrar la caché de las apps

Como ya has leído en los apartados anteriores, puedes borrar datos temporales de caché o datos permanentes almacenados en cualquier dispositivo. Tanto en Android como en iOS o en tu PC, estos datos se almacenan para que tu navegación sea más fluida, pero pueden llegar a dar problemas y puedes querer reiniciar su uso. Por esta razón, debes tener en cuenta que siempre tienes esta posibilidad.

En el caso de un dispositivo móvil, lo que debes tener en cuenta es que aunque una aplicación te dé fallos y te haga salir, no debes eliminar los datos almacenados de manera permanente si te encuentras fuera de casa y no tienes acceso de nuevo. Quizás en otro momento vas a necesitar acceder a esa cuenta, para lo cual tendrás que conocer todos los datos de acceso.

En el caso de que el problema se esté generando en tu sobremesa o portátil, tienes más posibilidades de que todo funcione a la perfección porque normalmente en casa se tienen los accesos a las contraseñas y a las cuentas. También debes mantener limpia tu sesión de usuario en el trabajo. Por si nunca habías tenido en cuenta esto, debes tenerlo a partir de ahora que ya conoces lo que supone borrar los datos de almacenamiento de tu ordenador.

En tu casa debes tener un lugar en el que guardes todos los datos de acceso a tus diferentes cuentas. Este documento, que puede estar escrito a mano o impreso, pero en definitiva a buen recaudo, debes guardarlo siempre en un lugar al que solo tú tengas acceso. Ten en cuenta que, en la actualidad, dispones de información muy importante que consultas en línea, como por ejemplo tus cuentas bancarias. Por esta razón, es imprescindible que solo tú tengas acceso a tus cuentas.

Cómo borrar caché paso a paso desde el móvil, Chrome, Firefox y otros...

Puedes acceder a este tipo de opciones desde la ventana de ajustes de tu móvil. Probablmente, en el caso de que el problema lo tengas en tu ordenador, estos datos se almacenarán en el navegador. En la parte superior, a la derecha, de tu navegador (Mozilla Firefox, Explorer, Chrome, Breve, etc.), encontrarás una sección para ampliar. Normalmente, tiene tres rayas, tres puntos o algún dibujo relacionado con la configuración. Ahí están siempre todas las opciones para configurar.

Debes darle ahí y buscar la configuración. Dentro de ella, la opción de borrar caché. Es posible que dentro de la configuración existan todavía secciones entre las que tengas que buscar dónde se encuentra exactamente esta que buscas. Para ello, puedes usar el truco de buscar por palabra. Pulsa control y F para que te aparezca el cuadro de búsqueda o, en su defecto, la tecla F3 de la parte superior del teclado.

En el cuadro emergente que te aparezca, escribe «caché». Puede que, si no obtienes resultados, sea porque estés buscando en la sección equivocada. Muévete a otra sección dentro de la configuración pinchando a la izquierda del menú de configuraciones, y repite el proceso hasta encontrar, entre todas las opciones para configurar que permita tu navegador, aquella que tenga la palabra «caché» entre el texto a seleccionar como habilitado o deshabilitado.

Además, desde el ordenador, normalmente cuando borras los datos de este tipo aparecen muchas más opciones. Por ejemplo, vas a encontrarte con la opción de eliminar todos los datos de acceso, las contraseñas guardadas, las cuentas de correo guardadas para el acceso a las diferentes páginas de Internet, etc. Lo más recomendable es que solo borres la memoria caché, conservando el resto de tus datos.

Como ya has leído más arriba, borrar todos los datos y acceder de nuevo desde cero debe ser la última opción. Es aconsejable solo con fallos reiterados, errores de instalación o, como ya se ha indicado arriba, otro tipo de fallos recurrentes que no se solucionan con la eliminación de la memoria guardada en caché. Recuerda esto: antes de borrar todos los datos almacenados, prueba primero si se soluciona eliminando caché.

Qué pasa si conservas o si borras los datos de caché y los datos almacenados

Como ya te hemos comentado en los apartados anteriores, los datos de caché guardan tu información de acceso, pero conservan tu configuración si los eliminas y, al borrar los datos de almacenamiento, eliminas todo. ¿Pero qué pasa si decides conservar siempre estos datos porque tu sistema no está produciendo ningún fallo? ¡No la fastidies por otro lado!

No cabe duda de que la memoria de los dispositivos es limitada. Esto lleva a muchas personas a querer borrar de manera continua los datos para que no se sobrecargue el sistema. Como en casi todas las ocasiones, lo correcto es favorecer un punto intermedio. Siempre que tu dispositivo tenga muchas cuentas abiertas y tenga que conservar muchos datos de acceso, es posible que la sobrecarga ralentice el tiempo de acceso a la aplicación o herramienta.

Como resulta obvio, el uso de las memorias duplicadas de la caché sirven precisamente para lo contrario: agilizar los procesos. Sin embargo, tampoco parece descabellado que al tener muchos datos guardados se consiga justamente lo contrario. Por esta razón, lo mejor que puedes hacer es controlar los datos que guardas.

No se trata de que elimines la caché de todas las aplicaciones, juegos o herramientas informáticas que emplees, sino de que no conserves aquellas que no utilizas casi nunca o que no vas a volver a utilizar desde su primer uso. De esta manera, liberarás espacio de la caché en cuentas o plataformas cuya información de acceso no necesitas que se recuerde.

De todas formas, esta eliminación parcial de algunos datos de ciertas aplicaciones no debe ser aplicada de manera sistemática. Asimismo, si no tienes problemas de memoria caché, no tienes por qué hacer este proceso. Dando por hecho que no has experimentado fallos o ralentizaciones, la mejor opción es continuar almacenando todos los datos en caché.

En el momento en el que una aplicación comience a fallar, podrás probar primero a eliminar la caché de esa solamente. Truco o no, generalmente funciona y, de no hacerlo, puedes pasar al plan b: prueba entonces a eliminar los datos almacenados solo de esa aplicación. Si los errores continúan, es entonces cuando debes comenzar a pensar en que tal vez sea conveniente que comiences a seleccionar los datos de qué aplicaciones quieres almacenar de forma permanente o temporal.

Ahora que ya sabes lo que pasa si decides borrar datos almacenados de la aplicación o si eliminas caché, puedes navegar de manera más segura por tus dispositivos. Ten en cuenta que un buen uso de tus dispositivos hará que tu navegación sea fluida, rápida y sencilla de manejar. Antes de pedir ayuda profesional o reparaciones porque un aparato te dé problemas con aplicaciones concretas, prueba estos dos pasos para navegar bien.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!