Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

BLOYGO > Tecnología

Polaroid OneStep+: la cámara retro que busca reconciliarnos con el futuro de la tecnología

5 min

Víctor Abarca presenta una cámara para darlo todo este verano… ¡y sortea una entre todos los lectores de Bloygo!


Cuando mi feed de Instagram se llenó de anuncios sobre una cámara Polaroid pensé: o he viajado al pasado y estoy en los setenta, o el postureo se ha adueñado de Instagram (otra vez).

Debo confesar que hice clic sobre el anuncio de Instagram para ver un poco mejor qué tenía de nuevo esa cámara Polaroid que aparecía al lado de un iPhone y lo vi muy claro: la compañía de las fotos instantáneas quería pasarse Instagram como si fuera el boss final de un videojuego. Quería dar ese golpe en la mesa y volver a recuperar el cariño por hacer una foto con una calidad baja en un mundo donde una cámara instantánea, esa que tarda 15 minutos en revelar cómo ha quedado una imagen, debe competir con los microsegundos que tarda un teléfono móvil en hacer una fotografía con HDR+, Live y trescientos filtros para salir perfectos.

Nuestro teléfono móvil se ha convertido en el periodo de diez años en un dispositivo mágico que ha transformado la industria, la forma en la que hacemos las cosas y cómo nos comunicamos. Y cada campo que ha tocado, lo ha cambiado para siempre. Piensa en cómo el email ha sustituido al fax, y en todos los emails que has enviado esta mañana desde el teléfono. O en que ahora haces más búsquedas a Google desde tu teléfono que desde tu ordenador, y ni que hablar de que no has pisado una biblioteca desde hace años para buscar en la enciclopedia.

Ahora Google o Siri se han vuelto tu enciclopedia y agarras el teléfono móvil en el metro como si fuera tu piedra sagrada que te transporta de un lado a otro y te hace estar en todos los sitios al mismo tiempo. Tienes también un acceso ilimitado a un catálogo de música y siguiendo el ejemplo de la fotografía: tu teléfono se ha convertido en tu cámara. Y en montón de cosas más.

Conectada directamente a tu smartphone

Por eso, cuando una empresa lanza un producto tecnológico que solo hace una cosa me llama especialmente la atención y eso es lo que ha hecho Polaroid: sacar una cámara de fotos que solo hace eso. Bueno, más o menos. Porque esta nueva cámara se conecta al teléfono móvil y permite tener un control mucho más grande de la foto que haremos a través de una app.

Después del artículo que hice en este blog sobre El Cuento de Navidad sobre que teníamos que estar más presentes pensé que la idea de esta cámara encajaba perfectamente con la filosofía de Yoigo de celebrar el momento y de compartirlo.

Así que, cámara vintage en mano, decidí pasar un día por las calles de Nueva York recorriendo la ciudad intentando sacar lo menos posible el teléfono móvil (solo para mandar emojis a mi madre y cambiar los ajustes de la cámara), disfrutar de hacer fotos y agitarlas para que se revelen antes.

Para los que no hayáis tenido nunca una cámara Polaroid, y aquí soy el primero en levantar la mano, es una cámara grande, bastante aparatosa y que cada foto cuadradita cuesta unos 2€. Así que esto hace que te pienses bastante si esa escena que vas a inmortalizar cuesta esos euros. Spoiler: sí, merece la pena inmortalizar las cosas así.

El control de la cámara es sencillísimo. Tiene una bandeja en la parte inferior en el que metes la cajita con el carrete de fotos, un botón rojo encima de la caja que sirve para inmortalizar tu instante, un botón con (+) que es la parte Bluetooth de la cámara y es lo único que lo diferencia a la cámara de mis padres, un interruptor para cambiar el modo de retrato a panorama, un pequeño cuadro con ocho leds que indica la cantidad de fotos que aún tenemos disponibles en la bandeja y por último el interruptor de encendido y apagado. ¡Olvidaba el botón de flash! Importante porque ese botón es lo que dará vida a las fotos cuando estés en un festival este verano y quieras ser el más retro de la zona.

La aplicación que lo acompaña es extremadamente sencilla y hace la función de mando a distancia, te permite hacer fotos con doble exposición o incluso habilita el modo manual de la cámara. Le da una dimensión muchísimo más artística a la Polaroid OneStep+.

Mientras caminaba por SoHo cargado con la mochila, la cámara Polaroid y una botella de agua pensé que habitualmente suelo analizar teléfonos de gama alta donde los megapíxels, los sensores y los trescientos millones de lentes que tienen ocupan una parte importantísima de mis reviews; pero que muchas veces olvidamos lo importante de pasárnoslo bien haciendo fotos. Es como si hubiéramos relegado la parte de entretenimiento a una IA y nosotros solo apretáramos un botón y por arte de magia apareciera una foto increíblemente definida en microsegundos delante de nosotros.

Los reyes de Instagram

Esto que me encanta de la tecnología, la simplicidad de las cosas, al mismo tiempo lleva un pequeño lastre y es que hemos perdido la sensación de incertidumbre. Ese “¿cómo habrá salido la foto?” se ha perdido. O incluso cuando estás con tus amigos ese momento algo más social de pasar la foto instantánea y rifar quién se la queda ha pasado a ser “mándamela por WhatsApp”. Cuidado, no hay nada de malo en ello, al contrario. Solo que de vez en cuando viene bien volver al pasado para disfrutar más de lo que tenemos en el presente.

Por eso, esta propuesta de Polaroid me parece muy acertada porque ha dado en el punto que los teléfonos móviles cada año se comprometen a reducir más: la espera. Han hecho que la espera no sea infinita como cuando haces una foto analógica con carrete (que todos sabemos que nadie va a ir a la tienda a revelar), lo ha convertido en esa espera de 10-15 minutos totalmente soportable y al mismo tiempo le ha dado unas características pro combinándolas con el teléfono móvil. En lugar de combatir contra el teléfono, lo ha complementado añadiéndole una dimensión más: hacer una foto instantánea para después subirla a Instagram.

Porque seamos sinceros, tener una foto analógica para colgar en el corcho de la habitación es genial. Pero es aún más genial hacerle una foto a esa foto y subirla a Instagram. Eso sí es pasarse Instagram, el boss final y gafapastismo. Todo al instante…o mejor dicho: en 10 minutos y agitando la foto.

Y como sabemos que el verano está a la vuelta de la esquina, y con el verano vienen vacaciones, festivales y nuevas amistades, queremos que inmortalices todo esto con una cámara Polaroid OneStep+ y por eso la gente de Yoigo ha preparado este sorteo. Solo tenéis que rellenar este formulario y podéis ganar una cámara igual a la que he utilizado.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!