Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Tecnología

Estas tecnologías llegaron a Android para comerse el mundo y desaparecieron sin hacer ruido

6 min

No sabemos si volverán, pero hay cosas tan espectaculares como los gestos en el aire o los teléfonos por módulos, como un ordenador


Si hay un lugar donde se avanza desde el punto de vista tecnológico y se introducen más innovaciones, ese es sin duda nuestro teléfono móvil. Los fabricantes que tienen capacidad para ello intentan saltar a las demás probando nuevas tecnologías que a veces llegan demasiado verdes al mercado, otras veces, no han sido buenas ideas.

La realidad es que cuando esas tecnologías o ideas son presentadas, el clamor popular suele ser bastante receptivo y positivo al respecto. Podríamos decir que en el mundillo tecnológico somos muy entusiastas con todo aquello que está por llegar, pero la realidad del mercado pone a cada cosa en su sitio.

dims_large

En este artículo nos vamos a colocar en una historia bastante reciente del teléfono móvil, más concretamente en la era smartphone con Android como principal catalizador de nuevas tecnologías.

Muchos de los teléfonos e ideas que os presentamos a continuación pueden ser vistos como erróneos, pero lo interesante es entender que hay un aprendizaje en cada uno de ellos, que muchas veces puede derivar en mejores implementaciones, o que serán retomados en el futuro cuando la tecnología sea la correcta:

Hagamos gestos en el aire

El principal método de interacción con nuestro teléfono es la pantalla táctil, pero no paramos de buscar alternativas o complementos que hagan la experiencia más grata y útil. Utilizar la voz parece que es la que va ganando partido en nuestros días, gracias a los asistentes, pero también lo han estado intentando con los gestos en el aire.

Sí, mover las manos de una forma determinada por encima de la cámara frontal, que el teléfono identifique los movimientos y les corresponda en forma de funcionalidades. Las dos empresas que más metidas han estado en esto son la propia Google y LG.

El teléfono que ha llevado la idea más lejos es el Pixel 4 de Google, del que dimos cuenta en su momento. En él se introdujo en el frontal un radar revolucionario que puede reconocer el movimiento de cada dedo, pero no parece que la idea haya calado demasiado hondo en el mercado y ningún teléfono sigue sus pasos.

LG por su parte tiene varios teléfonos de gama alta que llevan un complejo sistema de cámaras en el frontal, en el que destaca un sensor de profundidad (tipo TOF) para captar mucho mejor los movimientos.

En estos teléfonos, sin tocar la pantalla se puede jugar con la reproducción multimedia, aceptar llamadas, hacer selfies o lanzar una aplicación concreta.

Teléfonos por módulos

04SIofzwtWn4ler3kTfe73j-1.fit_scale.size_2698x1517.v1569492383

Como el que monta un ordenador por piezas, algo parecido. Suena raro pero ese era el camino que compañías como LG, Motorola y Google quieren intentar, y de hecho avanzaron bastante la idea, aunque de momento sin llegar del todo a buen puerto. Creemos que esto es un punto y seguido y algo más interesante saldrá con el tiempo.

LG fue la más valiente al poner el LG G5 en el mercado, un teléfono al que se le podían cambiar muchas cosas y añadir otras: cámara de 360 grados, gafas de realidad virtual, módulo para mejorar el sonido, etc. Todos eran módulos y accesorios que creaban un ecosistema sin comparación alrededor del teléfono.

Más recientemente es Motorola la que lo ha estado intentando con una idea similar. Los Moto Mods añaden cosas como más batería, conectividad 5G, altavoces con Alexa, cámaras Hasselblad o Polaroid, incluso un proyector. Es una iniciativa que todavía sigue activa pero sin demasiado éxito.

Sin llegar a hacer productos finales, la que más enserio llevaba el concepto era Google. Con su Project Ara - imagen anterior - estaba creando teléfonos modulares a un nivel muy complejo, ya que se podían tocar cosas como memoria y pantalla.

Las pantalla curvadas

LG_G_Flex-3.1419980033.0

No hablamos de teléfonos que se doblan, ni teléfonos que tienen los laterales de sus pantallas con cierta curvatura. Nos referimos a teléfonos en los que su pantalla en toda su extensión, tienen curva, pero son rígidos.

Tanto LG como Samsung se tomaron muy en serio este paso, poniendo en el mercado los LG Flex y Samsung Galaxy Round. Eran teléfonos Android de gama alta a los que no les faltaba de nada, pero tenían ese diseño tan curioso condicionado por la curvada pantalla.

Según las empresas coreanas esto era una forma de visualizar mejor los contenidos, como ocurre con los monitores de mayor tamaño, pero en el teléfono las ventajas no eran tan evidentes y ellos mismos dejaron de hacer teléfonos por este camino.

En realidad era una prueba clara de la capacidad de los paneles OLED para poder ser doblados, algo que más tarde terminaría llegando a su punto máximo con los teléfonos flexibles que ha presentado Samsung, Motorola y Huawei.

Tipos de objetivos que desaparecen

1589478145_archive_2020_Mayo_PORTADA_mu__ltiples_ca__maras_para_foto_y_vi__deo_rz1250

Desde que llegaron las múltiples cámaras a nuestros teléfonos las capacidades han mejorado de forma muy importante, ya que tenemos mucha más flexibilidad y calidad en diferentes tipos de fotos. Al comienzo de esta revolución hay un tipo de cámara llamada monocroma que cobró gran interés.

Con el paso del tiempo ha dejado de ser importante, dejando su espacio a objetivos que cambian el tipo de visión, como el gran angular, el teleobjetivo o el macro.

Huawei fue su principal valedor, con otras empresas chinas apoyando la opción. Su misión era la de recoger más información de la imagen, para sumar a la imagen en color que tomaba el sensor principal. En teoría conseguíamos una unión con más contraste y nitidez.

Estamos comprobando hoy en día que pasa algo parecido con algo tan útil como es el teleobjetivo, que en la gama media está siendo sustituido por cámaras menos interesantes como puede ser el sensor macro o el de profundidad.

Doble apertura

1_qCjivCuJNnjJFgq2am-e8g

Seguimos con el tema de las cámaras, también con los objetivos de las mismas, pero con una especificación diferente: la abertura del diafragma. Samsung intentó una jugada muy interesante en el Galaxy S9, colocando dos aperturas diferentes en el mismo objetivo, con la intención de poder jugar con mayor calidad con las condiciones de luz de las tomas.

En la práctica no era una posibilidad que se notara demasiado y se optó por seguir haciendo sensores de mayor tamaño y objetivos de diferentes focales.

Seguridad biométrica que pasa a mejor vida

1551948694_archive_1_2019_Marzo_Fotos_Portada_reconocimiento_facial_16_16_rz1250

La seguridad en los teléfonos se ha vuelto demasiado importante, llevamos toda nuestra vida ahí dentro, y en algunos casos, la vida profesional que atañe a más personas. Por esto se han visto evolucionadas las formas en las que nos autenticamos en el móvil: sensores de huellas, patrones, registro de nuestra cara, manos, etc.

Entre las llamadas seguridades biométricas hemos visto que el reconocimiento facial parece ser la más cómoda, manteniendo unos niveles de seguridad decentes. En Android se han probado mil formas de hacerlo, pero pocas con el nivel avanzado de Face ID de Apple, ya que la mayoría solo usaban la cámara.

Podemos destacar el trabajo de Huawei, OPPO o Xiaomi, con sistemas de reconocimiento 3D, con hardware adicional como sensores infrarrojos. En el caso de Google tenemos el radar tan complejo que os comentamos en el primer punto de esta lista. Muchas de estas implementaciones no las vemos evolucionar en el tiempo, incluso algunas desaparecen.

No nos podemos olvidar de Samsung en este apartado, siempre probando cosas, como el escáner de iris del Galaxy S9, que utiliza las características únicas del ojo, como su forma y patrón, para aumentar y fortalecer la seguridad del teléfono. No lo hemos vuelto a ver.

Mucha cosillas más se quedaron en el camino

Nos dejamos en el tintero muchas tecnologías que nos han acompañado en alguna generación de teléfonos, o incluso en dispositivos únicos, que no sabemos si volverán. Es muy posible que alguna lo haga cuando la tecnología esté en su momento correcto.

Podemos destacar el sonido piezo-eléctrico del Xiaomi Mi Mix (sin altavoces), el enlace de alta definición móvil o MHL, las pantallas deslizantes, los materiales que se reparan solos, el sensor de ritmo cardíaco o la realidad aumentada del Project Tango.

¿TE GUSTAMOS?
¡SÍGUENOS!