Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Tecnología

Los 9 batacazos más sonados en el mundo de la tecnología

6 min

No necesariamente eran gadgets mal ejecutados, simplemente el mercado no supo entender su valía o había alternativas en el mercado que supieron acertar


El mercado es tan complicado como cruel, hemos visto como empresas de primera línea con productos innovadores se pegaban el batacazo de la década. Es cierto que muchos de estos proyectos no supieron pegar bien el tiro o se encontraron con una competencia feroz, pero nos parecía muy interesante hacer una recopilación con lo más sonado.

Como era de esperar el mundo de la telefonía móvil tiene mucho que decir en esto de los errores, ya que son muchas compañías las que intentaron comprender qué es lo que realmente necesitaba el usuario antes de que llegara el iPhone y diera con la clave.

Pero también vamos a repasar ejemplos en otro terreno bastante aficionado a las fallas como es el de los videojuegos, con dolorosos ejemplos de los líderes del mercado como son Sony, Microsoft o Nintendo.

Tampoco podemos ser muy duros al utilizar la palabra fracaso, ya que muchos de estos proyectos sirvieron para dar forma a otros mejores y dieron cabida a buenas experiencias de uso, pero la realidad de mercado dice que no cumplieron con las expectativas:

Windows Phone

No había duda de que el teléfono inteligente era el próximo dispositivo a dominar tras los ordenadores, por eso todas las compañías importantes han luchado con todas sus armas por crear una plataforma o sistema operativo que estuviera en el máximo número de teléfonos posibles. Microsoft lo intentó inicialmente con Windows Mobile y más recientemente con Windows Phone.

Microsoft compró a Nokia para afrontar esta gran batalla pero no pudo acercarse a las cuotas de mercado que se repartieron iOS y Android, únicos supervivientes a día de hoy.

Era un sistema repleto de cualidades como su sencilla interfaz o su eficiencia, incluso llegaron a aparecer teléfonos con un hardware muy destacable y precios competitivos. El catálogo de software fue uno de sus puntos flacos.


Project ARA

¿Teléfonos modulares? Eso es, Google tenía claro que había que investigar en ese camino, proponiendo a los usuarios que compraran un teléfono base al que le podíamos cambiarle el módulo de la cámara por uno mejor, o añadir nuevas funcionalidades.

Para esta aventura la gente de Google usó a su recién comprada Motorola, llegando a mostrarnos prototipos realmente esperanzadores, pero la realidad es que todo era demasiado futurista como para pensar en que nos íbamos a comprar un teléfono así de un día para otro.

Pero no nos engañemos, todo llegará y nos veremos en el futuro montando teléfonos de la misma forma que montamos nuestros ordenadores.

El teléfono de Facebook con HTC

Facebook quiso tener mayor control en el universo móvil y en 2013 decidió que podría conseguirlo con un launcher que se colocaría por encima de Android. A pesar de tener a un gigante detrás, no tuvo demasiado recorrido en el mercado.

Este sería llamado Facebook Home y colocaba las actualizaciones de estado de la red social en la pantalla principal y en la de bloqueo, y también introducía los chats en burbujas flotantes de Facebook Messenger. Android seguía ahí debajo en su versión más básica, e incluso había forma de desconectar Home y convertirlo en un teléfono más útil.



Lo interesante de la jugada es que se la red social se asoció con otro grande del panorama Android como es HTC. Juntos crearon un teléfono que demostraba las posibilidades del desarrollo de software. Se llamó HTC First y se vendió poquísimo, no gustó al mercado por tratarse de un gama media con una cámara mediocre (la competencia en Android ya se estaba convirtiendo en feroz).


Microsoft Kinect

Un periférico que nos quiso levantar del asiento y cambiar para siempre la forma de interactuar con los sistemas de ocio. De hecho se convirtió en un elemento demasiado importante en la puesta en escena de Xbox 360 y One, lastrando a esta última en su lanzamiento de mercado.

Se trataba de un complejo sistema basado en cámaras capaz de reconocer nuestros movimientos en una habitación, por lo que no había necesidad de tener un mando en las manos para jugar o manejar un menú. Nosotros íbamos a ser el mando, pero los juegos no llegaron a cumplir con la promesa.

Amazon Fire Phone

Ninguna grande se quedó sin intentarlo, así fue con Facebook o Microsoft, y Amazon no se iba a quedar atrás. Sonaban los rumores de un teléfono Amazon allá por 2011 pero no se hizo realidad hasta 2014 con el precio como principal reclamo - además de darte un año de Prime -, como era de esperar de la compañía de los Kindle.

El Amazon Fire contaba con un sistema operativo propio creado sobre Android. Lo más interesante es que se atrevió con funcionalidades únicas como el seguimiento de nuestro rostro basado en cuatro cámaras frontales, el reconocimiento de elementos de la vida real para relacionarlo con compras, incluso introdujo una interfaz 3D adelantada a su época.

No podemos obviar que el teléfono contaba con buenas especificaciones e ideas novedosas, pero no supieron realizar la mezcla y la suma de los elementos no llegó a crear un producto notable. Se vendió realmente poco.

Virtual Boy

Nintendo también falla, le pasó con la Wii U como un buen ejemplo de consola principal, pero también lo hizo con esta aventura paralela llamada Virtual Boy que pretendía llevar la realidad virtual hasta todos los hogares posibles.

La gran N es conocida por ser muy innovadora, pero los años noventa parecían demasiado pronto para algo así, que además funcionaba a pilas. De hecho era una especie de consola portátil que nos colocábamos como un casco, ofreciendo sensación 3D con una gama cromática basada en el rojo.

Pocos juegos y un alto precio la terminaron por enterrar.

PlayStation Vita

La historia de Sony en los videojuegos es modélica, cada consola que saca es un éxito seguro y expande su dominio en el mercado, algo que incluso consiguió con PSP en el ámbito portátil. Todo apuntaba a que su renovación con PlayStation Vita iba por el mismo camino, pero se torció.

Nos encontramos con un producto genial en especificaciones técnicas, con una pantalla táctil vibrante y nuevos sistemas de control, nada podía fallar hasta que Sony pasó de ella olímpicamente. Sin explicación, no le dio el soporte que se merecía.

Google Glass

De nuevo Google con sus inventos imposibles: unas gafas con realidad aumentada que en 2012 eran un producto tan espectacular como comprometido por los problemas de privacidad que traía bajo el brazo, además de un precio demasiado elevado.

Google Glass nos representaban información en una pequeña pantalla en las propias gafas, también contaba con una cámara que grababa vídeo o tomaba fotos - de ahí los problemas -, y podíamos demandar funciones a golpe de comandos de voz.

Nokia N-Gage

Cuando Nokia era un gigante sin rival en los teléfonos móviles intentó entrar en el mundo de los videojuegos creando un teléfono que también era consola portátil. A muchos os sonará, estábamos en 2003 y se llamaba Nokia N-Gage.

Era un dispositivo decente en potencia - muchos juegos 3D -, con una forma adaptada para colocar controles a cada lado de la pantalla y contaba con la conectividad que permitía descargar contenidos y jugar online.

Muy buenas ideas pero el catálogo era pequeño, el diseño del control no era bueno y la pantalla no tenía las mejores proporciones.

SUSCRÍBETE Y GANA PREMIOS

LO + TOP

RELACIONADOS