Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Tecnología

Se nos acabó Windows 7, conoce las alternativas y evita los riesgos de seguir utilizándolo

4 min

Microsoft ha decidido que termina el soporte de uno de los sistemas operativos más exitosos en sobremesa y portátiles


Estos días son muy importantes para Windows, el sistema operativo más relevante que ha pasado por nuestros ordenadores personales. El pasado 14 de enero Microsoft decidió que cesaba el soporte a Windows 7, por lo que tenemos que entender que esa versión está oficialmente muerta.

Ha pasado algo más de una década desde que la versión “7” de Windows apareció en el mercado, un sistema operativo que tenía una misión de emergencia: hacernos olvidar Windows Vista, al tiempo que introducía jugosas novedades; algunas tan importantes que duran hoy día en las iteraciones del sistema de Microsoft.

A pesar de la longevidad del sistema todavía está presente en muchos ordenadores, por lo que resulta más crítico conocer que ya no habrá más actualizaciones de ningún tipo. Vale, el sistema está obsoleto en cuanto a funcionalidades y aspecto, pero se mantenía más o menos al día en cuestiones de seguridad. Pues esto se acaba este mes de enero, lo que supondrá un mayor riesgo frente a virus y malware.

1

Bueno, Microsoft no es una irresponsable con respecto a sus usuarios, de cara a negocios e instituciones que todavía se mantengan en esa versión, va a mantener unas actualizaciones de seguridad, pero a un precio bastante alto y que se irá incrementando con el tiempo. Este soporte extendido también tiene fecha de caducidad: 2023.

1 de cada 4 PC's siguen usando Windows 7

Para que nos hagamos una idea de lo fructífero que fue Windows 7 tenemos que saber que a Windows 10 le costó cerca de cuatro años pasarlo en cuota de mercado, y eso que en ese tiempo Microsoft fomentó la actualización al “10” con actualizaciones gratuitas.

Si recurrimos a estudios de mercado - Netmarketshare - comprobamos que Windows 7 está presente en un 32% de los ordenadores portátiles y de sobremesa. De hecho es el segundo sistema operativo más usado en ordenadores personales, solo superado por el citado Windows 10, con bastante ventaja sobre el tercero, que es Mac OS X.

grafica

Se espera que Windows 7 va a continuar siendo importante en el mercado los dos próximos años, momento en el que se estima que baje del 10% de cuota de mercado. De hecho hay empresas como Google que aseguran que van a dar soporte a Chrome hasta mediados de 2021.

¿Por qué finaliza el soporte?

Cuesta pensarlo viendo tanta actividad, pero Microsoft va a priorizar en Windows 10 ya que los costes de soporte de versiones anteriores son muy elevados. La empresa de Redmond lleva informando de esta posibilidad desde principios del año pasado, así que a nadie le debería pillar por sorpresa.

En realidad Windows 7, al margen del soporte relativo a la seguridad, lleva sin actualizarse oficialmente desde enero de 2015, no ha habido mejoras en funcionalidades, tampoco en aspecto. Microsoft también avisa que no habrá soporte técnico para Windows 7, no habrá ingenieros para echarnos una mano con esta versión.

3

¿Cuáles son las alternativas?

Dado el alto número de ordenadores que cuentan con Windows 7 es posible que te toque o lo haga a alguien que esté cercano a ti. ¿Qué hacer? Pues hay cinco diferentes alternativas, desde quedarse a marcharse de Windows, pasando por actualizar a una versión más nueva, vamos a valorarlas:

1. Actualizar a Windows 10

Para usuarios con licencia Windows 7 activa, Microsoft ofrece actualizar a Windows 10 sin mayor problema, de hecho estuvo promoviendo bastante esto con Windows 7 y 8. A día de hoy todavía es posible accediendo a la web oficial desde nuestro equipo con el sistema operativo antiguo.

Nos descargamos una herramienta de instalación, le pedimos que conserve nuestros archivos, y se nos informará si nuestro ordenador es apto para la actualización. Es recomendable hacer una copia de seguridad antes de entrar en este proceso.

4

Si no tenemos una licencia activa de Windows, podemos pasar por caja y hacernos con una de las opciones disponibles, desde 145 euros por la versión Home de Windows 10 a los 439 euros de la Pro para estaciones de trabajo.

También está la opción de entrar en el programa Insider: un método con el que puedes obtener versiones gratis de Windows 10 a cambio de ayudar a desarrollar sus próximas funcionalidades.

2. Cambiar de ordenador

Es posible que nuestro ordenador sea tan antiguo que no de para más y merezca la pena un equipo nuevo, afortunadamente la oferta actual de portátiles y sobremesa es bastante asequible y vienen con el Windows 10 incluido, por lo que los quebraderos de cabeza son mínimos. Además la evolución ha sido muy rápida, cualquier ordenador de hoy día es mucho mejor en todos los sentidos que uno de hace un lustro.

3. Pasarnos a otro sistema operativo

linux

Vale, harto de Windows y quieres probar nuevas experiencias sin cambiar de ordenador. Parece que la única solución lógica es mirar hacia Linux, donde hay muchas distribuciones pensadas para trabajar en equipos antiguos, con menos prestaciones.

Además de presentar una interfaz no es muy lejana a un usuario de Windows. Podemos recomendar nombres como Kubuntu, OpenSUSE, Linux Mint o Manjaro.

4. ¿Versión empresarial con soporte?

Hay empresas funcionando perfectamente con software que quieren tocar, sobre Windows 7, así que es comprensible que les puede interesar que todo siga como está. Pero necesitan cierta seguridad en el sistema y pueden pagar un soporte extra durante un tiempo. Eso mismo ha pensado Microsoft y ofrece hasta 2023 la posibilidad, eso sí, con un precio alto que va subiendo año a año.

5. Arriesgarnos y seguir con Windows 7

Es una realidad, un sistema operativo sin continuas actualizaciones de seguridad es bastante vulnerable. Si estamos en un entorno sin conexión a la red de redes el riesgo disminuye bastante en cuanto a accesos no deseados y virus, pero si no es el caso, podemos encontrarnos antes serios problemas de malware. Menos importante pero igualmente desagradable es la falta de soporte a aplicaciones y hardware nuevo.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!