Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Tecnología

6 apps para disfrutar de la comida: Del Homo Sapiens al Homo Foodie

5 min

Prepárate, porque te traemos una lista de 6 apps foodies tan suculentas que te van a dar ganas de comerte tu móvil.


Hoy en día, a los cocineros se les llama chefs y a los cocinillas, foodies. Si cuando quedas con amigos solo vais a restaurantes elegidos por ti y eres capaz de recitar los menús de memoria… asume tu condición. Has pasado de Homo Sapiens a Homo Foodie, gracias a la yema de tu dedo.

Como las nuevas tecnologías no podían quedar fuera de este boom gastronómico y quieren su parte del pastel, han aparecido nuevas apps como setas en otoño. Pero no pienses en lo de siempre, el mundo va más allá de lo que opinan los usuarios en TripAdvisor, y se puede usar el smartphone para algo más que hacer pedidos en Glovo, Deliveroo o Just Eat. Aquí presentamos una lista con las 6 apps para ser un auténtico foodie sin la necesidad de presentarte a Masterchef.

Cool Cousin: un primo virtual que lo sabe todo sobre comida

Todos queremos tener un primo que mola. Ese que te dice dónde tomar el mejor sushi, el mejor brunch o la mejor paella. Si tu primo no es tan molón como el de Zumosol y te quedas sin referentes, aquí está Cool Cousin para salvarte. Imagina que quieres viajar a Budapest. Esta app te muestra los perfiles seleccionados de la capital de Hungría que más se ajustan a tus prioridades según una encuesta inicial.

Es como viajar con un nativo pero con la posibilidad de apagar y encender, que (de momento) no existe con los humanos. ¿Quién mejor que un foodie local para decirte todo lo que tardarías horas en recopilar por la red? Pon un primo virtual en tu vida y tu estómago lo agradecerá. App ya disponible para iOS y en breve para Android.

 Cool Cousin App

Cool Cousin App

Share the meal: ser foodie también significa saber compartir

ShareTheMeal merece todos nuestros respetos. Es la primera app del mundo para luchar contra el hambre a nivel global. Detrás de la idea está el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, que promueve la recaudación de fondos para ayudar a construir un mundo con hambre cero. Cada usuario puede donar 0,40 euros (o más) con solo un toque en la app, disponible para iOS y Android, y así dar de comer a un niño por un día. A esto lo llaman "compartir la comida", o share the meal.

El programa de la ONU recibe el dinero y a través de la app enseña a dónde llega la ayuda de los usuarios. Porque no sirve de nada ser foodie si sólo piensas en tu alimentación y no en la de los demás.

Vivino: de novato a experto en vino

No te deprimas si te dan envidia los locos del vino que saben diferenciar añadas, aromas y variedades de uva. No estás solo: la mayoría de mortales elegimos la botella por los colores de la etiqueta o por si es negro, blanco o rosado.

Esta magnífica app escanea la etiqueta del vino que has comprado y busca en toda su base de datos para ofrecerte toda la información al respecto. En menos de lo que se descorcha un vino descubres el precio medio de la botella, una puntuación media de los usuarios y descripciones de notas de cata. Si usas Vivino con disimulo, incluso puedes disfrazarte de experto sumiller y ligar entre verdejos, riojas y albariños. Ah, y también puedes comprar online las botellas seleccionadas. Eso sí, recuerda usar la app con moderación. Tu hígado lo agradecerá.

Happy Cow: si lo tuyo no es la carne ni el pescado

Cuando eres vegano o vegetariano pierdes demasiado tiempo convenciendo al mundo de tu condición. Primero tienes que convencer a amigos y familiares de que no se van a morir por no comer hamburguesas, después hay que responder a las preguntas de siempre con el piloto automático sin sonar pedante y, finalmente, hay que elegir un restaurante que pueda gustar a todo el mundo.

Happy Cow app

Happy Cow

Si como vegetariano has sobrevivido a la dura realidad, esta app en funciones de servicio público te hará la vida más fácil. Happy Cow es una aplicación que busca las tiendas y restaurantes vegetarianos o con opciones vegetarianas cerca de donde estés. Pero que nadie se equivoque: no es sólo apta para vegetarianos. Su propósito es que la comida saludable sea más fácil de encontrar sumando más de 180 países a su comunidad verde. La app está disponible en todas las plataformas, pero es de pago.

Si eres alérgico a las nueces no pierdas la esperanza. Olvídate de ir con una lupa para leer toda la letra pequeña cada vez que vayas a un supermercado. Tan solo te hace falta esta app: Qué puedo comer encuentra información alergénica de más de 100.000 productos de más de 11.000 marcas diferentes, comercializadas en España, ahí es nada.

Olvídate de tratar de entender etiquetados que más bien parecen fórmulas matemáticas. Únicamente tendrás que escanear el producto o buscarlo por categorías y la app disponible para iOS o Android te dirá si puedes zampártelo. Si cada vez que tus labios tocan marisco o un cacahuete se hinchan como un globo, Qué puedo comer es tu aliada para no acabar en urgencias con un buen disgusto y con mucha hambre. Además, también es muy útil usarla para moderar el consumo de azúcares o grasas saturadas, aunque no vale pasar el lector varias veces por el bote de Nutella a ver si falla alguna.

Harvest: Un agricultor dentro de tu smartphone

Aprender a comer verdura y fruta fresca no es tan fácil como parece. Hay muchos factores que entran en juego: ¿Qué compro? ¿Cuándo y cuánto compro? ¿Por qué compro esto y no lo otro? Pienso, luego compro. Son preguntas que hasta que no eres un experto de los mercados municipales o tienes a un agricultor en la familia son difíciles de responder.

Harvest App

Harvest App

Harvest te dice la temporada de cada fruta o verdura, además de darte consejos y trucos para cocinarlas y almacenarlas, y los niveles de pesticidas usados. Todo esto para que no te vendan gato por liebre o, en este caso, remolacha por fresa. Comprar de forma inteligente solo depende de ti y del sistema operativo de tu móvil, porque de momento solo está disponible para iOS.

Esperamos haberte despertado el apetito gastrotecnológico y haberte convertido en un Homo Foodie en toda regla, si es que no lo eras ya. A partir de ahora, además de por la boca y por los ojos, también vas a comer por tu smartphone.

RELACIONADOS

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!